Internacionales Politica

Criminal de guerra, Tony Blair, tiene “receta milagrosa” para Irán

Written by Debate Plural

Kit Klarenberg (Hispantv, 6-12-22)

 

Un estudio del instituto liderado por el expremier británico Tony Blair pone bajo la lupa los disturbios en Irán y resultan interesantes sus frutos.

El 22 de noviembre, el Instituto Tony Blair para el Cambio Global, con sede en Londres, publicó un informe titulado “Protestas y encuestas desde las calles de Irán: cómo la eliminación del hiyab (velo islámico) se convirtió en un símbolo de cambio de régimen”, que se basa en lo que denominó amplias encuestas entre los ciudadanos iraníes.

Sus hallazgos principales fueron notablemente audaces y evidentemente exagerados: la abrumadora mayoría de los iraníes son seculares, si no ateos, y buscan el derrocamiento de su gobierno.

Se esperaba que el informe produjera una amplia cobertura en los principales medios de comunicación occidentales. Desde que comenzaron los disturbios respaldados por extranjeros en Irán a mediados de septiembre, los reporteros occidentales han dado cobertura general a los disturbios “pacíficos” y han pronosticado ampliamente la inminente desaparición de la República Islámica.

Esto, mientras han ignorado escandalosamente, como era de esperar, las manifestaciones progubernamentales mucho más grandes en todo Irán, y la violencia incendiaria generalizada de los alborotadores anti-República Islámica que ha resultado en la pérdida de muchas vidas preciosas.

Entonces era inevitable que no se hicieran preguntas sobre las organizaciones involucradas en la producción del informe, y si podrían tener agendas malignas en la difusión de tales afirmaciones, como el cambio de régimen en Irán.

Aun así, esta mala práctica periodística es incluso más deplorable, dado que el motivo ulterior del informe se manifiesta explícitamente en su introducción.

Afirma abiertamente que la investigación buscaba desafiar las “tergiversaciones de la disidencia iraní” y los “datos de encuestas poco confiables o engañosos”, que, a su entender, produjeron las “conclusiones incorrectas”.

Como ejemplo, cita dos encuestas de octubre de 2021, una realizada por el gigante de encuestas occidental Gallup y la otra por una universidad de EE.UU.; en ambos casos apuntan a un gran apoyo público al presidente Ebrahim Raisi y su Gobierno en general.

De acuerdo con el Instituto Blair, la investigación de Gallup estuvo salpicada con tergiversaciones flagrantes, argumentos ilógicos y teorías de conspiración sin fundamento. La encuestadora encontró que el 72 por ciento de los iraníes aprobaba el liderazgo de Raisi, lo que llevó al estudio del expremier británico a señalar que esta victoria se logró con una participación electoral del 48 por ciento y especuló falsamente que la cifra del 72 por ciento se obtuvo de una muestra formada por solo aquellos que votaron por el actual mandatario, no la población iraní en general.

Por si fuera poco, el informe sugiere que incluso si los iraníes fueran ampliamente encuestados, “los participantes tuvieron cuidado de no responder con la verdad por temor a las consecuencias de expresar su disidencia”.

La investigación universitaria es igualmente disminuida por motivos deshonestos. El estudio encontró que “prácticamente no había evidencia de un descontento generalizado con el régimen gobernante”, ni ninguna sugerencia de que “la República Islámica está al borde del colapso o cerca de él”.

El Instituto Blair concilia estas verdades incómodas con su agenda contraria subyacente, simplemente señalando que el hallazgo “está en desacuerdo con el hecho de que la población iraní ha estado protestando… casi constantemente desde 2017”.

Ciertamente, es cierto que ha habido numerosas protestas en Irán en los últimos años: la investigación universitaria proporcionó respuestas claras sobre por qué, aunque las razones por las que el Instituto Blair las ignoró son obvias.

Encontró que efectivamente había descontento entre la población con respecto a cuestiones clave, como la economía. Sin embargo, los iraníes en general culparon a los “factores externos”, en particular la intromisión y las sanciones de Estados Unidos, por estos problemas, y buscaron en sus líderes protección y apoyo.

‘Inteligencia sobre el terreno’

De manera igualmente dudosa, el Instituto Tony Blair confió en GAMAAN para realizar su encuesta. El grupo de investigación con sede en los Países Bajos publica con frecuencia sondeos con hallazgos curiosos en los titulares.

En 2019, produjo un informe que afirmaba que el 70 por ciento de los iraníes quería el laicismo y solo el dos por ciento quería vivir bajo la República Islámica. Al año siguiente, declaró que solo el 40 por ciento de los iraníes se identificaban como musulmanes.

El informe se jacta de que GAMAAN puede “ofrecer datos fiables”, al contrario de lo que dicen las encuestadoras establecidas, mediante el uso de “herramientas digitales” para “capturar las opiniones reales de los iraníes”, como “encuestas en línea cifradas”.

Este enfoque, afirma, permite a los ciudadanos de la República Islámica “responder a preguntas sobre temas delicados con sinceridad, sin temer por su seguridad”.

Por supuesto, también significa que los métodos por los cuales GAMAAN llega a sus conclusiones siguen siendo completamente opacos, y nos vemos obligados a confiar en él para informar las perspectivas de sus encuestados con precisión y honestidad, como si fueran representativos de la población en general.

Este es un argumento particularmente problemático, dado que la organización está supervisada por un árabe con una evidente falta de simpatía por los residentes de Irán y su gobierno, quien una vez afirmó que la República Islámica “no puede reformarse mediante el diálogo, sino que se rendirá a la presión”.

Es aún más preocupante que, además de los enfoques poco ortodoxos de las encuestas de GAMAAN, el Instituto Tony Blair “haya desarrollado inteligencia sobre el terreno en Irán a través de una red de contactos en las calles”.

A través de este nexo clandestino, la organización “ha estado analizando y pronosticando tendencias de protesta en Irán durante los últimos cinco años, incluido el levantamiento nacional en curso”.

Este acceso significó que el Instituto no fue “tomado por sorpresa” por los disturbios recientes. Esto plantea la pregunta obvia de si la capacidad de la organización para “pronosticar tendencias de protesta en Irán” es el resultado de haber alentado u orquestado de alguna manera los disturbios mortales respaldados por extranjeros en primer lugar.

El Instituto tendría todo el interés en avivar la inseguridad en Teherán. Su fundador, el criminal de guerra caído en desgracia y ex primer ministro británico Tony Blair, fue un componente central y un animador de la guerra contra el terrorismo de Occidente que, según el exgeneral del Ejército de EE.UU., Wesley Clark, inicialmente tenía como objetivo “sacar siete países en cinco años”, comenzando con Irak y terminando con Irán.

Afortunadamente, ese proyecto diabólico no se llevó a cabo, sobre todo porque la absolutamente desastrosa guerra de Irak y la ocupación resultante, que produjo millones de muertes, se convirtió en un atolladero insostenible desde el punto de vista financiero, político y moral.

Los hallazgos de una investigación oficial británica sobre el conflicto concluyeron que era ilegal y se basaba en mentiras. Sin embargo, Blair no se arrepintió y afirmó: “Creo que tomamos la decisión correcta y el mundo es mejor y más seguro”, y argumentó que había involucrado al Reino Unido en una brutal guerra de agresión de buena fe.

Nadie, incluyendo al ex primer ministro, se enfrentó a consecuencias sustanciales debido a la investigación, y sus devastadoras conclusiones han sido completamente olvidadas por los principales medios de comunicación ahora.

No obstante, es muy relevante considerarlos ahora, ya que la dedicación de Blair para lograr un cambio de régimen en Irán claramente no ha disminuido.

Un informe desquiciado de 2019 del Instituto Tony Blair retrató a la República Islámica y su gobierno como una araña malvada en medio de una vasta red de criminalidad y trampas, preocupada en última instancia por extender el gobierno islámico de Irán a todos los rincones del mundo.

Pidió directamente a los líderes occidentales que se opusieran a la “amenaza” planteada por Teherán por cualquier medio necesario y describió varios métodos potenciales mediante los cuales esto podría lograrse.

Es posible que estemos viendo que el plan largamente reservado de Blair finalmente comienza a tomar forma en esquema de disturbios mortales en Irán. Con base en su historial anterior, se puede hacer una estimación razonable de fallas costosas y contraproducentes. Y el mundo será un lugar mejor y más seguro para ello.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario