Internacionales Politica

Crónicas sobre la izquierda de AL

Written by Debate Plural

El mayor logro de este Foro de Sao Paulo es que no se produjo una fractura de la izquierda y se pudieron concertar acciones para relanzar a estas fuerzas, de manera que se pueda contrarrestar la arremetida neoliberal y desestabilizadora sobre los procesos populares que tienen lugar en varios países de la región.

El encuentro contó con la presencia de los presidentes Nicolás MaduroEvo MoralesSalvador Sánchez Cerén, así como de los expresidentes Dilma Roussef Manuel Zelaya, entre otras personalidades y representantes de partidos y organizaciones políticas.

Asistieron más de 400 delegados de América Latina y el CaribeÁfricaAsia y Europa en la vigésimo cuarta edición del Foro, que regresó al país después de las citas de 1993 y 2001.

La búsqueda de la unidad de acción de las fuerzas de izquierda y de los sectores progresistas, centró los debates de la reunión y cobró vida con la cita de La Habana. La coincidencia de criterios en el abordaje de la complejidad del escenario regional, permitió consensuar la estrategia que se debe pautar en este enfrentamiento de los procesos de derechización.

La presencia del líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz, vibró en las labores de este significativo encuentro, en el cual se privilegió una sesión dedicada a resaltar el valor político y la vigencia de su pensamiento de genial estratega del antimperialismo. Se confirmó la acertada visión de Fidel al crear este foro de concertación, así lo reafirmo el presidente cubano Miguel Diaz-Canel cuando sentenció que «el ascenso de la derecha hace necesario volver al ideal integracionista de Fidel Castro» y reconducir la lucha para concretar un plan de acciones común y «realizable».

Si algo dejó claro para todos, los veteranos luchadores y para los más jóvenes, es que las tácticas desestabilizadoras han cambiado, pero persiguen el mismo objetivo de aquellos tiempos fundacionales: ahora no tan abiertas, se muestran más solapadas, pero el propósito de sepultar a procesos y a líderes populares se enmascara en poderes fácticos y en articuladas campañas mediáticas.

Los llamados golpes blandos se han diseñado como trajes a la medida por la derecha internacional, para demoler a gobiernos que le resultan molestos. Venezuela y ahora Nicaragua resultan tal vez los dos ejemplos más fehacientes de cómo se ha ido perfilando y perfeccionando esta estrategia.

Hoy los debates que proponen las transnacionales de la comunicación son la lucha gubernamental contra la corrupción, algo tan legítimo para cualquier gobierno o ciudadano común, pero con la pérfida intención de deslegitimar la imagen de líderes que gobernaron o están en el poder, para confundir y desviar la atención de las fuerzas que le pueden hacer oposición, amparados en instrumentos jurídicos que le hacen verdaderamente el juego para así desarmar con argumentos y supuestos hechos la unidad de las fuerzas de izquierda. Ya los ejemplos de la utilización de ese guion se han puesto en la escena.

El más significativo de los reclamos de este vigésimo cuarto encuentro, fue promover la solidaridad, bastión de la unidad, en particular para lograr la libertad de Lula da Silva. Así lo reafirmó en exclusiva para Cubahora la presidenta del Partido de los Trabajadores de Brasil Glesi Hoffmann. Lula lidera las intenciones de voto en Brasil de cara a las elecciones presidenciales del 7 de octubre y continúa en el corazón del pueblo.

El mejor epílogo de estas jornadas es la vigencia de este Foro y del reto a que llamara Fidel Castro hace 25 años: no cejar en la unidad de todas las fuerzas políticas y sociales del continente. Lo coincidente entre lo diverso le confiere a este Foro una sostenida actualidad. El camino hacia la próxima edición en Venezuela se encargará de reconfirmarlo.

En el taller Necesidad de la Unidad y la Integración latinoamericana y caribeña, el responsable de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio de Uruguay (FA), José Bayardi, advirtió que no hay otro camino para ‘enfrentar al enemigo’. Bayardi insistió en que los esfuerzos conjuntos de los sectores más progresistas deben darse tanto entre países como hacia el interior de los mismos.

Esa unidad tiene que tener su sustento en un programa capaz de recoger la realidad de cada lugar y los problemas a enfrentar, programa que después del debate y la negociación debe cumplirse con disciplina, subrayó en el Palacio de Convenciones de La Habana, donde se dan cita hasta mañana más de 430 delegados de América Latina, el Caribe, África, Asia y Europa.

Según el político uruguayo, no puede existir cabida dentro de la izquierda en los países para la subordinación de los intereses personales o sectoriales a los del conjunto.

Por su parte, el secretario general del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Medardo González, resulta de suma importancia la coordinación de las fuerzas de izquierda latinoamericanas, en un escenario de arremetida del imperialismo estadounidense y las oligarquías contra la integración.

Vemos acciones contra la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), así como a favor del intervencionismo de la Organización de Estados Americanos (OEA), denunció.

En el taller del Foro de Sao Paulo dedicado a la integración regional también intervino el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) Adán Chávez, quien alertó acerca de la ofensiva de la derecha y del gobierno estadounidense.

Necesitamos una unidad genuina de la izquierda y los sectores progresistas, con la participación de los movimientos sociales, señaló.

Mañana culmina el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, mecanismo anual de concertación creado en 1990, que regresó a Cuba después de las ediciones de 1993 y 2001.

La jornada final incluye una plenaria para abordar la vigencia del pensamiento del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, impulsor junto al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva del Foro.

El mecanismo creado en 1990, que agrupa a más de un centenar de fuerzas progresistas del continente, se reúne por tercera vez en la isla (1993 y 2001), en un escenario similar al que lo vio nacer hace casi tres décadas.

Impulsado por figuras políticas como el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro (1926-2016), y el expresidente y fundador del Partido de los Trabajadores de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el Foro surgió para dar respuesta desde la izquierda a retos como el derrumbe del campo socialista y las consecuencias del neoliberalismo.

Después de varios años con presencia de gobiernos de cambio y compromiso social en América Latina, la derecha ha regresado al poder en diversos países, en medio de una escalada de la agresividad de Estados Unidos, que demuestra la vigencia de la Doctrina Monroe y su proyecto hegemónico e intervencionista hacia la región.

Golpes de Estado, cruzadas legales y parlamentarias, protestas violentas disfrazadas de demandas populares y persecución política forman parte del arsenal de la derecha aupada por Washington.

Ante el desafío que esto implica, delegados evocan el llamado de Fidel Castro, lanzado hace 25 años, cuando La Habana acogió la cuarta versión del Foro de Sao Paulo.

‘¿Qué menos podemos hacer nosotros y qué menos puede hacer la izquierda de América Latina que crear una conciencia en favor de la unidad? Eso debiera estar inscrito en las banderas de la izquierda. Con socialismo y sin socialismo (…)’, sentenció entonces.

Precisamente la unidad es el tema que convoca a los participantes en el encuentro anual, que sesionará del 15 al 17 de julio en el Palacio de Convenciones de La Habana.

EXPECTATIVAS DESDE LA IZQUIERDA

A propósito de la edición 24 del Foro, Prensa Latina dialogó con representantes del pensamiento revolucionario y progresista de la región.

Para el politólogo argentino Atilio Borón la reunión se celebrará en un escenario de intensa contraofensiva imperialista, que tiene como blancos preferenciales producir el cambio de régimen en Venezuela, recrudecer aún más los torniquetes del bloqueo a Cuba y aislar al gobierno del presidente boliviano, Evo Morales.

Igualmente, argumentó, pretende plantar una cabeza de playa opositora en Nicaragua, así como avanzar en el retorno de Ecuador a la dominación norteamericana con reingreso de los militares de Estados Unidos a la base de Manta y en la ‘liberación’ de Julian Assange de la embajada de Quito en Londres, ‘lo que equivale a su sentencia de muerte’.

El Foro de Sao Paulo propiciará asimismo en La Habana una discusión fraternal y franca de los aciertos y errores de los gobiernos progresistas y de izquierda, para ratificarlos en los primeros y corregir los segundos, subrayó.

Por su parte, el secretario de Relaciones Internaciones del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Jacinto Suárez, insistió en la importancia de que partidos de izquierda y movimientos progresistas confluyan en la isla caribeña, por su ejemplo de resistencia en la lucha por mantener la independencia y la soberanía. El dirigente sandinista también resaltó la oportunidad que representa la reunión para promover la unidad de las fuerzas antineoliberales.

‘Esa unidad es clave para ganar’, advirtió.

De acuerdo con el coordinador internacional de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de La Humanidad, Pablo Sepúlveda, entre las estrategias deben estar: romper el cerco informativo y plantear una ofensiva que fracture aun más el sistema capitalista y reivindique el socialismo como un modelo de paz y justicia para todas y todos.

Sepúlveda opinó que el Foro de Sao Paulo debe procurar urgentemente un plan concreto para contener y contrarrestar la arremetida brutal por parte de las fuerzas de la derecha internacional, que no son pocas.

Respecto al papel de los jóvenes en las luchas por un mundo de justicia social, el dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, José Ángel Maury, resaltó la necesidad del protagonismo de los jóvenes.

Ellos tienen en sus manos el futuro de la región, que depende de su capacidad de fortalecerse y aportar al movimiento de izquierda en Latinoamérica, expresó.

Maury alertó que las nuevas generaciones son las más proclives a resultar manipuladas a favor de los intereses de la derecha, sobre todo desde los nuevos escenarios comunicacionales.

ESPEJO DE PRÃ’CERES LIBERTADORES

En entrevista con Prensa Latina el embajador de Bolivia en Cuba, Juan Ramón Quintana, calificó al Foro de Sao Paulo de un espacio deliberativo y democrático muy vigoroso, que mantiene encendida la llama de las ideas libertadoras de los grandes próceres de la independencia latinoamericana.

Quintana recordó a figuras clave de la emancipación regional como el venezolano Simón Bolívar y el cubano José Martí.

Según el diplomático, el encuentro de tres días permitirá advertir los enormes riesgos que enfrenta la región frente a la arremetida imperial de Estados Unidos, que ha dejado de lado todo escrúpulo en aras de lograr sus objetivos geopolíticos.

Al referirse a la situación existente, en particular a las cruzadas de la derecha, afirmó que no es momento de resignación, escepticismo o pesimismo.

Este es un momento que nos tiene que ayudar a multiplicar nuestras energías colectivas, sentenció Quintana.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario