Internacionales Politica

Guantánamo, el genocidio palestino y las degradantes migraciones son prueba de que la humanidad ha perdido

Written by Debate Plural

Tulio Ribeiro (teleSur, 11-1-22)

 

La prisión estadounidense en Cuba ha estado envuelta en una historia recurrente de inhumanidad y tortura desde que fue creada hace 20 años. En cada elección, se renuevan las promesas del fin de este lugar del terror, la sociedad contemporánea, sin embargo, continúa operando sin un final a la vista, por la sencilla razón de que sirve como una herramienta violenta contra los opositores de EE.UU. y la UE.

Los registros muestran que los primeros prisioneros fueron arrojados al Campamento X-Ray, en la base naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo, Cuba, el 11 de enero de 2002. El calabozo y el recinto aún estaban en condiciones inacabadas, llenos de jaulas de hierro que recuerdan a la Edad Media. Las jaulas se completaron con cercas de alambre de púas, custodiadas por francotiradores en estructuras de torres como prisiones medievales.

A pesar de no asumir la intención de ser permanente, tomó posesión de una condición oculta, la oficialización por parte del Estado de utilizar la condición fuera de la ley normal de los Estados Unidos. Nos recuerda a los piratas ingleses que eran oficialmente militares de la reina al saquear y torturar el mundo en la época de las exploraciones intercontinentales. Sí, la historia se repite, cuando los poderes usan el paradigma inhumano con la bandera de la civilidad. Ni siquiera usan el término prisionero, sino «combatientes enemigos» para permitir tratos animalistas contra seres humanos.

A medida que nos acercamos al 20 aniversario de la Bahía de Guantánamo, el centro de detención militar estadounidense aparece como un lugar con dos décadas de injusticia, estilo mazmorra bárbara a pesar de estar en el siglo XXI.

George W. Bush usó la base militar estadounidense en Cuba en 2002 para privar a los detenidos de la supuesta “guerra contra el terror” posterior al 11 de septiembre de los derechos constitucionales que disfrutarían en suelo estadounidense. ¡Una falacia evidente!

Las turbias aguas de la bahía deconstruyeron el derecho internacional y las reglas de la guerra sobre el trato a los prisioneros. De hecho, mezcló al Estado con la barbarie y la incultura, a lo largo de los años han mostrado el verdadero rostro que le ha dado EE.UU. a la prisión, en un suelo que no es de ellos sino de Cuba, una zona del planeta de abusos e injusticias fuera del ‘ Estado de Derecho’.

Así como Barack Obama, presidente estadounidense, el también demócrata Joe Biden prometió cerrar la instalación, sin embargo el conjunto de informaciones de la construcción de un nuevo tribunal secreto en Guantánamo indica que el gobierno no se toma en serio el cierre. A modo de ejemplo, en todo el año 2021 solo hubo un traslado fuera de prisión.

La prisión que una vez albergó a 800 reclusos ahora alberga a 39 reclusos, 13 de los cuales ya han sido liberados para ser transferidos. La mayoría fueron detenidos sin cargos formales. Guantánamo existe porque cumple la función de utilizar la tortura, el abuso, la anarquía y la opresión para producir resultados para EE. UU. y sus aliados.

Historias como la de Adayfi, que pasó más de 14 años en prisión, donde dice haber sufrido torturas, humillaciones y abusos, dan fe del carácter inhumano de Guantánamo. Nacido en Yemen, Adayfi estaba realizando una investigación en Afganistán cuando, a la edad de 18 años, fue secuestrado por combatientes afganos y entregado a la CIA con el argumento de que era un reclutador muy importante para Al-Qaeda. Adayfi fue liberado en 2016 a Serbia, donde continúa abogando por el cierre de Guantánamo y la garantía de justicia para los detenidos. “Guantánamo es una de las mayores violaciones de derechos humanos del siglo XXI”. El año pasado publicó un libro de memorias titulado «No nos olvides aquí: objetos perdidos en Guantánamo».

Encerrados en sus guetos de riqueza y seguridad, los estadounidenses no se dan cuenta de que toda esta situación afecta a su propio sistema de justicia, que debería ‘proteger a las personas que se llaman a sí mismas ‘estadounidenses’, por así decirlo, a la totalidad de Estados Unidos. El paradigma del gobierno de EE. UU. que mantiene este calabozo no le ha hecho justicia a nadie, ni a las víctimas del 11 de septiembre, ni a sus electores, ni a los detenidos.

Hina Shamsi, directora del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), calificó la prisión de Guantánamo como un «fracaso legal, moral y ético». En declaraciones a la prensa. «Es un símbolo mundial de la injusticia, la tortura y el desprecio por el estado de derecho estadounidense y Biden debe rendir cuentas por su promesa de campaña de cerrar Guantánamo».Continuó diciendo:

“Los presos que están detenidos indefinidamente sin cargos deben ser trasladados, comenzando por aquellos que han sido liberados para traslado durante años. La administración de Biden necesita resolver las comisiones militares rotas e inconstitucionales mediante la búsqueda de acuerdos de culpabilidad que expliquen la tortura de los acusados por parte de nuestro gobierno, brindando una medida de transparencia y justicia, como lo solicitaron los miembros de la familia del 11 de septiembre. Si el presidente Biden se toma en serio la defensa de los derechos humanos, la equidad racial y la justicia, debe actuar y finalmente cerrar Guantánamo”.

Estados Unidos debería estar dispuesto a cerrar la prisión, trasladar a los detenidos a lugares donde se respeten sus derechos humanos, reparar los abusos que se produjeron en Guantánamo, líderes que sostienen este legado de generar racismo, islamofobia e impunidad para la tortura. La contradicción racial americana está latente, donde los caucásicos reprimen a los afrodescendientes y latinos que pronto serán mayoría.

En esta conjunción, los europeos son cómplices de este camino y parecen no haber aprendido del holocausto. Deberían recibir a los encarcelados, juzgar a los que realmente tienen delitos ‘reconocibles’ por un consejo mundial y permitirles una nueva vida. Son señales de que la historia muestra a la humanidad extraviada, cuando vislumbramos descendientes de judíos, sufridos bajo el nazismo, practicando lo mismo, utilizando jaulas contra los palestinos y apoyando a EE.UU. en Guantánamo.

Justicia significa reparación, significa reconocimiento, significa disculpa. La humanidad pierde su condición cuando convivimos con estas situaciones en nuestra contemporaneidad. Guantánamo es una prueba de la hipocresía y la arrogancia de Estados Unidos frente al estado de derecho. Pero convivir pasivamente con esta barbarie, con el genocidio palestino generado por los israelíes, con el desprecio por la vida de los africanos y las condiciones animalistas por las que pasan los inmigrantes por el planeta, es la real conclusión posible de que la condición humana ha sido derrotada.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario