Internacionales Politica

La izquierda debe reconstruir el significado de democracia

Written by Debate Plural

Elmer Pineda dos Santos (Rebelion, 18-7-18)

 

Las asignaturas pendientes de América Latina y la izquierda regional en la soberanía de los medios y las políticas comunicacionales, la mediatización de la política y el escenario de internet como una de las plataformas en que se soporta y expande el poder cultural, económico y político de la derecha y de Estados Unidos, fueron centro de análisis en la segunda jornada del XXIV Foro de Sao Paulo, que tiene lugar en La Habana.
El diálogo necesario entre movimientos y partidos 
En el encuentro entre los partidos de izquierda y los movimientos sociales y populares, el costarricense Jorge Coronado señaló que 10 plataformas regionales de América Latina, de diversos movimientos, de expresiones sindicales, de mujeres, de jóvenes iniciaron un diálogo con los partidos para ver cómo enfrentar esta contraofensiva, y cuál es la apuesta política de los sectores de izquierda y progresistas para enfrentar ese proceso más coordinadamente.

Coronado señala que no existe un diagnóstico común y hay diferencias de análisis entre los movimientos populares (con mayor cercanía con los territorios y las comunidades) y la izquierda política, ante procesos de este mecanismo neoliberal del capitalismo depredador que son diferentes a la práctica histórica que han planteado los partidos.

Los partidos no siempre logran leer todas las sensibilidades de grupos y comunidades locales; en muchos casos se quedan en la superestructura o no están leyendo los temas del momento. Por ejemplo, la lucha por una justicia fiscal en América Latina, donde las elites y las corporaciones extraen recursos y no pagan impuestos. La izquierda política no está abordando ese asunto, ni el de la deuda interna, no ya la externa, ni el extractivismo, añadió.

«Hay que establecer los diálogos: no es que los movimientos sociales tengamos la lectura integral correcta, sino analizar cómo complementarnos, y hay una discusión fundamental que tenemos que hacer: la del asunto de la democracia, ya que la institucionalidad burguesa se ha tragado a una corriente importante de la izquierda que sigue la lógica de esa institucionalidad.

“Al final hay que volver a reconstruir el concepto de democracia –que no es sólo elecciones y acceder al parlamento- desde una mirada de la izquierda, y hoy es más evidente que eso no existe”, indicó Coronado, quien agregó que la izquierda se ha centrado en esa superestructura de representación política. «Sólo e rompe con la arremetida neoliberal articulando desde abajo”, concluyó

Varios delegados se sumaron al reclamo de acercarse a las nuevas reaklidades, con sensibilidades distintas y propuestas como los movimientos LGTBI, los jóvenes que ahora se definen autoconvocados en muchas luchas, las mujeres y la nueva lógica de identidad de género. Son enfoques que van construyendo el discurso de lógica democrática que va más allá de la tradicional de la institucionalidad superestructural que nos construyó la burguesía.

La juventud de izquierda no está perdida

El décimo Foro de Juventudes del Foro de Sao Paulo hizo un llamado a la unidad contra el enemigo común —el poder imperial, neoliberal, enajenante— para alcanzar la segunda y definitiva independencia en América Latina y el Caribe. Las más acuciantes y problemáticas realidades de la región y el futuro de la izquierda y de los movimientos populares, fueron analizadas por centenares de jóvenes reunidos en La Habana.

Diosvany Acosta, de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de Cuba señaló que «La cultura es un campo de batalla, en especial para los países que buscamos una alternativa, es un terreno de resistencia frente a las manipulaciones del imperialismo y las oligarquías nacionales, que buscan implantar una hegemonía imperial de su valores del mundo».

Indicó que es útil para EEUU ver una juventud descontenta, desmovilizada, ajena a sus realidades, que se convierte en terreno fértil para la desvinculación de esa generación con las pasadas e insistió en que en las cuestiones de la hegemonía cultural las nuevas tecnologías y los medios de comunicación juegan un papel vital, como «herramientas de dominación o herramientas para la liberación y descolonización. El objetivo es saber cómo utilizarlas».

Lla Juventud del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) puso en el tapete los golpes blandos, que se han configurado como una de las cartas de mayor uso de las agencias de inteligencias, en especial la CIA, para derribar los gobiernos inconvenientes para sus intereses. Si bien no son infalibles, ha tenido éxitos. Esta estrategia ha sido reiterada y perfeccionada en caso de Venezuela y recientemente en Nicaragua, señalaron.

La representante de la brasileña Unión de la Juventud Socialista, se refirió a la persecución política, que sufren los expresidentes Dilma Rousseuf y Luiz Inácio Lula da Silva. Planteó que el empleo de instrumentos jurídicos, la destrucción de la imagen del líder y el derrocamiento de las instituciones pueden confundirse con los debates de corrupción e impiden ver el golpe del imperialismo donde sí lo hay, y así se desarma a la izquierda y a la unidad, destacó.

la Juventud Comunista de Colombia (Juco) dialogó sobre el despojo y la aplicación de la Doctrina Monroe, la legitimación de las intervenciones militares y el peligro de ver la realidad fragmentada y no analizarla como un todo, mientras los dirigentes de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE), se refirieron a los retos de la educación y las organizaciones estudiantiles

La batalla cultural

La cultura como terreno en el que se libra una batalla entre la liberación y la enajenación de las mentes a nivel global fue debatido en la segunda sesión del XXIV Foro de Sao Paulo que se lleva a cabo en La Habana. El politólogo cubano Enrique Ubieta señaló que el imperialismo miente con impunidad. “No importa que al correr de los días se descubra la falsedades, la mentira permitió la acción deseada y dejó una huella en la conciencia de las masas”.

“La guerra que se nos hace”, añadió, “no es estrictamente de pensamiento, no es solo una batalla por la verdad, sino por la toma del poder y por su conservación”, y afirmó que la guerra de los revolucionarios sí debe ser de pensamiento y “demostrar a los potenciales lectores-espectadores-oyentes que los mensajes que ha recibido son trampas que explotarán en sus manos”.

Ubieta sostuvo que la izquierda no reparó en el siglo 20 ni en lo que va del 21 en la batalla cultural, que es probablemente la más difícil y a la vez decisiva, ya que no existe una sociedad nueva si una cultura nueva. “La ofensiva imperialista no se apoya en una reconquista del electorado, sino en actos criminales, golpes de estado judiciales, enjuiciamiento de líderes políticos y sociales”, señaló.

El venezolano Gustavo Borges, del grupo Misión Verdad, mostró su preocupación porque muchos intelectuales de izquierda a nivel internacional han sido penetrados por la propaganda occidental y desconocen la realidad de los gobiernos progresistas. Dijo que su país enfrenta una guerra no convencional sin precedentes, similar a la de las revoluciones de colores en Europa Oriental y la Primavera Árabe en Oriente Medio, y es uno de los pocos países del mundo que ha logrado resistirla gracias al apoyo popular.

Por su parte, el cineasta y político argentino, Tristán Bauer, destacó la importancia de abordar la cultura como parte del planteamiento estratégico de quienes apuestan por llevar adelante cambios sociales en sus países. “Entendemos los modelos neoliberales como modelos económicos, pero sin dudas el neoliberalismo es también un modelo cultural que crea subjetividades colonizadas”, añadió.

Criticó que se intente poner un signo negativo a los cambios llevados a cabo en América Latina en los últimos años y mostrarlos como “experiencias frustradas”. “Tenemos que reivindicarlos, aprender de las experiencias, tener una mirada crítica, pero saber que hemos avanzado en esta etapa como hemos avanzado en pocos momentos de nuestra historia”, dijo.

Varios participantes llamaron a articular arte, pensamiento e historia para construir cultura política y hacerlo desde las bases y señalaron que los intelectuales tienen que ayudar a sus pueblos a pensar”.

 

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario