Nacionales Politica

In memoriam de Lipe Collado (32)

Written by Debate Plural

Y ahora ¿quién podrá salvar al PRD?

Lipe Collado (Hoy, 10-1-14)

Cada cierto lapso de tiempo –no necesariamente estancos fijos- el país entra en un periodo de crisis mayor que la que padece en su día a día. Esas sacudidas económicas y sociales nos recuerdan que somos una nación pobre habitada por una mayoría de pobres, una minoría de mal acomodados y una fracción minúscula de ricos. La mayoría de los primeros suele vivir la ilusión de ser habitantes pobres pero acomodados  y los segundos de ser acomodados en una nación rica.

Tal vez la ilusión les venga de que estamos a tres horas de vuelo de la ciudad líder de la nación que es la potencia económica mundial, desde donde se ha construido un importante puente monetario con el envío regular de dólares, y de años pretéritos cuando las proyectivas de riquezas de las naciones se anunciaban a partir de la fertilidad de sus suelos y su posible explotación, pero ha venido a resultar que la casi infinita revolución tecnológica y científica en las naciones ricas abrió otro abismo económico entre ellos y nosotros: esa revolución creó otros tipos de riquezas y definió nuevos tipos de pobrezas y de ciudadanía.

Los cambios materiales, intelectuales y síquicos provocados por la revolución tecnológica y científica imparable han implicados perfiles de ciudadanía muy diferentes a las del pasado en las nuevas generaciones y ha obligado a adaptarse a lo más avanzado de las generaciones maduras y más allá. El quehacer político tradicional ha sido de lo más afectado, arrojando inadaptaciones conductuales y de lenguaje y provocando fragmentaciones y estancamientos. Como  si muchos se divorciaran del verdadero país político y sus nuevos perfiles.

Las imágenes dominantes de los partidos políticos dominicanos se ven reflejadas en ese proceso, al que pareciera acomodarse y salir ganancioso el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con un liderazgo de maduros y de nuevas generaciones, dueño de un accionar, de conocimientos y de un lenguaje encajado en los nuevos perfiles de ciudadanía.

El más perdidoso ha sido el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) porque su liderazgo institucional y no institucional se presenta fosilizado, encajado en el pasado, y, por lo tanto, desubicado de los nuevos perfiles ciudadanos. Como que siguen en los años pre computadora, algo así como decir en el ayer de alguien que seguía en “la época prehistórica”.

El dirigente perredeísta Ramón Alburquerque, un actor político sobre capacitado que acciona y habla dentro de los nuevos perfiles ciudadanos, se lamentó recientemente de que en las reuniones de su grupo de la disidencia interna del PRD nunca se ha planteado un plan de estrategia que pueda conducirlos a una solución razonable de la crisis creciente de su partido. He ahí que podríamos decir que se conducen al estilo del marginado político.

Supuró por la herida. Como que sabe lo que yo sé: que hasta en el lenguaje están en la prehistoria política. Cuando hablan o escriben están entrampados en no más allá de tres ideas y 40 palabras -¿exagero?-, y como con estas expresan todo su pensamiento, entonces ¡cuán corto piensan!

La otra facción, la institucional, que va creciendo y desplazando poco a poco a sus contestatarios, también se mueve en estancos conceptuales constreñidos, aunque pareciera manejarse dentro de los nuevos perfiles ciudadanos, al tenor de lo que se esperaría de lo institucional. Parecen más merecedores de dirigir el PRD que los dirigentes “afuereados”.

¿Cómo es posible que el PRD acelerara su proceso de confrontación ríspida, principalmente el sector disidente, en momentos en que el PLD desarrolla un proceso interno modélico de cara al público en perfecta conjunción con los nuevos perfiles ciudadanos? ¿Acaso las dos partes no visualizaron la necesidad de un “petit” acuerdo transitorio que evitara la relevancia de dos imágenes diametralmente dispares: la de un PLD que se presenta merecedor de seguir gobernando y la de un PRD que se presenta merecedor de seguir fuera del poder político formal?

El 25 de abril de 2004, con motivo de un seminario político organizado por los amigos Hatuey De Camps y Franklin Franco Pichardo, hube de agotar un turno bajo el título de Diagnóstico y Reflexiones Sobre la Comunicación y la Imagen Pública de los Partidos Políticos, en el que casi imploraba al cielo político para que el PRD se salvara de un proceso de anemia política evidente.

“Hay que salvar al PRD de una aproximación a una hecatombe política que podría impedirle volver al poder en 20 años”, dije en aquel ayer de 10 años atrás –menos 3 meses y 14 días. “Para esto es necesario abocarse a la reconstrucción de sus verdaderas imágenes positivas. Debe imponerse un cúmulo de imágenes reales a partir de que el PRD se asuma como realmente revolucionario y esto es sólo posible si lo dirigen personas de principios revolucionarios. El PRD es el producto de más de una generación de revolucionarios, cuyas vanguardias se asumían representantes del pueblo y se sacrificaban por sus representados al tiempo que les daban un ejemplo moral”.

Al día de hoy siguen en las mismas. A veces dan vueltas circulares tratando de morderse el rabo político al culpar al PLD o a Leonel Fernández o a Danilo o al Tribunal Superior Electoral de su permanente división, aunque sin partición formal por el momento. Lo acontecido es el fruto de sus hechos pasados y presentes antes que del accionar de extraños que actúan correctamente en términos políticos al aprovecharse de las facilidades que proveen sus confrontaciones.

Los viejos dichos de que “el PRD unido jamás será vencido” y de que “sólo el PRD derrota al PRD” han quedado en las cajas de resonancias de la época de la prehistoria política partidaria. Ahora lo que prima entre ellos es “el PRD jamás será unido” y “sólo el PRD le gana al PRD”, y como “ca’ cual e ca’ cual”, “ca’ cual” se cree el PRD, entonces un PRD derrotará al otro PRD, el que a su vez contribuirá a que derroten al “ca’ cual” que lo derrotó.

En fin, que de dividido ha pasado a separado y de separado pasará a “partido por casi la mitad”… porque eso que llaman PRD ya no lo recompone nadie. Ni siquiera Dios, que los crió, ni mucho menos el Diablo, que los juntó… de pura maldad. ¿Exagero?

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario