Internacionales Politica

A 45 años del golpe de Estado en Chile, algunas interrogantes para la izquierda uruguaya

Written by Debate Plural

Carlos Flanagan (Rebelion, 13-9-18)

 

Este 11 de setiembre recordamos una vez más la aciaga mañana en que se llevó a cabo el artero golpe de Estado de carácter fascista contra el gobierno constitucional de Chile y su Presidente, el Dr. Salvador Allende, que asumiera el 3 de noviembre de 1970.

Pero más allá de la justa recordación del hecho como tal, es conveniente y necesario –máxime teniendo en cuenta el paso del tiempo y las nuevas generaciones que no vivieron los hechos- hacer un breve repaso de todo el proceso político del período.

El triunfo de Allende y “la vía chilena al socialismo”

Fue una experiencia que nos marcó fuertemente a toda la generación de jóvenes militantes de fines de los años 60 y principios de los 70.

Luego de tres derrotas como candidato presidencial (1952, 1958 y 1964) es elegido candidato por la Unidad Popular – coalición conformada en 1969 por los partidos Socialista, Comunista, Radical, Social Demócrata, MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria) y API (Acción Popular Independiente).

Era la primera vez que triunfaba por la vía electoral un candidato marxista que sostenía la tesis de la posibilidad de un pasaje gradual del capitalismo al socialismo; lo que se dio en llamar “la vía chilena al socialismo”.

Los pilares de esta transición fueron:

  1. la nacionalización de empresas consideradas estratégicas, aplicando un viejo decreto de 1932, nunca derogado, que establecía que si una empresa detenía su producción, el Estado podía intervenirla para ponerla en funcionamiento. La más importante fue la nacionalización del cobre y la expropiación sus dos principales empresas: la Anaconda y la Kennecott, con el pago de una indemnización a la que se le restarían las utilidades excesivas basadas en el pago de bajísimos impuestos desde 1955. El resultado fue que no se les pagó nada y por el contrario, las empresas terminaron con deudas millonarias con el Estado.
  2. la compra de acciones de otras que eran sociedades anónimas, mediante la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO).
  3. La reforma agraria, utilizando la ley de Eduardo Frei y aprovechando ciertos vacíos legales que permitieron la toma de tierras y expropiación de fondos por parte de la Corporación de la Reforma Agraria (CORA).

La acción del imperialismo

Documentos desclasificados indican que ya desde 1962 la CIA aportó 2,6 millones de dólares a la campaña electoral de Frei DE 1964 y 3 millones más en propaganda contra el candidato Allende de la coalición Frente de Acción Popular (FRAP).

Es sabida la furia del Presidente Nixon cuando le pidió a su Secretario de Estado Henry Kissinger que “hiciera gritar” a la economía chilena a fin de desestabilizar el gobierno de Allende.

Son bien conocidos los sucesos del 11 de setiembre, el bombardeo y asalto a La Moneda, el discurso final de Allende en radio Magallanes previo a que acallaran su emisión, su resistencia hasta las últimas consecuencias y su muerte.

Aprender de los errores

El estudio crítico de la Historia desde el punto de vista materialista es un instrumento imprescindible para extraer enseñanzas que nos guíen de la mejor manera posible en el accionar presente y nos permitan avanzar en las definiciones que caractericen los lineamientos principales del futuro que anhelamos.

Salvador Allende ha sido y es un ejemplo ético de convicción revolucionaria en llevar adelante hasta sus últimas consecuencias, las ideas en las que creía firmemente; lo que no quita en absoluto la posibilidad de hacer un análisis crítico de los hechos.

Viendo en retrospectiva el proceso de su gobierno, podríamos señalar en primer término que a nuestro juicio, y con todo respeto a su figura, un error fue caer al principio en lo que podríamos denominar cierto “fetichismo de la Constitución”; es decir considerar que ningún sector de la burguesía se atrevería a violar sus propias normas democráticas.

En realidad la burguesía cuando fue la clase revolucionaria enfrentada al orden feudal, estableció a partir de la Revolución Francesa, el Estado moderno regido por normas que nos llegan hasta hoy (que conforman la democracia burguesa).

La visión materialista de la Historia nos debería hacer ver que la burguesía transformada en clase dominante, no trepidará si es menester en romper las reglas de juego por ella creadas, a fin de mantener su hegemonía de clase.

En segundo lugar el golpe de Estado sirvió para que Chile fuera la primera experiencia de laboratorio en la aplicación del neoliberalismo, y la antesala de los siguientes en la región; única manera de aplicar a sangre y fuego contra toda resistencia popular la estrategia global neoliberal.

Debemos señalar el descarado papel conspirador jugado -desde la asunción del gobierno de la Unidad Popular- por los medios masivos de comunicación; encabezados por el diario El Mercurio, pero que comprendía además un sinnúmero de programas de radio y televisión (recuerdo haber leído en febrero de 1973 en Santiago, propaganda en diarios que llamaban lisa y llanamente a “barrer con la UPeste”).

Asimismo la complicidad de la democracia cristiana y la acción directa de grupos de ultra derecha como el paramilitar “Patria y Libertad”.

Especial mención merece el boicot planificado de los empresarios camioneros organizados en la Confederación de Sindicatos de Dueños de Camiones, “auto convocados” (y financiados por la CIA con casi 2 millones de dólares), jugados a crear un clima de zozobra pública que desestabilizara al gobierno, generando un gran desabastecimiento de productos básicos de alimentación y limpieza.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario