Internacionales Politica

Balotaje en Colombia: ¿Cuáles son las propuestas económicas Petro y Hernández?

Written by Debate Plural
Alfredo Zaiat (Sputnik, 1-6-22)
La economía colombiana está transitando un proceso de recuperación pospandemia pero a un ritmo más gradual. El consumo ha perdido dinamismo.
El conflicto militar en Ucrania y las sanciones económicas a Rusia representan un significativo choque de oferta, con efectos negativos sobre el crecimiento y la inflación, a través de los canales de materias primas, volatilidad financiera, confianza y cadenas de suministro.
En este contexto económico global, la sociedad colombiana participó de la primera vuelta para elegir el futuro Presidente de la Nación. Lo hizo cuando las presiones inflacionarias se aceleraron por los precios de las materias primas y los cuellos de botella en la producción.
Las estimaciones del mercado indican que el PIB de Colombia crecerá 4,5% en 2022 y 2,5% en 2023. Y que la generación de empleo de calidad seguirá siendo el gran reto de la economía. Las cifras recientes muestran que su comportamiento sigue muy rezagado de la actividad y que aún faltan por recuperar más de un millón de empleos de los que había antes de la pandemia.

Faro para el neoliberalismo en América Latina

Las reformas neoliberales en Colombia se pueden rastrear desde los años ’80, pero después de la reforma constitucional de 1991 los gobiernos tomaron las medidas más significativas en ese rumbo regresivo.
La nueva Constitución, al tiempo que significó protección de derechos sociales y mayor protagonismo de la sociedad civil, también garantiza una ampliación del sector privado en áreas que antes eran de exclusividad del sector público. Así se abrió las puertas para la enajenación/privatización de empresas estatales.
Un reporte del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) sobre Colombia precisa que detrás de esta reforma subsiste un soporte ideológico que sostiene que el Estado debe dedicarse a «lo que mejor hace», es decir, al proceso político democrático, y debe dejarle al mercado la organización y producción de bienes y servicios.

Privatizaciones y reducción del gasto público

La privatización en Colombia se ha concentrado en tres sectores estratégicos: sector minero-energético, comunicaciones y servicios financieros.
Estas privatizaciones reforzaron la tendencia de extranjerización de la estructura de propiedad de las grandes empresas en el país lo cual, sumado a otras políticas de desregulación y liberalización, ha complejizado la tributación y propiciado la fuga de capitales.
Además, se avanzó en la reducción del gasto público, que se encuentra por debajo del promedio regional con el empleo público estimado entre 4,0% y 5,3% del total de empleos en la economía.
«Esto último sugiere una burocracia raquítica y un Estado que depende más de trabajadores vinculados por contratos de prestación de servicios y contratación directa que de administradores públicos de carrera», explica el informe de la CELAG.

Los desafíos económicos que representa la segunda vuelta

En lo que se adelanta un balotaje también muy ajustado, de acuerdo a los resultados agrupados en candidatos de derecha e izquierda, uno de los debates se centrará en las propuestas económicas de las dos fuerzas políticas.
Petro ganó la primera vuelta el pasado 29 de mayo, al obtener 40,34% de los votos, y se enfrentará el próximo 19 de junio a Rodolfo Hernández que sacó 28,17%, dejando en un tercer lugar a Federico Gutiérrez, 23,87%.
Independientemente de quién sea el futuro presidente, tendrá que administrar un Gobierno con un Congreso sin una mayoría para ningún partido, lo que puede ser una barrera importante para impulsar grandes reformas que impliquen modificar o aprobar leyes.
Además de preservar la estabilidad macroeconómica y enfrentar la creciente inflación con un elevado déficit fiscal (6,2% del PIB), el nuevo presidente de tendrá retos clave que son demandas de la mayoría de la población: la desigualdad, el desempleo, las pensiones y el desarrollo minero yenergético.

¿Cuál es el plan económico de Hernández?

El candidato que sorprendió al ingresar al balotaje tuvo un mensaje centrado en la «corrupción» y poco habló respecto a su propuesta económica.
En términos generales dijo que «el corazón de nuestra propuesta es hacer efectivo el derecho a trabajar, a producir y a vivir dignamente. Las familias colombianas merecen condiciones favorables para el comercio, la prestación de servicios, la generación de diversas fuentes de ingreso, con el objetivo de construir una economía estable».
Hernández presentó un programa de gobierno con cinco frentes de acción, 35 ejes temáticos y más de 100 líneas de trabajo: Seguridad, Justicia, Economía, Medio Ambiente y Salud.
El capítulo Economía se caracteriza por generalidades, como disminuir la evasión del IVA, o más concreta, bajar el IVA al 10% —casi la mitad de la alícuota actual— y eliminar este impuesto de la canasta de productos esenciales del hogar.
Adelantó que quiere reformar el sistema jubilatorio (Colpensiones) para permitir al régimen público captar ahorros del mercado de manera que pueda competir con los fondos privados de inversión. A la vez impulsa un salario mínimo para los adultos mayores sin pensión.
En el rubro obra pública, este ingeniero de profesión promete la construcción de 14.000 kilómetros de rutas con empleos e insumos locales.Hernández plantea exenciones tributarias para la creación de emprendimientos digitales y fortalecer el Ministerio de Trabajo para que identifique esos sectores laborales más activos para protegerlos.

La corrupción como eje de campaña, más que un programa económico

Hernández recoge el descontento de la población colombiana con los partidos tradicionales pero en sus planes de gobierno escasean detalles específicos sobre cómo los financiaría.
Propone lanzar una reforma burocrática para eliminar cargos «que no sirven» y destinar esos recursos al gasto social.

También dice que creará un instituto virtual anticorrupción que «le devuelva a los colombianos el dinero robado». Para ello recompensará las denuncias ciudadanas hasta con el 20% de lo recuperado.

En cuanto a la actividad petrolera, Hernández se inclina a dar el visto bueno para más exploraciones, lo contrario de su rival político en la segunda vuelta Gustavo Petro.

«Promover cambios proyectados a 2030 para alcanzar un autoabastecimiento energético, incrementando el nivel de reservas de petróleo y gas, mediante un proceso ampliado de nuevas exploraciones», reseña su plan de Gobierno.

¿Cuáles son las propuestas económicas de Petro?

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) dice que apenas el 22% de la población colombiana en edad de jubilarse recibe este ingreso. Por eso ha sido uno de los temas centrales de debate entre los aspirantes.
Entre las principales propuestas de Gustavo Petro se encuentra una reforma de la legislación fiscal que gravaría a los colombianos más ricos para financiar programas sociales, así como pagos mensuales de la mitad del salario mínimo —alrededor de 125 dólares— a las personas mayores que no tienen pensiones.
Petro propone, entre otras cosas, replantear los tratados de libre comercio para crear nuevos puestos de trabajo y que el Estado ofrezca empleo a quienes no lo encuentran en el sector privado.

El campo, alimentos y los campesinos

La plataforma electoral de Petro plantea el objetivo de sumar a la producción de alimentos y a la agricultura campesina, señalando que existen alrededor de tres millones de hectáreas destinadas a ganadería extensiva o sin uso alguno.
«Hay que detener el aumento de la frontera agrícola, impulsando el desarrollo productivo de las zonas planas y de sabana con vocación agrícola, para frenar la deforestación, uno de los principales problemas ambientales que enfrenta el país», indica.
Para agregar que «una tarea de nuestro gobierno consistirá en reducir las desigualdades en las condicionesde vida de las poblaciones rurales, respecto a las urbanas. Aplicaremos los instrumentos previstos en la Constitución y la Ley para poner en práctica la función social de la propiedad y la democratización del acceso a la tierra».

La ausencia de un profundo debate económico

Casi dos tercios de los colombianos que votaron en la primera vuelta lo hicieron por dos candidatos que implican un cambio inédito y, por lo tanto, incierto, respecto a las últimas cuatro décadas de la historia económica y política colombiana.
Ambos candidatos representan una agenda que promete cambios pero de manera distinta: Petro es un crítico del sistema, mientras que Hernández tiene exclusivamente como consigna la crítica a la clase política y el combate a la corrupción.
En este sentido, la líder social afro y feminista colombiana, Francia Márquez Mina, resume la situación diciendo que el pueblo colombiano quiere cambios en términos de justicia, de igualdad, de equidad erradicando las lógicas de estructuras coloniales, raciales y patriarcales.
Señala que el Estado colombiano ha sido manejado por las mismas 40 familias que han gobernado toda la vida, para concluir que es necesario el cambio porque «Colombia es un país pensado desde el neoliberalismo».

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario