Internacionales Politica

Qué esperar de la visita de la OEA a Perú (y qué ha cambiado desde el golpe de Estado en Bolivia)

Written by Debate Plural

Ociel Alí López (Russia Today, 24-11-22)

 

Opositores al presidente Pedro Castillo recibieron al grupo de alto nivel de la Organización de Estados Americanos (GAN-OEA) con una protesta en la que se acusaba al ente de venir a «lavar la cara», «tapar la corrupción» y «dar un espaldarazo» a Castillo.

Estos manifestantes que piden el derrocamiento de Castillo seguramente no recordarán la experiencia de la intervención de la OEA en Bolivia en 2019, en torno al evento presidencial, que culminó con la ruptura del hilo constitucional y con un consecuente gobierno de facto. Todo ello estuvo avalado e impulsado por el informe que en ese momento redactó la organización, capitaneada por su secretario general, Luis Almagro, aún en funciones.

Además, a excepción de los enviados de Colombia y Argentina, el grupo de alto nivel está conformado en su mayoría por representantes de los gobiernos derechistas de Paraguay, Ecuador, Costa Rica, Guatemala y Belize, quienes pueden verse tentados de ensayar un nuevo episodio similar.

Los manifestantes podrían imaginar que el GAN-OEA es una comisión aliada de ellos que podría dar el visto bueno a la judicialización de Castillo y fomentar la iniciativa para que cualquier sector avance en el derrocamiento que impulsan los medios, la «sociedad civil» y los propios poderes públicos en Perú: ¿por qué no se lo imaginan así?

Podrían también esperar que se repita la experiencia boliviana en la que el informe de la OEA aupó y protegió a los sectores más extremistas, como la Policía boliviana y el líder santacruceñista Luis Fernando Camacho, quien tomó el Palacio de Gobierno en una acción violenta e inconstitucional.

A un gobierno con tanta debilidad como el de Castillo solo parece faltarle un soplido para caerse. ¿Por qué no esperar que el silbido lo de un nuevo informe facturado desde el despacho de Almagro? ¿Por qué tanta resistencia a la visita del grupo por parte de quienes quieren el derrocamiento presidencial?

El GAN-OEA ha culminado sus jornadas en Perú, después de 27 reuniones con diversos sectores, y ahora el Consejo Permanente de la organización deberá redactar un informe y tomar resoluciones al respecto: ¿qué podría pasar?

Castillo pide la intervención

Quien ha pedido la activación de la Carta Democrática de la OEA es el propio Castillo. Y la llegada del GAN ha supuesto una cierta atenuación del conflicto y de la radicalidad del propio discurso opositor.

«La situación en la OEA no es la misma que en 2019 y eso podría suponer una diferencia sustancial. En aquel momento, la organización estaba compuesta en su mayoría por gobiernos de derecha, mientras que hoy, los progresistas tienen una correlación de fuerzas favorable».

Aunque algunos sectores han extremado su discurso contra la OEA, muchos representantes institucionales, como el propio presidente del Congreso, José Williams, han tenido que explicar a la comisión, en sendas reuniones, que no existe la intención de dar un golpe de Estado, algo que piden cotidianamente, y desde el día uno, muchos actores mediáticos, políticos e institucionales.

Y es que la situación en la OEA, hay que advertir, no es la misma que en 2019 y eso podría suponer una diferencia sustancial.

De hecho, en la resolución aprobada el 20 de octubre, en la que se crea el grupo de alto nivel, los Estados miembros del Consejo Permanente plantean como primer punto: «Expresar su solidaridad y respaldo al gobierno democráticamente electo de la República de Perú, así como a la preservación de la institucionalidad democrática». Esta postura es muy diferente a la que tuvo la institución regional en 2019 con el golpe de Estado en Bolivia.

En aquel momento, la OEA estaba compuesta en su mayoría por gobiernos de derecha en un ambiente de radicalidad político-ideológico. En la actualidad, los gobiernos progresistas presentes en la organización, con una correlación de fuerzas favorable, deberían fomentar el respeto a los actores políticos peruanos en contra de cualquier ruptura del orden constitucional y pedir el racional abandono de los discursos insurreccionales y racistas, que han prefabricado un ambiente contrario al presidente constitucional desde incluso antes que se juramentara en el cargo.

La persecución que ha sufrido el gobierno, sus ministros, sus aliados y aquellos diputados que no han convalidado el derrocamiento no tiene parangón en la historia política reciente de la región. Así lo muestran la cantidad de pedidos de vacancia y mociones de censura contra ministros, además de la apertura de investigaciones contra el presidente, los funcionarios gubernamentales e, incluso, sus propios familiares. Todo ello bajo un ‘bullying’ mediático que busca el linchamiento moral de cualquiera que se oponga a su destitución.

Luego de salir de la primera reunión con el grupo, Castillo alcanzó a twittear: «Algunos sectores quieren poner en peligro la democracia y estabilidad del país con mentiras para golpear una gestión enfocada en trabajar por el progreso e igualdad para todos».

Por su parte, el Tribunal Constitucional ordenó al Congreso anular el informe final de denuncia por traición a la patria de Pedro Castillo.

En este nuevo escenario regional, el GAN-OEA puede contribuir severamente para que los actores más agresivos contra el presidente legítimo puedan reconocer que deben respetar la voluntad popular representada por la figura de Castillo, quien desde un primer momento ha sido objeto de criminalización por su procedencia humilde, con la que ganó la primera y segunda vuelta presidencial.

La OEA podría, en este caso, coadyuvar a la estabilización de Perú que permita que Castillo pueda, finalmente, gobernar.

Dónde está Almagro

Pero la debilidad de la derecha en la OEA no se remite solo a su composición política actual, sino también a la investigación que mantiene el Consejo Permanente (máxima instancia de la organización) hacia su secretario general, Luis Almagro, la cual produce dudas sobre su continuidad en el cargo.

«Con un ‘hándicap laboral’ y otros tantos en la arena política-regional, Almagro puede estar mucho más ‘sujetado’ para llevar una iniciativa que promueva la sedición y el derrocamiento presidencial, tal como ocurrió en el pasado».

Almagro fue denunciado por establecer relaciones amorosas con una asistente, lo que implicaría una violación del código de ética del ente. Cabe recordar que por una situación similar, Mauricio Claver-Carone fue destituido de la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a finales de septiembre.

Con un ‘hándicap laboral’ y otros tantos en la arena política-regional, entre los que figuran su insistencia fallida en la intervención sobre Venezuela y su actuación previa en Bolivia, así como con nuevos representantes de gobiernos progresistas en el seno de la organización, Almagro puede estar mucho más ‘sujetado’ para llevar una iniciativa que promueva la sedición y el derrocamiento presidencial, tal como ocurrió en el pasado.

De hecho, el secretario general no ha sido protagonista en este nuevo conflicto localizado en Perú y en varias ocasiones ha pedido el diálogo entre los poderes del Estado.

Quizá, por ello, muchos medios y actores políticos que creen inminente la caída de Castillo ven la visita de la OEA a Lima como una bombona de oxígeno al gobierno. Quizá, también por ello, la marcha en la que se recibía al GAN terminó en violencia y en medio de insultos a esta.

Por los momentos, Castillo ha recibido una bomba de oxígeno.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario