Internacionales Politica

Pasos que el gobierno bolivariano no se ha propuesto dar

Written by Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

Difícilmente el gobierno bolivariano de Venezuela pueda vencer la maquinaria propagandística del gobierno de los Estados Unidos, la cual viene siendo utilizada mundialmente para la propagación de noticias falsas, informaciones adulteradas, datos producto de la invención inmoral e inescrupulosa orientada a vencer al enemigo mediante imágenes audiovisuales que circulan por Internet las 24 horas del día.

Podría decirse que una de las herramientas fundamentales de la guerra hibrida de las potencias occidentales, y particularmente de los EU, contra los países que pretenden levantarse en contra de la hegemonía imperial y de la explotación capitalista en África, Asia y América Latina, es la tecnología de la información y los grande medios de comunicación mundial, fabricantes empedernidos de noticias falsas (fake news), orientadas a dominar la espiritualidad y el sistema mental de los pueblos oprimidos del mundo.

Los antecedentes de situaciones como estas son ampliamente conocidos, incluyendo los desmanes, invasiones, agresiones e intervenciones durante el siglo XIX, el XX y parte de lo que llevamos en el siglo XXI. Durante todo este tiempo aplicaron fielmente la Doctrina Monroe “América para los americanos” y redujeron a América Latina al patio trasero del continente. Desde el asesinato de Madero en México, pasando por Patrice Lumumba, en la República de El Congo (1960), hasta Gadafi; desde Jacobo Arbenz hasta Hussein, etc. Y con estos métodos violentos y usurpadores la camarilla criminal de Trump pretende apropiarse de los recursos naturales de los países pobre del tercer mundo y mantener a la humanidad en un mundo unipolar perverso.  

La oposición venezolana, carente de escrúpulos y de moral, no le importa para nada que Venezuela perezca como nación y como Estado; trabaja en una descarada ambición para convertir a Venezuela en un Estado satélite, aliada a los EU, para entregarle graciosamente los recursos naturales de la nación bolivariana. Se trata de una conducta infame de robo y piratería totalmente descarada: robo del oro, del petróleo, del gas, de la riqueza natural; saqueo de empresas estatales internacionales y de sus capitales y fondos de inversión multimillonaria.

Con el grupo criminal que acompaña a Trump (Bolton, Pence, Pompeo, Abrams, etc.) el mundo observa la rapiña y la piratería de los EU en el nombre de la “democracia” republicana, de los Derechos Humanos universales, de la “ayuda humanitaria”, y del respeto al orden legal constitucional.

La camarilla ladrona de Trump, cuyos honorables componentes hemos mencionado más arriba entre ellos el satánico Bolton, solamente pueden ser neutralizados en su accionar violento, no mediante un modelo político de sumisión y arrodillamiento, sino mediante un modelo estratégico que combine los sectores menos malignos de oposición, los partidos de izquierda (socialista y comunista), la capacidad de una maquinaria de información, cuatro millones  de civiles armados y entrenados en todo el territorio nacional, preparados para defender los recursos naturales, su soberanía, la paz y la tranquilidad.

Todo este accionar debe incluir la declaración de “República socialista”, con fundamentos en el anticapitalismo, la revolución y la autodeterminación de los pueblos. Fundamentalmente en este momento en que las relaciones con los EU se han reducido casi a cero; debiera el gobierno venezolano nacionalizar el patrimonio de los bancos, estructurar la minería de acuerdo a los fines venezolanos; reestructurar el transporte y las telecomunicaciones a los fines de un mejor servicio al pueblo venezolano.

Se impone la desprivatización y el desarrollo de una economía estatal; el desarrollo de un ejército moderno para una guerra moderna si fuera necesario. La declaración de autonomía y socialismo debe incluir un pronunciamiento previo de la Asamblea Constituyente sometiendo a la justicia al fantoche Guaidó y su camarilla sin pueblo, traidora y renegada, y llevarlo a la justicia constitucional para privarlo de su libertad y someterlo a juicio ante jueces de instrucción especiales designados por la Asamblea Constituyente.

De igual modo, convocar un referéndum para que diga el pueblo si llamar o no a un proceso electoral nacional para la confirmación o disconfirmacion del presidente Maduro como responsable del Poder Ejecutivo, con mandato de la Asamblea Constituyente para apoderar los tribunales internacionales para que ordenen la devolución de 31 toneladas de oro que tiene retenidas el banco de Inglaterra, incluyendo el oro que entregó Deustche Bank a dicho banco.

Los tribunales internacionales también tendrán que evacuar sentencias en devolución del capital y las infraestructuras de la empresa venezolana en los EU, a saber, Citgo, S.A., incluyendo siete mil millones de dólares que han sido saqueados y robados descaradamente a Venezuela.

El gobierno legítimo de Venezuela ha sido sorprendido por las extremas iniciativas de EU, que jamás pensó que podían cometerse. El gobierno venezolano confió en el imperialismo norteamericano, más de un millón de veces denunciado al mundo por el pensamiento sagaz de Fidel Castro y Hugo Chávez.

No se preparó para una guerra moderna, lo cual debió iniciar inmediatamente después de los dos decretos que dictara el gobierno de Washington, en ese entonces 2014 presidido por el Premio Nobel de la guerra, Barack Obama. Tampoco organizó millones de milicianos y milicianas, un ejército popular preparado para defender el territorio y las fronteras en contra de cualquier agresión imperialista secundada por Francia, Canadá e Inglaterra.

No estableció bases militares provisionales de aliados como China, Rusia y otras potencias regionales. Tampoco sacó su oro y sus fondos multimillonarios de los bancos de los EU, Alemania e Inglaterra. Al contrario, mantuvo empresas estatales comerciales en los EU y permitió que el 90% del capital privado en capital social le dejará solamente al interés público del estado venezolano un 2% patrimonial. Algo totalmente insólito que después de 20 años solamente se explica por la timidez o el miedo a las cúpulas imperialistas de los EU

Pero no solamente eso, sino que ha permitido en 20 años la vigencia y acción de las empresas capitalistas privadas a lo largo y ancho de la economía del país. Nunca planteó la conversión del capital privado en capital público a razón de un 51%  accionario a favor y en propiedad del Estado venezolano.

Fundamentalmente en las industrias estratégicas de la economía nacional, no estableció la raya de Pizarro en un mundo de enemigos internos y externos; en consecuencia, no se proveyó de asistencia de la inteligencia militar de muchos aliados en el mundo, y se contentó con ser un Estado capitalista, clientelista y populista, sin cuidarse, como intentó hacerlo Hugo Chávez muchas veces, de la sombra de tantos enemigos perversos provenientes de una oposición bastarda y de las entrañas del imperio EU, que tiene 100 años detrás del petróleo venezolano y de muchas otras naciones, por las cuales ha asesinado presidentes venezolanos.       

Ha perdido mucho tiempo el gobierno bolivariano en organizar y preparar militarmente, con armas modernas para una guerra moderna, a más de cuatro millones de civiles o milicianos, para que la pandilla criminal EU dedicada a la piratería sepa que no es un asunto de palabra, sino de acción y realidades; asunto de defensa  del territorio, de las riquezas naturales; de defensa de la soberanía y de la autodeterminación de los pueblos, al tiempo que conjuntamente debió solicitar el apoyo de todos los pueblos del mundo, incluyendo el pueblo de los Estados Unidos.

La ambivalencia del gobierno venezolano ha permitido la sobrevivencia del capitalismo en Venezuela, de los medios de comunicación, de los bancos, de la industria, del comercio, en total constituye un formidable enemigo que hoy el gobierno bolivariano no puede controlar, que hoy se hace muy cuesta arriba defenderse un gobierno asediado y cercado por los EU y sus satélites y gendarmes.

La ambivalencia no debe impedir el establecimiento de bases militares provisionales a diez años con China y Rusia. Se han perdido 20 años y ha faltado superar los marcos del populismo, de la palabrería fácil y de la no organización de las masas en ejércitos populares.

Actualmente, el objetivo estratégico de los EU y sus aliados occidentales es continuar derrumbando gobiernos progresistas y controlar totalmente todos los recursos de América Latina, Asia y África, restringiendo la influencia y la presencia de Rusia y China y sus aliados; y volviendo al mundo unipolar en donde predomine el poder de las compañías transnacionales de los grupos hegemónicos capitalistas de EU, que pretende volver así a un Continente latinoamericano arrodillado, explotado y desgraciado, un continente que continúe constituyendo la letrina de los países hegemónicos, particularmente los EU.                            

En ese contexto, la oposición se apoyó entonces en el imperialismo, cosa que el gobierno bolivariano sabía muy a fondo, pero no tomó las medidas históricas  necesarias y fundamentales para fortalecer el Estado socialista, que debió ser creado y modelado con la estrategia comunicacional interna y sobretodo, externa; y de los intereses del pueblo venezolano que hoy seria parte activa de la historia de la República Socialista Venezolana (RSV).     

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Deja un comentario