Nacionales Politica

Renovar estrategias en el gobierno de Abinader contra teorías de la conspiración

Written by Angel Moreta

(fundar una nueva escuela política)

 

Por: Ángel Moreta (Autor-Editor)

 

Una troika de funcionarios multimillonarios del llamado partido de la “liberación” dominicana, continúan en funciones públicas en el gobierno actual del partido revolucionario moderno.

Troika significa grupo de enriquecidos ciudadanos organizados corporativamente para la acumulación de riquezas utilizando generalmente mecanismos ilícitos como tráfico de influencia, lavado de activos provenientes de actividades mafiosas, asociación delictiva, corporación fraudulenta con los bienes del Estado, falsificación, coalición de funcionarios y robo, son algunos articulados del Código Penal, que se aplican contra los delincuentes, incluyendo leyes especiales como las de lavado, y el proyecto de ley de extinción de dominio y otros.

La organización corporativa de la troika danilista peledeista inició sus actividades corporativas en conformidad con el desarrollo de un modelo hegemónico neoliberal, que incluye privatización de bienes públicos estratégicos, apropiación de fondos líquidos del Banco de Reservas y de fondos del presupuesto nacional, al igual que de los préstamos y donaciones internacionales.

Una de las más destacadas actividades de las troikas  peledeistas fueron las falsas licitaciones públicas internacionales llevadas a cabo en complicidad con la Dirección General de Contrataciones Públicas, cuya directora de manera asociada sirvió de talón de Aquiles para las actividades corporativas ilícitas.

Hoy día las actividades de esas troikas del partido de la “liberación” dominicana, se reorganizan para desacreditar y desfigurar la imagen de eficiencia y honestidad de que viene dando muestras el actual gobierno de Luis Abinader y del partido revolucionario moderno, que en ocho meses ha realizado actuaciones democráticas de amplia repercusión económica y social.

Las troikas corporativas del gobierno de Danilo Medina actualmente se regodean ampliamente con la esperanza que en la República Dominicana no hay justicia capaz de llevarlos a un juicio condenatorio, actitud con la cual se burlan de la justicia dominicana.

Dijimos en nuestro último trabajo que al gobierno de Abinader le hace falta volver a los orígenes de los cuales emergió su candidatura, que son las masas de pobres rurales y urbanos. Le hace falta vincularse con los territorios, los municipios, los barrios decadentes de la República Dominicana.

El descredito que quieren crear las troikas corporativas a que nos venimos refiriendo, pretenden desarrollar actividades negativas  contra el gobierno de Abinader y al parecer pretender hacerlo mediante acciones materiales inmediatas y propalar informaciones sin fundamento con la intención de producir  una atmosfera negativa y de conspirativa, todo a nivel político; encuadrándose  todo esto en un plan de “vuelta al poder” de Danilo Medina en el próximo año de 2024.

Las acciones materiales inmediatas de la conspiración de las troikas

 

En primer lugar está la teoría de la falta de experiencia para gobernar. En segundo lugar, la teoría del golpe de Estado motivado en el descontento de altos jerarcas militares.

En cuanto a la falta de experiencia para gobernar, el argumento se cae estrepitosamente en el suelo porque el nuevo gobierno tiene ocho meses y ya cuenta con significativas realizaciones económicas y sociales que contribuyen a enderezar la economía nacional, que quedó en condiciones depauperantes.

En cuanto a la teoría del golpe de Estado motivado en el descontento de altos militares, es poco creíble y también carente de bases razonables, pues los altos estamentos militares no se atreverán en las actuales circunstancias a realizar actividades perturbadoras de la estabilidad social y mucho menos incurrir en un golpe aventurero y peregrino que desde ya estaría condenado al fracaso, y se repetiría lamentablemente la experiencia de la insurrección civil y militar  del mes de abril de 1965 que trajo como consecuencia trágica la tercera intervención militar de los Estados Unidos en la República Dominicana.

 

Utilización del problema migratorio haitiano

 

Un tercer elemento podría ser utilizar el problema migratorio haitiano, tratando de ponerlos y azuzarlos a una situación de enfrentamiento  contra el actual nuevo gobierno, pero esta circunstancia es poco probable porque los pobladores haitianos ilegales en su gran mayoría no tienen interés en enfrentar al gobierno actual sino en consolidar su estatus migratorio en la República Dominicana.

Pero es innegablemente cierto que existe actualmente una efervescencia y una fuerte presión en la frontera dominicana-haitiana para ingresar en masa o en avalancha al territorio nacional para generar un conflicto que afecte la buena imagen de la República Dominicana en el extranjero, supuestamente por violación de los derechos humanos.

Es verdad que componentes de las Fuerzas Armadas podrían hacerse de la vista gorda para permitir la migración haitiana masiva. Sin embargo observamos que tal posibilidad se lleva a cabo en una escala de no mucha significación, pero como quiera que sea es un peligro que hay que tomar en cuenta.

Una manera del presidente Abinader recuperar la posición originaria de avanzada es reiniciando la línea de ataques frontales contra las troikas corporativas del partido de la “liberación” dominicana por hechos de corrupción y enriquecimiento ilícito, y retornar a las masas pobres, urbanas y rurales; una especie de antropología de las masas en condiciones de vulnerables de pobreza deplorable para conducirlas e integrarlas, en cambio, a una participación política activa y estratégica de acuerdo con el momento histórico que vivimos de una democracia en transición hacia la participación popular y el referéndum como mecanismo verdaderamente democrático.

El referéndum viene a ser una necesidad constitucional para proceder a la pedagogía  de una asamblea constituyente que permita la agitación y la participación en base a la experiencia de las masas urbanas y rurales y sectores de la clase media.

Abinader debe enriquecer un tanto su estrategia de desarrollo capitalista hacia la equidad y el desarrollo equilibrado de la sociedad dominicana y darle el contenido de una economía multipolar, multilateral y pluricentrica, asociándola hacia una cultura no comprometida radicalmente con las corrientes privatizadoras del neoliberalismo egoísta, inhumano, despótico y corporativo, racista y neocolonial.

Una cultura científica y tecnológica de cooperación global con todos los países del mundo, con China, Cuba, Irán, Rusia, Vietnam, Corea del Norte, en vez de privilegiar solamente a un Israel sionista, militarista, fanático y xenófobo, y en cambio abrirse a todas las latitudes del mundo global que vivimos hoy.

Como consecuencia de esta estrategia libre el pueblo dominicano podrá alcanzar un desarrollo de mayor bienestar, de mayor riqueza y calidad de vida; de mayores beneficios que brindan las economías globales multipolares, que traen una cultura de la diversidad y del pensamiento múltiple liberador. La República Dominicana, insertada en esa perspectiva de cooperación e integración con un mundo multilateral; y con las masas barriales, las comunidades territoriales, las asociaciones comunales espontaneas, la democracia de nuestro país mantendrá un alto nivel estratégico y la aceptación de como Abinader conductor se desarrollará mucho más como política de poder, al igual que el partido que lo llevó al Palacio Nacional.

Esta corriente implica fortalecer a ese partido, llevando lo teórico y lo practico a un alto nivel de desarrollo, incluyendo la organización de la escuela política con el fin de la formación de la juventud y de todos los núcleos sociales arriba mencionados, esto implica que el presidente no se deje impresionar por el hipotético y aparente influjo de agrupaciones y partidos de minoría, comprometidos con la corrupción que predomina en la ecología social de nuestra democracia.

 

 

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Deja un comentario