Internacionales Politica

Los pilares de integración que se están formando en Eurasia

Written by Debate Plural

Betzabeth Aldana Vivas (Misión Verdad, 18-9-22)

 

Quedan pocos días para dar inicio a los debates generales del 77º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, pero previo a esta jornada multilateral, cinco bloques intergubernamentales avanzaron en sus hojas de ruta para fortalecer las iniciativas de la verdadera integración, cuya brújula apunta hacia el este del planeta.

Solo basta con ver la extensa red de gasoductos y oleoductos que se dirigen hacia Asia. Hace días, el viceprimer ministro ruso Alexander Novak dijo que el gasoducto Power of

Siberia 2 que envía gas a China podría convertirse en un reemplazo del gasoducto Nord Stream 2, que por cortesía del canciller de Alemania no inició la puesta en marcha del tan necesitado gas.

Entonces, existen grandes bloques de integración y cooperación que no se han quedado de brazos cruzados y apuestan a conducir las relaciones internacionales a la altura de las necesidades y desafíos de nuestros tiempos, así que éstos han realizado importantes encuentros en los últimos tres meses bajo el tenor de avanzar en la consolidación de todo los elementos que fundamentan al orden internacional multipolar:

  1. La XIV Cumbre de los BRICS en junio.
  2. Seguida de la VI Cumbre del Mar Caspio.
  3. Reunión del Consejo Intergubernamental Euroasiático de la Unión Económica Euroasiática.
  4. El VII Foro Económico Oriental en Vladivostok.
  5. Y este 16 de septiembre culminó la Cumbre 2022 de la Organización de Cooperación de Shanghái.

En cada una de las reuniones, los puntos claves se basaron en las nuevas rutas comerciales, las alternativas de pagos entre naciones y en la seguridad internacional. Esto muestra que la macrorregión se está moviendo rápidamente para no perder el impulso de concretar ser el centro de la actividad económica mundial y, por supuesto, hacer frente a las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Occidente.

EL PARAGUAS: BRICS Y LA ORGANIZACIÓN DE COOPERACIÓN DE SHANGHÁI

Si bien el acrónimo de los BRICS surge en 2001 por una investigación de Jim O’Neill, economista británico de Goldman Sachs, fue en 2009 cuando los países con las mejores proyecciones económicas de las siguientes décadas comenzaron a reunirse y a fundar propiamente esta asociación. Así que, desde ese entonces, los BRICS fungieron como una especie de incubadora de la multipolaridad.

Por otro lado, la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), que desde 2001 se encuentra en funciones, y se centra principalmente en la seguridad, recién culminó la edición de este año y la declaración final se basó, en resumen, en garantizar la estabilidad regional y el fortalecimiento de los lazos de transporte y comunicación con el objetivo de construir el orden internacional multipolar.

Y, sobre todo, reafirmaron su compromiso con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Las cifras son importantes a la hora de medir el alcance de estos agrupamientos, los números de los BRICS hablan por sí solos: cubren más de una cuarta parte del territorio, registrando un 30%; sumado a eso abarca 40% de la población mundial y cuentan con un PIB de más de 20 billones de dólares (25%).

En cuanto a los países miembros de la OCS, sin contar con la inclusión de Irán, aportan alrededor de 30% del PIB mundial, mientras que 40% de la población mundial también reside en los países de la organización.

Este mes de septiembre dejó un saldo positivo y marcó la ampliación de integrantes en estas dos organizaciones, pues Argentina solicitó formalmente su ingreso a los BRICS y ya cuenta con el visto bueno de China; y para la SCO, Irán suscribió el memorando de ingreso oficial a la organización, aprobado de forma unánime por todos los miembros. No obstante, varios países han manifestado sus intenciones de formar parte de los BRICS: el Reino de Arabia Saudita, Irán y Afganistán son algunos de ellos.

El presidente de Türkiye, Recep Tayyip Erdoğan, dijo que apuntaba a la membresía de la OCS, siendo su país miembro de la OTAN.

Ante este importante hecho, el presidente de Irán Ebrahim Raisi expresó: «El mundo ha entrado en una nueva era… la hegemonía y el unilateralismo están fallando». Que Irán se sume a esta importante organización, primero, ampliará el mercado entre monedas regionales y, segundo, será un puente de comunicación con la región del Cáucaso Sur.

Bajo la triada China, Rusia e India, el espíritu de apertura e integración ha permanecido en ambas organizaciones desde su fundación. Desde una visión macro, los BRICS y la OCS como paraguas establecen los objetivos generales para que, a partir de allí, se generen otros mecanismos multilaterales para fortalecer la agenda multipolar conformada en este caso con los cinco del Caspio, la Unión Económica Euroasiática (UEE) y el Foro Económico Oriental (FEO).

El enfoque de las jornadas este año se centró en el transporte y en las nuevas arterias comerciales, así que en la Cumbre del Mar Caspio y en la reunión de la UEE, los temas cruciales se basaron en la puesta en marcha del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC, sus siglas en inglés) y en la creación de la importante Compañía de Reaseguros Euroasiática, fundamental para el comercio internacional sin restricciones politizadas.

Esto es sólo por nombrar las iniciativas más resaltantes de las tantas que surgieron en estos encuentros internacionales, es que a todas luces se muestra la voluntad de los países euroasiáticos en crear una estructura global que sirva de alternativa o de maniobra de viraje a las agresiones de occidente.

DISCURSO DEL PRESIDENTE PUTIN EN EL FORO ECONÓMICO ORIENTAL

El Foro Económico Oriental fue establecido por Decreto Presidencial en Rusia en el año 2015 con el fin de promover el desarrollo del Lejano Oriente, que es un depósito de recursos estratégicos, y conectar los hilos de la cooperación con la región Indo-Pacífica. Asimismo, se celebra tradicionalmente cada inicio de septiembre en la ciudad portuaria Vladivostok al este de Rusia.

Tras el anuncio del G7, actuando como cartel, de imponer el price cap a los precios del petróleo ruso, en la VII Reunión del Foro el presidente Vladímir Putin informó que Gazprom y sus socios chinos acordaron hacer pagos con las denominaciones rublo y yuan de los suministros de gas.

Cabe destacar que los BRICS, liderados por China y Rusia, han realizado intercambios comerciales considerables en monedas nacionales desde junio de 2014 y, a medida que las agresiones financieras de Occidente aumentan, estos intercambios en denominaciones monetarias binacionales también.

Se podría decir que es una tendencia directamente proporcional: a mayor imposición de sanciones unilaterales, mayores alternativas de pagos se formularán para eludirlas.

En este contexto, las líneas del presidente Putin en el Foro se basaron en explicar el escenario actual y en destacar la necesidad e importancia de avanzar en las nuevas rutas transeuroasiáticas,dando señales de retomar la iniciativa rusa de hace unos años, de formar la «Gran Asociación Eurasiática» como nueva arquitectura política-económica global.

Aquí, algunas claves del discurso:

1. Sobre la agresión occidental

  • «La gran mayoría de los estados de Asia-Pacífico no aceptan la lógica destructiva de las sanciones».
  • «La fiebre sancionatoria de Occidente amenaza al mundo entero. Sus intentos agresivos y descarados de imponer modelos de comportamiento a otros países no es inusual, esta es una política que ha sido seguida por el ‘Occidente colectivo’ durante décadas».
  • «Los países occidentales se esfuerzan por mantener el viejo orden mundial que es beneficioso solo para ellos, para obligar a todos a vivir de acuerdo con las ‘reglas’ que ellos mismos inventaron y violan regularmente».
  • «Rusia está haciendo frente a la agresión económica, financiera y tecnológica de Occidente. Estoy hablando específicamente de agresión, no hay otra forma de llamarlo. Los mercados financieros y de divisas de Rusia se han estabilizado, la inflación está disminuyendo, como ya he mencionado, y la tasa de desempleo está en un mínimo histórico».
  • «También vemos problemas en varias industrias y regiones, en empresas individuales de Rusia, especialmente aquellas que estaban vinculadas a los suministros de Europa o suministraban allí sus productos».

2. Impacto de las sanciones en Europa

  • «En la primavera, muchas corporaciones extranjeras se apresuraron a anunciar su retiro de Rusia, creyendo que sería nuestro país el que sufriría más que otros. Pero ahora vemos cómo, uno tras otro, va cerrando producción y puestos de trabajo en la propia Europa. Y una de las razones clave es, por supuesto, la ruptura de los lazos comerciales con Rusia».
  • «La competitividad de las empresas europeas está disminuyendo porque las propias autoridades de la Unión Europea las están privando de materias primas, recursos energéticos y mercados de venta asequibles».
  • «Hemos perdido la confianza en el dólar, el euro y la libra esterlina como monedas en las que podemos realizar liquidaciones, mantener reservas y designar activos, y nos estamos alejando paso a paso del uso de monedas tan poco fiables y comprometidas».

3. Nodos y corredores comerciales

  • «El foco de atención hoy es, sin duda, la dirección este de la infraestructura, así como el desarrollo del Corredor Internacional NorteSur y los puertos de la cuenca Azov-Mar Negro».
  • «Mayor desarrollo de la Ruta del Mar del Norte como una poderosa arteria de transporte del ámbito nacional y mundial de importancia internacional».

4. Crisis ucraniana

El presidente Putin no hizo referencia a la situación en Ucrania, por lo que el moderador del panel, Ivan Doronov, le preguntó al respecto. Enseguida, el mandatario ruso dijo: «¿Pertenece este país a la región de Asia-Pacífico? No me parece».

De igual forma, le dijo a Doronov que podía responder preguntas sobre el tema. En adelante, el moderador planteó la interrogante: «¿Qué hemos ganado y qué hemos perdido como estado?».

  • «No hemos perdido nada y no perderemos nada».
  • «La ganancia principal es el fortalecimiento de nuestra soberanía, y este es el resultado inevitable de lo que está sucediendo ahora».

Y, para cerrar, el presidente ruso concluyó: «No hemos comenzado nada desde el punto de vista de las operaciones militares, pero solo estamos tratando de terminar».

No es aislado que el presidente Putin haya nombrado, de nuevo, tanto en la Cumbre del Mar Caspio como el FEO, el avance del corredor INSTC como otra arteria comercial que confluya con las redes que se establezcan en el Lejano Oriente como epicentro de conexión comercial y de integración. A esto se le suma la referencia que hizo el mandatario ruso a la Ruta del Mar del Norte con la presencia de los rompehielos rusos en el Ártico, extensa zona rica en recursos. Tanto el INSTC como la Ruta del Mar del Norte son vías alternativas al Canal de Suez.

En general, los resultados del Foro fueron significativos porque participaron más de 7 mil invitados y se firmaron más 260 acuerdos con un valor total de 52 mil millones de dólares.

A la luz de esta breve radiografía geopolítica que engloba a Rusia y a China principalmente, es evidente que las amenazas y agresiones pivoteadas por Estados Unidos a nivel mundial está estimulando la creación de un nuevo orden político y económico internacional que garantice el pleno desarrollo de las dinámicas comerciales y que la seguridad prevalezca, sin sanciones financieras unilaterales, manipuladas y politizadas.

No es un elemento superficial que el eslogan de la edición del FEO de este año haya sido «Hacia un mundo multipolar», puesto que el sistema de las relaciones internacionales está atravesando por una época complicada llena de abusos e imposición, cuya contraposición debe construirse y mantenerse bajo los códigos de cooperación, integración, beneficio mutuo, respeto real al Derecho Internacional y seguridad común.

No es casual que el presidente Xi Jinping haya advertido en plena cumbre de la OCS que se debe evitar que las fuerzas externas desestabilicen los países, instigando revoluciones de colores. Con base a esto, el mandatario chino exhortó a los miembros de armar un consenso sobre la cooperación en seguridad.

Mientras más acuerdos, iniciativas y proyectos se acerquen al orden internacional multipolar, Estados Unidos y sus vasallos (el denominado «Occidente colectivo») harán resistencia bajo cualquier forma, ya que cada acción en ese orden se traduce en un golpe al status quo económico y político de tono excepcionalista.

Lo que sí es cierto es que estas organizaciones se han convertido en un factor importante en la política regional y mundial, haciendo de Eurasia la médula que conecta a los países que buscan construir los nuevos fundamentos de relacionamiento internacional a beneficio de los pueblos, rompiendo así, por lo menos en esta última década, con los muros de sanciones construidos por Donald Trump cuya primera piedra fue puesta por Barack Obama.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario