Internacionales Sociedad

¿Por qué el mundo castiga a África en lugar de ayudarla?

Written by Debate Plural

Ramzy Baroud (Monitor de Oriente, 17-12-21)

 

La decisión de varios gobiernos de todo el mundo de imponer prohibiciones de viaje a siete países africanos, a partir del 27 de noviembre, debido al descubrimiento de una nueva variante del Covid-19, Omicron, fue percibida como precipitada a los ojos de algunos y plenamente justificable por motivos médicos, en opinión de otros. Sin embargo, no se trata de una diferencia de opiniones.

La rapidez con la que se ha asfixiado a algunos de los países más pobres de África, como Botsuana, Lesoto y Zimbabue, resulta especialmente inquietante si se sitúa en un contexto adecuado sobre el impacto de la pandemia del Covid-19 en el Sur Global, en general, y en África, en particular.

«He decidido que vamos a ser precavidos», dijo el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a los periodistas el 26 de noviembre, para explicar las nuevas restricciones de viaje impuestas por Washington. «No sabemos mucho sobre la variante, excepto que es una gran preocupación, parece extenderse rápidamente».

Aunque planteada en términos educados y diplomáticos, la justificación de los gobiernos mayoritariamente occidentales para impedir la entrada a ciudadanos de estos siete países africanos recuerda a la decisión de enero de 2017 del expresidente estadounidense Donald Trump de impedir la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana -tres de ellos africanos- basándose en la lógica endeble y, por supuesto, abiertamente racista, de que con ello Estados Unidos podría arreglar sus problemas.

En ese momento, Trump hizo un llamamiento para «un cierre total y completo de la entrada de musulmanes en Estados Unidos hasta que los representantes de nuestro país puedan averiguar qué está pasando».

El Ministerio de Asuntos Exteriores sudafricano arremetió de inmediato contra la infundada decisión de aislar al país antes de conocer siquiera la naturaleza de la nueva variante. De hecho, en ese momento, y hasta la redacción de este artículo, no se ha relacionado directamente con Omicron ni una sola muerte. Compárese con la variante Delta, que se descubrió por primera vez en la India y se propagó rápidamente en el Reino Unido, generando muchas muertes y devastación, pero sin obligar a tomar decisiones inmediatas para aislar los países infectados por el Delta.

«La ciencia excelente debe ser aplaudida y no castigada», dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudáfrica en un comunicado, añadiendo que las prohibiciones de viaje eran «similares a castigar a Sudáfrica por su avanzada secuenciación genómica y la capacidad de detectar nuevas variantes más rápidamente».

En declaraciones a la BBC, el alto funcionario de la Unión Africana, Ayoade Alakija, afirmó, y con razón, que la propagación de la nueva variante es la consecuencia directa de la profunda desigualdad que caracterizó la lucha contra la pandemia desde sus inicios.

«Lo que está ocurriendo ahora es […] el resultado de la incapacidad del mundo para vacunar de forma equitativa, urgente y rápida. Es el resultado del acaparamiento [de vacunas] por parte de los países de altos ingresos del mundo y, francamente, es inaceptable», dijo Alakija, añadiendo que «estas prohibiciones de viajar se basan en la política y no en la ciencia».

De hecho, la ayuda a África en su crítica lucha contra la pandemia debería haberse hecho de forma más sistemática como parte de una estrategia global inclusiva. Por desgracia, poco de eso ha ocurrido. Desde el principio, los países ricos como Estados Unidos, los Estados europeos, China y Japón han proporcionado paquetes financieros para mantener sus economías a flote. En ocasiones, proporcionaron ayuda financiera directa a todos sus ciudadanos para compensar el aumento del desempleo y los cierres prolongados. África, debido a la desigualdad global preexistente y a la pobreza generalizada, no podía permitirse tales lujos. Y lo que es peor, los países africanos fueron los últimos en recibir las vacunas que salvan vidas.

En su lugar, el acceso a las vacunas en África se percibía como una forma de caridad, relegada a un debate relativo a la bondad y la buena voluntad de los países occidentales ricos. Decepcionantemente, la principal medida para contrarrestar las profundas desigualdades, que colocaron a África en su actual desventaja económica en primer lugar, estuvo representada por el programa COVAX, patrocinado por la Coalición para las Innovaciones en la Preparación contra las Epidemias (CEPI), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza para las Vacunas (GAVI), entre otras organizaciones benéficas.

COVAX, que se lanzó en abril de 2020, se describió triunfalmente como una plataforma eficaz «para acelerar el desarrollo y la fabricación de las vacunas COVID-19, y garantizar un acceso justo y equitativo para todos los países».

Veinte meses después, se puede observar sin esfuerzo que COVAX fracasó en su misión de proporcionar a los países pobres y en desarrollo protección contra la pandemia. Esto no es un juicio sobre la estructura, la conducta o la sinceridad de COVAX, sino una acusación a quienes insisten en que se pueden aplicar las mismas normas de explotación económica y social sobre una pandemia mortal que no distingue entre raza, nacionalidad o clase.

«Mientras los países más ricos despliegan las vacunas de refuerzo, el 98% de las personas de los países de bajos ingresos siguen sin vacunarse. Covax […] ha aportado sólo el 5% de todas las vacunas administradas a nivel mundial y recientemente anunció que no alcanzaría su objetivo de 2.000 millones para 2021», escribieron Rosa Furneaux y Olivia Goldhill en un reciente artículo publicado en Quartz.

Según datos publicados por Reuters, en Lesoto -uno de los países africanos a los que se dirigen las nuevas prohibiciones de viajar- sólo el 14,5% de la población total está totalmente vacunada. Zimbabue y Botsuana están sólo unos pasos por delante, con porcentajes del 22,6 y 29,4 respectivamente, todavía bastante lejos del umbral de inmunidad de rebaño objetivo que se estimó inicialmente en torno al 60-70% de la población.

Han pasado casi dos años desde que la pandemia de Covid se desató y, sin embargo, el mundo insiste en afrontar una crisis global con soluciones nacionalistas y políticas. El hecho de que sigamos luchando contra el virus y sus variantes indica que el pensamiento tradicional ha fracasado por completo. Para que la pandemia sea finalmente derrotada, tenemos que abandonar la mentalidad de ricos contra pobres y norte contra sur. Para que el mundo se salve, tenemos que salvarnos todos colectivamente.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario