Nacionales Politica

Posibles soluciones al problema de las aguas del Rio Masacre en la frontera Haití-República Dominicana I

Written by Angel Moreta

Por: Ángel Moreta (Autor-Editor)

El problema del rio Masacre, en la parte norte de la frontera dominicana, tiene varias soluciones de tipo político, geográfico, económico y social. Son diferentes y agudos aspectos del problema. El asunto consiste en que Haití ha resuelto unilateralmente hacer un canal, al margen de la República Dominicana y ese canal perjudica a una de las partes porque se trata de un problema común.

Debido a que es un problema común deberíamos hacer un conversatorio diplomático entre las dos naciones con la participación de organismos internacionales como la Caricom, la OEA y la Celac. Estoy seguro que de un encuentro con esta configuración surgirán los organismos alternativos para una de las soluciones necesarias en el momento actual.

Para República Dominicana se ha manejado la solución de sanear, rehabilitar y condicionar otras fuentes de agua que no sean las del rio Masacre. Y esas otras fuentes son por ejemplo las del canal la Vigía en Dajabón y otras fuentes que deben ser saneadas inmediatamente. Esta es una solución importantísima para nuestro país, pues permitiría ampliar las tierras de cultivo y de ganadería. Pero persiste el problema de las aguas del rio Masacre, que es un problema ecológico, geográfico y de recursos naturales.

La República de Haití dice ahora que va a continuar con la obra hidráulica para poder utilizar las aguas de El Masacre, y aquí es donde está el problema principal, pues Haití tiene derecho a usar esas aguas, pero de una manera y por medio de una voluntad unilateral, pues esta vía es diplomáticamente compartida y lo ideal sería un acuerdo de buena fe entre las partes.

Primero aparecía como que era una obra privada, después figuran los intereses del Estado; y esto lo dice el mismo Primer Ministro Ariel Henry. ¿Es pública o es privada? ¿Es una obra de carácter público en base a una ley de la Cámara de Legisladores de Haití o es una obra que pretende erigirse con intereses privados escondidos por detrás?.

Sea lo que fuere la obra no está claramente planteada por Haití en términos políticos y diplomáticos ni es producto de un proceso de planificación. Es probable que sea una obra mixta entre altos empresarios haitianos y el Estado famélico y canalla de Haití.

Decimos Estado canalla porque es aquel ente público que no satisface las necesidades de la población ni de la población pobre, que es mayoría; sino satisfacer los intereses de las “troikas”, que son grupos corporativos haitianos egoístas y oligárquicos que se roban todas las riquezas posibles de la República de Haití. Y dejar siempre desvalidos los sectores populares y de este modo se roban también las aguas del rio Masacre.

Son elites corporativas egoístas que en consonancia con naciones extranjeras, realizan obras y hacen cosas a modo de repartición. También está el reparto de los Estados Unidos y Francia, lo que agrega un ingrediente político y económico a las aguas del rio, también llamado Dajabón.

Pero además las aguas del canal del Masacre, muy avanzado en su construcción, son escasas y de bajo caudal. Es prácticamente una pequeña regola de aguas exiguas y cada vez más el rio puede llamarse seco. Si lo miramos en un helicóptero del norte a sur y subimos de nuevo del sur al norte por encima del rio, verificaremos que es una fuente de agua muy pobre.

De modo que las troikas haitianas, grupos corporativos y organizaciones privadas lo que van a recibir de beneficio de ese curso de agua es muy ridículo y que solo la voluntad política de Haití pide que se haga el canal, pues los intereses nacionales haitianos están divididos en dos: los nacionales y los no nacionales, que tienden a confluir en momento en que Haití busca afirmar sus intereses nacionales como producto de una sola voluntad, que no existe y que no existirá por mucho tiempo.

Entonces planteamos como solución que la República Dominicana levante la prohibición y la actividad económica y social de la frontera y permita la vuelta a “la normalidad”; y solicite un encuentro entre la diplomacia de una y la diplomacia haitiana para que cada quien haga lo que le convenga. Pero dentro de este hacer lo que conviene, está la libertad perenne de la República Dominicana de rehabilitar, cuidar y organizar sus ríos fronterizos, sus fuentes de agua y sus ríos y aguas adyacentes. Y aquí están las aguas del Rio Masacre o artibonite.

Y así informarlo a la diplomacia haitiana, incluyendo el re apresamiento de las aguas del rio Masacre para administrarlas desde el territorio nacional, permitiendo entrada de agua esporádica y planificada a la República de Haití, es decir, la represa del rio Masacre y la caída de agua al canal construido por la República de Haití cuantas veces fuere necesario. Es decir, dejarle caer agua represada según la conveniencia y el criterio de necesidad. Esto así porque la diplomacia haitiana es quien decidió actuar y construir una regola de manera unilateral.

Estas ideas son abiertas y fuente de planificación de recursos naturales. Habrá que formar una comisión especial para cuidar, desarrollar y ampliar de manera seria, con un presupuesto, todas las fuentes de agua de la República Dominicana.  

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Leave a Comment