Internacionales Politica

Veleidades de secesión en Texas: el ‘texit’

Written by Debate Plural

Alfredo Jalife (Sputnik, 18-12-20)

 

Los dos estados con el mayor PIB de EEUU, California y Texas, han expresado su proclividad a la secesión con el ‘calexit’ y el ‘texit’, que se intensifica con la migración de Tesla/Oracle/HP de California a Texas y con el malestar del triunfo del presidente Biden que fue impugnado por Texas junto a otros 17 estados y 126 legisladores republicanos.

Desde la elección presidencial pasada de hace cuatro años hasta la actual, la fractura doméstica de EEUU se ha acentuado y hoy sus principales polos se sitúan en California —con 55 votos electorales, a mayoría mexicana que carece de un genuino liderazgo propio— y en Texas, con 38 votos electorales y una supuesta mayoría también mexicana que ha sido diluida por los trucos de redistritación de la discriminativa Oficina del Censo de EEUU.

Las fuerzas centrífugas desde California —feudo demócrata y con una vicepresidenta, Kamala Harris, oriunda del estado dorado— hasta Texas, bastión republicano, se han acentuado con el triunfo del presidente Joe Biden, ungido oficialmente por el Colegio Electoral, y a quien, según sus detractores republicanos, presuntamente beneficiaron los «algoritmos de Soros» con Dominion y Smartmatic.

La fractura entre California, con la agenda más liberal del país, y Texas, uno de los estados más conservadores y paleobíblicos de la hoy desunida Unión, se escenifica también en su postura frente al manejo de las energías. El estado dorado, presa de una severa carestía de agua, sequías e incendios, ha optado por las energías renovables y el cambio climático, frente al estado de la estrella solitaria (en alusión a la República de Texas) que tuvo su auge durante el siglo XX gracias a la explotación estatal/trasnacional de su petróleo que profundizó con el polémico fracking (fracturación hidráulica).

California y Texas constituyen el yin y el yang demócrata/republicano de EEUU y hoy cada quien ostenta la luz del día su propio proyecto secesionista: el calexit y el texit.

Ken Paxton, el fiscal general de Texas, entabló un juicio ante la Corte Suprema de Justicia en nombre del estado de la estrella solitaria en contra de Pensilvania con el alegato de que —además de Georgia, Michigan y Wisconsin—, había trastocado los procedimientos electorales, lo cual invalidaba sus votos en el Colegio Electoral.

A la demanda de marras se sumaron el mismo presidente Trump y 126 legisladores republicanos.

La demanda fue desechada por la Corte Suprema, lo cual dio pie a dos situaciones antagónicas:

  1. La votación incólume del Colegio Electoral que oficializó el triunfo de Biden.
  2. El llamado al texit por los republicanos estatales: la secesión de Texas de la Unión.

Allen West, mandamás del partido republicano en Texas, fustigó la decisión de la Corte Suprema y comentó que ello iniciaría el advenimiento de una «nueva unión de los estados que respetan las leyes y la Constitución».

Como era de esperarse, los legisladores demócratas fulminaron la insurgencia texana que «había enloquecido».

Otros legisladores republicanos, primordialmente de Texas —símbolo de sus pugnaces cowboys—, no han ocultado sus veleidades secesionistas, como Kyle Biedermann, quien arremetió que «el Gobierno federal está fuera de control y no representa los valores de los texanos», por lo que tenía la intención de introducir la enmienda sobre el referéndum de independencia de Texas para recuperar su independencia.

El locutor Rush Limbaugh, muy popular con los supremacistas blancos WASP y galardonado con la Medalla de la Libertad por el presidente Trump, con todo y su enfermedad terminal, se pronunció en contra de la secesión, cuya tendencia vislumbra.

La República de Texas fue proclamada en 1836 cuando obtuvo bélicamente su independencia de México y fue reconocida por lo que era entonces EEUU en 1837 que la anexó a la Unión ocho años más tarde, en 1845.

Ya desde 1861 —17 años después de su anexión— los texanos votaron en un referéndum cuatro a favor y uno en contra para abandonar la Unión.

En 1861, Texas practicó su primera secesión y se fusionó a los Confederados del Sur durante la guerra civil. Luego Texas regresó a la Unión con plenos derechos en 1870.

En la década de los noventa del siglo pasado tanto un grupo de milicianos de la Organización de la República de Texas, fundada por Richard Lance McLaren, como el Movimiento Nacionalista Texano, encabezado por Daniel Miller, han amagado con sus veleidades secesionistas.

Ya hace seis años una encuesta de Reuters/Ipsos informó que el 34% de los estados suroccidentales deseaba su independencia.

Daniel Miller aboga sin tapujos la secesión de Texas que epitomiza en su libro Texit.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario