Nacionales Politica

La visita del Comando Sur EU tiene relación con la propuesta oportunista de “campos de refugiados”

Written by Angel Moreta

Por: Ángel Moreta (Autor-Editor)

Los intereses de los Estados Unidos están por todos los rincones del mundo y se relacionan con la “estrategia de seguridad” (2017) y la “estrategia de defensa (2018)”.

En el mundo hay más de 190 países y los Estados Unidos tienen intereses en casi todos ellos. Tanto en uno como en otro la nación de Norteamérica tiene intereses en uno y en otros. Los intereses en por, ejemplo, Afganistán o Kazajistán son diferentes a los interese en Venezuela, Turquía o Armenia.

Cada país lleva un grupo de especialistas y a su vez estos trabajan en una oficina especial para estos u otros países dependiendo de lo que se trate. Tienen una geografía y una geoestrategia para cada país, siendo que el carácter que se le atribuye a uno u otro depende de los recursos naturales.

Ese es el caso con Haití y la República Dominicana, ambos países son neocolonias de los Estados Unidos. Ambos países, dependiendo de sus recursos, tiene un atractivo especial para los intereses norteamericanos. Ahora mismo Haití y la República Dominicana sobresalen por su minería, por su petróleo, por su azúcar y por sus recursos en oro. recientemente la compañía Apache, por ejemplo, firmó un contrato de exploración y explotación de la plataforma continental sur de la isla. El hecho de que se diga que tiene un contrato de exploración y explotación indica que la obra está destinada a ser necesariamente de la empresa Apache; porque la exploración es una cosa y la explotación es otra y si el contrato las pone juntas es porque el destino de la exploración y explotación de ese recurso están diseñados de tal manera que no existe otra solución.

General Laura J. Richardson

Estrategia de seguridad (2017) y estrategia de defensa (2018)

Estados Unidos busca producir una estampida hacia República Dominicana y el mundo e instalar la desestabilización en Haití y desarrollar un largo proceso de fusión entre ambas naciones. Por esta vía se procura la destrucción de naciones, el desmantelamiento de la República Dominicana y el desmantelamiento de la República de Haití.

Esta estrategia es de largo plazo y ni la República de Haití tiene un plazo definitivo, ni la República Dominicana tampoco, siendo que ambas naciones neocoloniales están dentro de la estrategia de seguridad de los Estados Unidos. Por un lado el gobierno disoluto y neocolonial de Haití aprovecha la minería haitiana para sacar múltiples beneficios. A su vez el gobierno democrático de la República Dominicana presta sus recursos minerales para la profundización de un círculo vicioso entre ambos países.

De igual modo, la crisis haitiana genera la migración masiva de pobres urbanos, rurales y de clase media a República Dominicana y el mundo. Y la República Dominicana tiene el mismo proceso migratorio pero aplicado a los Estados Unidos y al mundo. Mientras la República de Haití expulsa sus ciudadanos hacia la República Dominicana y el mundo, la República Dominicana tiene que soportar la migración masiva hacia la República Dominicana.

Los dos gobiernos están obligados por los Estados Unidos a colaborar con la estrategia de seguridad y de defensa. En consecuencia, tanto la República Dominicana como la República de Haití son víctimas del neocolonialismo monroista de los Estados Unidos y sus aliados; y de la hegemonía imperialista de los gobiernos norteamericanos sometidos por los lobbies el Pentágono, el Comando Sur, el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Estados Unidos prepara el terreno para desmantelar la República de Haití

Desde hace mucho tiempo EU prepara el terreno para desmantelar la República de Haití. De ahí viene el diagnostico divulgado por los medios de comunicación internacionales; no le importa a Estados Unidos las trágicas consecuencias, pues únicamente le interesa la fusión entre ambas naciones para adueñarse de nuevo de la isla entera y someterla a su estrategia de seguridad; así hizo en 1916 y en 1965 cuando invadió el territorio nacional con 42 mil marines.

El actual gobierno de la República Dominicana no debe dejarse utilizar por los Estados Unidos en su plan de desmantelar dos naciones. El plan de descuartizar dos naciones culturalmente diferentes y nacionalmente diferentes. Está claro que el territorio nacional y el territorio nacional haitiano están siendo condicionados para una intervención que ahora o mañana, o dentro de 20 años, servirá de plataforma para apoyarse y para ocupar ambos territorios.

Esa estrategia de seguridad viene construyéndose lentamente y llegará el momento en que será imposible retroceder. Actualmente el territorio y el espacio urbano y rural de la parte este de Santo Domingo se presta para una intervención armada que asfixie la vida de ambas naciones. Y si no una intervención armada, entonces una ocupación total del territorio.

En la actualidad de hecho ya venimos siendo objeto de una ocupación militar, nunca han dejado de resolver los problemas desde el punto de vista de la ocupación del territorio, y ya de hecho gran parte de la minería, gran parte del oro y cantidades exageradas de otros materiales forman parte de esa actividad extractiva.

También la actividad de exploración petrolera se está llevando a cabo en Haití y en la República Dominicana simultáneamente y sin ninguna limitación. Inclusive, está sucediendo en Haití que tiene gran parte de su territorio ocupado en exploraciones petroleras que no han pasado por una actividad previa de tratamiento de contrataciones públicas y de licitaciones internacionales.

Haitianos ilegales

EU ha intentado todo para someter ambos países

Las bandas armadas han sido organizadas por los Estados Unidos. En septiembre del presente año se denunció que Estados Unidos preparaba las condiciones para producir una estampida de haitianos ilegales hacia República Dominicana. El gobierno dominicano permitió esta situación cuando de manera extraña retiró el ejército y dejó libre el control migratorio fronterizo en la parte norte de la frontera.

Hoy el territorio nacional está teñido de todo tipo de haitianos, de haitianos de clase media, haitianos campesinos, analfabetos, de habitantes del medio urbano, de habitantes del medio rural y gente de los barrios de todas las provincias de Haití. Ninguno tiene que pasar por controles migratorios porque entran por todas partes.

La visita del Comando Sur de EU

En vez de enviar diplomáticos de experiencia a conversar con las autoridades dominicanas, lo que hacen es enviar militares porque de eso se trata, es decir, de mantener la presión sobre el gobierno de nuestro país.

El Comando Sur vino a República Dominicana tratar de imponer la fórmula de “campos de refugiados” haitianos en su territorio, de lo que se trata ahora es de imponer bajo el temor la presencia de campamentos en nuestro territorio sin explicar las causas de por qué eligen nuestro territorio para esos fines. Los Estados Unidos podía elegir el territorio haitiano porque nosotros los dominicanos no podemos cargarnos más de lo que estamos.

Estamos sobrecargados de haitianas que vienen a parir a la República Dominicana y los Estados Unidos no ayudan sin ni siquiera un centavo a la República Dominicana, mientras ellos expulsan haitianos, nosotros tendríamos que acogerlos pero ya tenemos una población estimada en más de dos millones de haitianos que permanecen en el territorio nacional en condiciones de ilegalidad. No he visto una sola oferta que haya hecho Estados Unidos, es decir, que no destinan ninguna ayuda o contribución para la gran masa de haitianos que está aquí en la ilegalidad.

¿Y las pruebas donde están?

Recientemente el Departamento de Estado a través del señor Robert Thomas, agregado comercial de la embajada norteamericana, divulgó un conjunto de acusaciones e imputaciones en contra de las autoridades dominicana porque supuestamente estas tienen una conducta racista, con maltratos a menores, donde también sale a relucir conductas racistas en relación con visitantes negros norteamericanos.

Sin embargo, no han presentado las pruebas concretas y la Dirección de Migración ha negado tales acusaciones, las cuales ni siquiera fueron emitidas oficialmente por la Unicef.

Como bien ha dicho un medio local, es conveniente, en aras de la verdad, que las partes ofrezcan las pruebas indubitables y completas de los casos denunciados, para que este impase entre los Estados Unidos y nuestro país, no produzca más perturbaciones a las relaciones bilaterales, que por mucho tiempo han sido respetuosas.

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Deja un comentario