Internacionales Politica

La Hermandad Musulmana como tropa de ‎refuerzo del ejército de Estados Unidos (y 2)

Written by Debate Plural

Thierry Meyssan (Red Voltaire, 19-7-19)

 

Durante este periodo, 3 atentados importantes se atribuyen a al-Qaeda. El problema es que, por ‎muy importantes que sean, esas operaciones rebajan a los islamistas integrados a la OTAN a la ‎categoría de terroristas antiestadounidenses.
- En 1996, la explosión de un camión-bomba destruye un edificio de 8 pisos en Khobar, Arabia ‎Saudita, con un balance de 19 soldados estadounidenses muertos. Inicialmente atribuido a al-‎Qaeda, este atentado será presentado después como una acción de Irán, y finalmente su autoría ‎no recae en nadie.
- En 1998 estallan 2 bombas en las embajadas de Estados Unidos en Nairobi (Kenya) y en Dar-es-‎Salam (Tanzania). Mueren 298 africanos pero ningún estadounidense pierde la vida en ese hecho, ‎que causa también más de 4 500 heridos. Un misterioso “Ejército Islámico de Liberación de los ‎Sitios Sagrados” se atribuye la autoría de ambos atentados. Las autoridades estadounidenses ‎afirman que fueron cometidos por miembros de la Yihad Islámica egipcia como represalia por la ‎extradición de 4 de sus miembros. Pero las mismas autoridades estadounidenses acusan también a ‎Osama ben Laden de haberlos ordenado y el FBI emite contra él –finalmente– una orden ‎internacional de arresto.
- En 2000, una embarcación tripulada por suicidas estalla contra el casco del destructor USS Cole ‎en el puerto de Adén (Yemen). Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) reclama la autoría del ‎atentado, pero un tribunal estadounidense hace responsable a Sudán. ‎

Estos atentados tienen lugar mientras prosigue la colaboración entre Washington y los islamistas. ‎Y Osama ben Laden conserva su oficina en Londonistán hasta 1999. Situado en el barrio de ‎Wenbley, el Advice and Reformation Committee (ARC) se encarga simultáneamente de divulgar las ‎declaraciones de Ben Laden y de servir de tapadera a las actividades logísticas de al-Qaeda, tanto ‎en materia de reclutamiento como de pagos y adquisición de material. Entre sus colabores en ‎Londres se cuentan el saudita Khaled al-Fawwaz y los egipcios Adel Abdel Bary e Ibrahim Eidarus, 3 ‎individuos contra quienes existen órdenes de arresto internacionales y que, a pesar de ello, han ‎obtenido asilo político en Reino Unido. Arropado en Londres por la más completa legalidad, el ‎buró de Ben Laden publicará, en febrero de 1998, su célebre llamado a la Yihad contra los judíos y ‎los “cruzados”. Gravemente enfermo de los riñones, Ben Laden es internado, en agosto de 2001, ‎en el hospital americano de Dubai. Un jefe de Estado del Golfo me confirmó que él mismo visitó personalmente a Osama ben Laden en ese hospital, en su ‎habitación, donde la CIA estaba a cargo de su protección. ‎

6- Fusión de los dos “Gladio” y preparativos para Daesh

Siguiendo la misma lógica, la administración Bush atribuye a los islamistas los grandes atentados ‎del 11 de septiembre de 2001, en Estados Unidos. La versión oficial se impone, a pesar de que ‎contiene innumerables incoherencias. El secretario de Justicia sostiene que elementos islamistas ‎secuestraron varios aviones, aunque las compañías aéreas aseguran que ninguno de los ‎sospechosos se hallaba a bordo de sus aeronaves. El Departamento de Defensa publicará un video ‎que muestra a Osama ben Laden atribuyéndose los atentados, a pesar de que él mismo los había ‎rechazado públicamente y de que los expertos en reconocimiento facial y vocal aseguran que el hombre que aparece en el video no es Osama ben Laden. De todas maneras, esos acontecimientos ‎sirven de pretexto a Washington y Londres para iniciar la “Guerra sin Fin” y atacar a sus antiguos ‎aliados: los talibanes, en Afganistán, y el Irak de Saddam Hussein. ‎

Osama ben Laden, que padecía una insuficiencia renal crónica, muere el 15 de diciembre de 2001, ‎como consecuencia de un síndrome de Marfán. Un representante del MI6 asiste a su funeral en ‎Afganistán. Posteriormente, varios individuos más o menos físicamente parecidos a Ben Laden ‎aparecerán en distintos momentos para hacer creer que sigue vivo. Entre ellos se cuenta un sujeto ‎que será asesinado por Omar Sheik en 2005, según la primer ministro pakistaní Benazir Bhuto. ‎

En agosto de 2002, el MI6 organiza en Londres una conferencia de la Hermandad Musulmana ‎sobre el tema “Siria para todos”. Los oradores desarrollan la idea de que Siria vive bajo la opresión ‎de la secta de los alauitas y que la única libertad verdadera es la que ofrece la Hermandad ‎Musulmana. ‎

Después de Sayyed Qutb y de Abu Mussab “El Sirio”, los islamistas se dotan de un nuevo estratega: ‎Abu Bakr Naji. En 2004, este personaje, que parece no tener existencia anterior, publica en ‎internet Management of Savagery, una teoría del caos (“La Administración de la Barbarie”) [6]. ‎Aunque algunos dicen reconocer el estilo de un autor egipcio, el texto parece más bien haber sido ‎redactado en inglés, adornado después con numerosas y redundantes citaciones coránicas y ‎finalmente traducido al árabe. La palabra “Barbarie” que aparece en el título no es una referencia ‎al uso del terror sino al regreso al estado natural anterior que existió antes de que la civilización ‎creara el Estado. Se trata de retrotraer la Humanidad al momento en que “El hombre es el lobo del ‎hombre”. La estrategia del caos se resume en 3 fases:‎
- Primero, desmoralizar al Estado y extenuarlo atacando sus puntos más vulnerables. Para ‎ello se escogerán blancos secundarios, a menudo sin interés real, pero fáciles de destruir y ‎dispersos. El objetivo es dar la impresión de que existe una sublevación generalizada, una ‎revolución.‎
- Segunda fase: cuando el Estado se haya retirado de las zonas rurales y periféricas, habrá ‎que conquistar ciertas zonas y administrarlas. Se utilizará la sharia para marcar el paso a ‎una nueva forma de Estado. Durante esta etapa habrá que establecer alianzas con todo el ‎que se oponga al Poder, y habrá que armar a esos aliados. Se pasa entonces a una guerra de ‎posiciones.
- Tercera fase: proclamación del Estado Islámico. ‎

Como puede verse, todo esto tiene mucho que ver con la ciencia militar contemporánea. Se ‎concede gran importancia a las operaciones sicológicas, principalmente al uso de la violencia ‎espectacular. En la práctica, esta estrategia no tiene nada que ver con una revolución sino con la ‎conquista de un país por potencias externas, ya que supone una gran inversión de fondos. Como ‎siempre sucede con la literatura subversiva, lo más interesante es lo que no se dice o lo que se ‎menciona sólo de forma incidental:‎
- La preparación de las poblaciones para que acojan a los yihadistas supone la construcción ‎previa de una red de mezquitas y de obras sociales, como se hizo en Argelia antes de la ‎guerra “civil”.‎
- Para la realización de las primeras operaciones militares es necesario un armamento que ‎habrá que importar previamente. Pero lo más importante es que los yihadistas no tendrán ‎después ninguna posibilidad de obtener armas, y menos aún de conseguir municiones. Por ‎lo tanto, tendrán que contar con apoyo externo.
- La administración de las zonas conquistadas implica disponer de altos funcionarios con ‎formación previa, como los de los ejércitos regulares encargados de “reconstruir ‎Estados”.‎
- Para terminar, la guerra de posiciones supone la construcción de grandes infraestructuras, ‎lo cual exigirá grandes cantidades de material de construcción y la participación de ‎ingenieros y arquitectos. ‎

El hecho mismo de que adopten como suyo este “tratado” demuestra que los islamistas se ‎disponen a seguir desempeñando un papel militar al servicio de potencias externas, pero ya para entonces a muy ‎gran escala. ‎

En 2006, los británicos solicitan al emir qatarí Hamad que ponga su canal de televisión panárabe –‎Al-Jazeera– al servicio de la Hermandad Musulmana [7]. El libio ‎Mahmud Jibril, el mismo que enseñó a la familia real de Qatar cómo utilizar el lenguaje democrático, ‎recibe la tarea de introducir poco a poco a sus compañeros de la cofradía en el canal y crear ‎canales en lenguas extranjeras –en inglés y posteriormente en bosnio y turco– así como un canal ‎para niños. El predicador Yussef al-Qaradawi se convierte en “consejero religioso” de Al-Jazeera. ‎Por supuesto, Al-Jazeera divulgará y confirmará la autenticidad de las grabaciones de audio y los ‎videos de los diferentes “Osama ben Laden”. ‎

Durante ese mismo periodo, las tropas de Estados Unidos que ocupan Irak enfrentan una rebelión ‎que va generalizándose. Después del estado de abatimiento que los había embargado ante la ‎rapidez y brutalidad de la invasión (técnica de “Shock and awe” o “Shock y pavor”), los iraquíes se ‎organizan para la resistencia. El embajador de Estados Unidos en Bagdad y más tarde director de ‎la Inteligencia Nacional, John Negroponte, propone vencer esa resistencia dividiendo a los iraquíes ‎de manera que su cólera se vuelva contra ellos mismos, o sea transformando la resistencia contra ‎la ocupación en guerra civil. ‎

John Negroponte es un experto en operaciones secretas: participó en la Operación Fénix (Phoenix) ‎en Vietnam, organizó después la guerra civil en Salvador y la Operación Irán-Contras en Nicaragua, ‎antes de provocar el derrumbe de la rebelión en el estado mexicano de Chiapas. En Irak, ‎Negroponte acude a uno de los hombres que trabajaron con él en Salvador: el coronel James ‎Steele. Le confía la tarea de crear milicias iraquíes sunnitas para utilizarlas contra los chiitas y ‎milicias chiitas para lanzarlas contra los sunnitas. Steele recurre a los islamistas para crear la ‎milicia sunnita. Partiendo de al-Qaeda en Irak, Steele arma una coalición tribal, el Emirato Islámico ‎en Irak (el futuro Daesh), utilizando como cobertura la Policía Especial (la “Brigada de los Lobos”). ‎Para aterrorizar a las víctimas y sus familias, entrena a los elementos del Emirato Islámico en el ‎uso de la tortura, según los métodos de la tristemente célebre Escuela de las Américas y de la ‎Political Warfare Cadres Academy de Taiwán, donde él mismo fue profesor. En unos meses, una ‎nueva oleada de horror cae sobre los iraquíes y los divide en base a sus creencias religiosas. Más ‎tarde, cuando el general David Petraeus toma el mando de las tropas estadounidenses en Irak, ‎designa al coronel James H. Coffman para que trabaje con Steele y le rinda cuentas a él sobre la ‎operación, mientras que Brett H. McGurk rendirá cuentas directamente al presidente de Estados ‎Unidos. Los principales jefes del Emirato Islámico son reclutados en el campo de internamiento de ‎Bucca, pero se les aplica un tratamiento especial de acondicionamiento en la cárcel de Abu Ghraib, ‎siguiendo los métodos de “lavado de cerebro” de los profesores Albert D. Biderman y Martin ‎Seligman. Todo el proceso es supervisado desde Washington por el secretario de Defensa, ‎Donald Rumsfeld, de quien Steele depende directamente. ‎

En 2007, Washington informa a la Hermandad Musulmana que va a derrocar los regímenes laicos ‎del Medio Oriente, incluyendo los de sus aliados, y que debe prepararse para ejercer el poder. La ‎CIA organiza alianzas entre la cofradía y varios partidos y personalidades laicas de todos los países ‎de la región. Al mismo tiempo, la propia CIA conecta entre sí las dos ramas del “Gladio”, creando ‎vínculos entre los grupos neonazis occidentales y los grupos islamistas orientales. ‎

Esas alianzas resultan a veces poco afortunadas. Por ejemplo, durante la “Conferencia Nacional ‎de la Oposición Libia”, en Londres, la Hermandad Musulmana sólo logra reunir en torno a sí misma ‎el Grupo Islámico Combatiente en Libia (GICL, al-Qaeda en Libia) y la cofradía wahabita de los ‎Senussi. La plataforma programática prevé el restablecimiento de la monarquía y convertir el islam ‎en religión de Estado. Más convincente resulta la constitución, en Berlín, del Frente de Salvación ‎Nacional, que oficializa la unión entre la Hermandad Musulmana y el ex vicepresidente sirio Abdel ‎Halim Khaddam.‎

El 8 de mayo de 2007, en Ternopol, este de Ucrania, grupúsculos nazis e islamistas crean un ‎‎“Frente Antiimperialista” para luchar contra Rusia. Organizaciones de Lituania, Polonia, Ucrania y ‎Rusia participan en el encuentro, como los separatistas islamistas de Crimea, Adigueya, ‎Daguestán, Inguchetia, de Kabardino-Balkaria, de Karachayevo-Cherkesia, de Osetia y Chechenia. ‎Al no poder participar personalmente en el cónclave, debido a las sanciones internacionales contra ‎su persona, Doku Umarov, el personaje que abolió la República de Chechenia para proclamar el ‎Emirato Islámico de Ichkeria, envía un texto escrito que será leído a los participantes. El presidente ‎del “Frente Antiimperialista” contra Rusia será el nazi ucraniano Dimitro Yarosh, quien habrá de ‎convertirse, durante el golpe de Estado de Kiev –en febrero de 2014– en secretario adjunto del ‎Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania.‎

En mayo y junio de 2007, el ejército nacional del Líbano inicia el asedio al campamento palestino ‎de Nahr el-Bared, donde se han atrincherado miembros del grupo Fatah al-Islam. Los combates ‎duran 32 días y cuestan la vida a 76 soldados libaneses, de los que una treintena son decapitados. ‎

En 2010, la Hermandad Musulmana organiza la “Flotilla de la Libertad”, a través del IHH turco. ‎Oficialmente, la Flotilla va a tratar de romper el bloqueo israelí contra Gaza y llevar ayuda ‎humanitaria a la población de ese territorio palestino [9]. En realidad, el barco ‎principal de la flotilla cambia de bandera durante la travesía y la prosigue bajo el pabellón ‎turco. Entre los militantes no violentos que viajan en la flotilla se han infiltrado numerosos espías, ‎como el agente irlandés de la CIA Mahdi al-Harati. El primer ministro israelí Benyamin Netanyahu ‎cae en la trampa que le tiende Estados Unidos y ordena el abordaje en aguas internacionales. Bajo ‎la mirada burlona de la Casa Blanca, el mundo entero condena este acto israelí de piratería. ‎Después de haber entregado armamento a los yihadistas en Afganistán y de haber respaldado la ‎creación del Hamas contra la OLP de Yaser Arafat, Israel se había vuelto en contra de los islamistas ‎en 2008 y los había bombardeado, al igual que a la población de la franja de Gaza. Con el ‎escándalo internacional de la flotilla, Netanyahu paga por haber emprendido la operación “Plomo ‎Fundido”, con el concurso de Arabia Saudita y a pesar de la oposición de la Casa Blanca. Cuando ‎Israel acaba liberando a los participantes de la “Flotilla de la Libertad”, la prensa turca muestra al ‎primer ministro Recep Tayyip Erdogan visitando en un hospital a Mahdi al-Harati.‎

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario