Internacionales Politica

Biden por acabar la guerra de Yemen, Sánchez sigue como Trump

Written by Debate Plural

Mark Aguirre (El Topo Express, 12-2-21)

 

Joe Biden ha cedido a la izquierda del partido y al activismo optando por acabar con la guerra de Yemen. Es pronto para celebrar victoria pero ha abierto la puerta al fin de una guerra que dura casi seis años y ha destrozado el país más pobre de Arabia.

Biden ha mostrado tener ciertas agallas para reconocer que Estados Unidos es responsable de la mayor catástrofe humanitaria de los últimos años. En su primer discurso en política exterior como Presidente ha anunciado que Estados Unidos “pone fin a todo apoyo americano en las operaciones ofensivas en la guerra de Yemen, incluyendo ventas de armas relevantes”.

En su época de vicepresidente de Obama junto a Antony Bliken, entonces su asesor y hoy Secretario de Estado, ayudó a formular la política de Estados Unidos de apoyo a la guerra. Estuvo de acuerdo en vender las bombas guiadas que los saudíes usaron para atacar funerales, viajes escolares de niños, bodas, mercados, escuelas y hospitales. En casi seis años de guerra, 100 mil personas han muerto a consecuencia de la misma, otras fuentes ponen el número en 233 mil, y el 80% de una población de casi 30 millones depende de ayuda para vivir. Ahora Biden ha llamado a la guerra que una vez apoyó “una catástrofe humanitaria y estratégica”.

Veremos la reacción de nuestro gobierno al cambio de timón en Estados Unidos en la guerra de Yemen, pero hasta ahora Pedro Sanchez, el presidente “socialista” ha estado dispuesto a comerciar euros por el sufrimiento humano o lo que Biden llama “ una catástrofe humanitaria” . Al menos en la guerra de Yemen el gobierno PSOE-UP esta más cerca del Presidente Trump que de Biden.

A final del año pasado la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, «mantuvo la posición de continuar vendiendo armas españolas a Arabia Saudí y EAU mientras no se demuestre que se utilizan en Yemen para cometer crímenes de derecho internacional», según publicó el diario Público.

En una comparecencia en el Congreso en 2018 en donde se discutió la venta de armas españolas a Arabia Saudí durante la guerra de Yemen, el Presidente Sanchez puso antes los intereses de las empresas que los derechos humanos y las leyes humanitarias.

También según Público, “entre 2015 y 2019, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 1.200 millones de euros y autorizó exportaciones valoradas en cerca de 1.700 millones”. “En ese mismo período, a Emiratos Árabes Unidos se exportaron armas por importe de cerca de 300 millones y se autorizaron exportaciones valoradas en algo más de 400 millones”. En el primer semestre del 2020 las autorizaciones de exportar armas a Arabia Saudí y Emiratos Arabes Unidos siguieron.

Biden también anunció que de momento no entregará a Emiratos Arabes Unidos las ventas de aviones F35 acordadas por Trump y que revisará este mes la inclusión de los huzíes en la lista de terroristas de los Estados Unidos.

Esto último es importante porque Mark Lowcock, el jefe humanitario de Naciones Unidas, había advertido que una decisión como esta tomada en Washington podría crear la mayor hambruna en décadas. La inclusión de los huzíes en la lista de terrorismo hecha por el Presidente Trump significaba acabar con la ayuda humanitaria al 70% de la población que vive en la zona bajo control de los huzíes, condenándolos a una hambruna made in USA de proporciones históricas. Las reticencias no llegarían y la ayuda humanitaria se paralizaría porque llega a través de compañías de transporte privadas y muy pocas podrían sobrevivir a las sanciones de los Estados Unidos en caso de que siguieran con sus entregas.

Cómo hemos dicho es pronto para cantar victoria a pesar de que Arabia Saudí depende casi completamente de Estados Unidos (tiene todavía la ayuda de Londres, Paris y Madrid) para seguir con la guerra.

La prohibición de vender armas no significa automáticamente el fin de la guerra pero los saudíes poco pueden hacer. El Instituto Internacional de Investigación de la Paz en Estocolmo ha dicho que casi tres cuartas partes de las ventas de armas a Arabia Saudí entre el 2015 y el 2019 fueron hechas por los Estados Unidos. Pero no solo son las armas. La maquinaria de guerra de Ryad depende de los militares de Estados Unidos. Los pilotos han sido en su mayoría entrenados en Estados Unidos. Son militares de ese país los mecánicos que ponen a punto los aviones de guerra. Son de Estados Unidos quienes actualizan el software donde están señalados los objetivos de las bombas y son aviones de Estados Unidos los que recargan de gasolina en vuelo a los aviones en misión.

De cualquier manera no vender armas no significa acabar la guerra. Los huzíes no han perdido la guerra y están en condiciones de seguir. Pueden continuar con la guerra si creen que las condiciones ofrecidas para terminarla no son las adecuadas. Obama-Biden justificaron la guerra hace seis años porque era necesaria para defender a los saudíes de ataques de los yemeníes. En su discurso como Presidente, Biden repitió algo parecido. Estados Unidos seguirá defendiendo a Arabia Saudi de ataques externos dijo. Los huzíes han disparado más de 312 misiles balísticos contra Arabia Saudi en respuesta por los bombardeos de sus aviones. ¿Donde está la línea que separa el ataque de la defensa? ¿Quién lo decide?

William Hartung, que trabaja el el Centro de Política Internacional, ha dicho al diario inglés The Guardian que da la bienvenida a la decisión de Biden “pero que el demonio está en los detalles”.

De cualquier forma la decisión abre una puerta para terminar la guerra de Yemen y buscar una salida política a la crisis humanitaria. Prohibir la venta de armas es una buena decisión pero no es suficiente. Los yemeníes necesitan ver esfuerzos encaminados a buscar una salida política y pedir responsabilidades y reparar los daños causados a la población civil por seis años de una guerra de agresión. Por eso es importante que España deje de contribuir a la catástrofe humanitaria y ayude a construir la paz.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario