Internacionales Politica

Los dos partidos del sistem

Written by Debate Plural

Mundo Obrero (22-11-22)

 

Independientemente de cómo se desarrollen las cosas en el Congreso, estas elecciones tendrán poco impacto en la vida cotidiana de la clase trabajadora y los oprimidos.

En el momento de escribir este artículo, mientras se siguen contando las papeletas de voto en algunos estados, la composición del Congreso sigue siendo indeterminada. Es probable que los republicanos obtengan una escasa mayoría en la Cámara de Representantes, pero la “ola roja” prevista no se ha materializado. Los demócratas han conservado el control del Senado y podrían ganar un escaño tras la segunda vuelta electoral del 6 de diciembre en Georgia.

Los demócratas autocomplacientes y los medios de comunicación de tendencia liberal están embelleciendo este hecho. En una conferencia de prensa el 9 de noviembre, el presidente Joe Biden calificó la jornada electoral como “un buen día para la democracia”.

El respaldo del 45º presidente de Estados Unidos parece haber perjudicado a más candidatos republicanos de los que ayudó, ya que la mayoría de ellos perdieron, pero un portavoz de Trump insistió en que “fue una gran noche para los candidatos del presidente [Donald] Trump”. (foxnews, 9 de noviembre)

Se espera que Trump anuncie su entrada en la carrera presidencial de 2024 el 15 de noviembre. Algunos estrategas republicanos, reconociendo que Trump es un lastre, están considerando al gobernador de Florida, Ron DeSantis, como el fascista preferido, supremacista blanco, transfóbico, homofóbico, negador del cambio climático y propagador de COVID-19, para presentarse al cargo más alto del país.

Incluso sin el impulso que daría un “tsunami” o un “baño de sangre”, el ala fascista de la derecha política fue capaz de utilizar las elecciones de mitad de período para construir su base. Las contiendas que perdieron fueron muy reñidas; los negadores de las elecciones de 2020 siguen siendo mayoría entre los republicanos de la Cámara de Representantes. Sería un error catastrófico subestimar este peligro.

Los referendos son un punto positivo

Los votantes progresistas hicieron oír su voz a través de referendos sobre una serie de cuestiones. En los cinco estados en los que el acceso al aborto estaba en la papeleta de votación -con propuestas a favor de la justicia reproductiva que ganaron en Michigan, Vermont y California, y propuestas en contra del aborto que fueron derrotadas en Kentucky y Montana-, la derecha se vio retrasada.

Entre las iniciativas exitosas a favor de los trabajadores que se aprobaron figuran el aumento del salario mínimo estatal en Nebraska, el fin del salario mínimo más bajo para los trabajadores que reciben propinas en Washington, D.C., la consagración de los derechos de negociación colectiva en Illinois y la provisión de almuerzos escolares gratuitos en Colorado, al mismo tiempo que se aumenta el salario de los trabajadores de los comedores escolares.

Tennessee, Vermont, Oregón y Alabama -este último con varias huelgas de trabajo en las cárceles- votaron para prohibir el trabajo involuntario en las cárceles, una forma de esclavitud.

Otras medidas aprobadas ampliaron los derechos de los votantes y despenalizaron la posesión de marihuana.

Ninguna de estas iniciativas progresistas habría llegado a la votación sin el duro trabajo de los activistas de la comunidad. La mayoría de los estados exigen un número extremadamente alto de firmas de votantes en una petición; muchas firmas son descalificadas por tecnicismos. Se necesita un ejército de peticionarios voluntarios para llevar una propuesta a los votantes.

Estas reñidas votaciones en referéndum, en contraste con la farsa bipartidista -donde ambos partidos representan alas de la clase capitalista- son más representativas de la voluntad democrática de las masas.

No hay progreso sin lucha

Independientemente de cómo se desarrollen las cosas en el Congreso, estas elecciones tendrán poco impacto en la vida cotidiana de la clase trabajadora y los oprimidos. La clase dominante capitalista sigue en el poder, como lo ha hecho después de cada contienda anterior entre los dos partidos políticos capitalistas. Ni los demócratas ni los republicanos representan una amenaza para ese poder.

El capitalismo, el sistema basado en la explotación del trabajo por parte de los capitalistas, ha cargado a los trabajadores con la mayor inflación en décadas. Incluso cuando la inflación se desacelera, las tasas de interés más altas se sumarán al costo de la vivienda, los automóviles y más. Empresas como Amazon y Starbucks están llevando a cabo una amplia represión de los sindicatos para negar a los trabajadores la posibilidad de opinar sobre los salarios y las condiciones de trabajo.

Ahora las empresas tecnológicas están despidiendo a un gran número de trabajadores. Esta es otra señal de que, como escribió el primer secretario del Partido del Mundo de los Trabajadores, Larry Holmes, en Workers World el 17 de octubre: “A medida que la magnitud de la sobreproducción capitalista crece exponencialmente con los vastos cambios en las fuerzas productivas de la economía, cada crisis capitalista subsiguiente se vuelve más amplia, peor, más global y más difícil de controlar. La nueva tecnología de la era digital ha convertido la crisis de sobreproducción capitalista en una característica permanente del capitalismo”. (workers.org/2022/10/67199/)

Las elecciones no cambiarán esto

Como dijo el gran líder antiesclavista Frederick Douglass: “Si no hay lucha, no hay progreso”.

El movimiento debe canalizar en las urnas la misma energía de base que logró defender la justicia reproductiva. La lucha de clases -en el barrio, en el lugar de trabajo y en las calles- puede hacer retroceder la amenaza fascista y conseguir cambios reales que para los políticos son sólo falsas promesas electorales.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario