Educacion Nacionales

El conocimiento gestionado desde la organización y la universidad (y 5)

CONCLUSIONES

 

En cada momento se ha gestionado lo que cada momento ha necesitado. La gestión del conocimiento comienza a desarrollarse en la última década del siglo XX como respuesta no a las necesidades de información organizacionales, sino como respuesta a la necesidad de creación de un nuevo enfoque que ayude a las organizaciones a ser competitivas, innovadoras, creativas, inteligentes, aprender, a tener conocimientos.

La gestión del conocimiento tiene como elemento más importante el recurso humano; debe entenderse como la creación de un ambiente que propicia el desarrollo de una cultura organizacional como única manera de poder transmitir el conocimiento a todos los miembros de la organización. Es la forma en que las organizaciones expresan su nivel o intensidad de inteligencia organizacional.
Una organización inteligente es la que es capaz de recibir y procesar información, crear conocimiento con ella y usarlo para la toma de decisiones de manera eficaz… ¿Cómo lo hace?
La gestión de conocimientos es el concepto bajo el cual la información se convierte en conocimiento activo y se hace disponible fácilmente, de modo utilizable por las personas que pueden aplicarlo.

Toda  organización  en  la  actualidad debe  de  preocuparse  por  gestionar  el conocimiento,  ya que debe  de  preocuparse  por  gestionar  el conocimiento,  ya que este capital intangible, en los últimos años ha ido aumentando dentro de las oportunidades de la generación, de nuevas tecnologías, competencia en sus productos, y un mejor funcionamiento en los procesos que realiza. La tarea no es fácil, ya que este cambio contrae cambios de mentalidades en los integrantes de la organización además de poder integrar la información y conocimientos que están en sus mentes plasmándolas en herramientas tecnológicas, como base de datos relacionales, para poder así, hacer uso de sus búsquedas de soluciones dentro de la organización.

Definitivamente la Gestión del Conocimiento es considerada como un proceso organizacional basado en la combinación sinérgica de: los Recursos Humanos, las tecnologías de la Información y las Comunicaciones y la Cultura Organizacional. Es un fenómeno que depende de la formación y conocimiento del individuo que se hace imprescindible en el proceso de creación de conocimiento, y que permite su generación, distribución, acceso y uso con el objetivo de formar organizaciones inteligentes, adaptables y, por tanto, competentes.

Tiene la universidad posibilidades de gestionar conocimiento, Von Krogh et ál. (2000) proponen que el conocimiento no se gestiona, sino que surge a partir de la «capacitación» que se brinda en las organizaciones para que creen condiciones para su producción. Pretenden con ello deslindar el concepto de gestión, con una larga tradición de modos de hacer centrados en el control, del concepto apropiado para gestionar el conocimiento. Para tal fin, proponen el término de capacitación o facilitación para el conocimiento. De esta forma intentan solventar la antítesis conceptual entre generar (propia del conocimiento) y controlar (propia del sistema clásico gerencial en las organizaciones), cuando se desean activar sistemas de gestión de conocimiento.

 

Una forma de generar conocimiento en la universidad como un trabajo basado en comunidades o micro comunidades de conocimiento, centros o grupos investigativos. Estos, al mismo tiempo, podrían vincularse con otras organizaciones para convertir esa generación en productos o servicios innovadores. El aspecto de transferencia de resultados de investigación de una organización a otra se manifiesta particularmente complejo, entre otros factores, por las variantes de interacción social necesarias en este punto entre entrega y recepción de conocimiento generado. Se considera una posibilidad para la universidad la complementariedad, que provee un sistema de facilitación universidad – sector externo (público y privado), que actúe en sinergia con las fases en las que se produce el conocimiento. La dificultad experimentada en este punto en particular da lugar a las propuestas de interface universidad-sector productivo, y es particularmente desarrollado por Gibbons et ál. (1997).

La Universidad debe propender reformas estructurales que resuelvan problemas de tecnología, globalización, acceso y participación; considerar nuevas formas de aprendizaje y formación de nuevos académicos; y acometer reformas organizacionales y de financiamiento, en otros términos, el papel de la Universidad debe ser visto dentro de un sistema de educación superior, como el centro de una red que interconecta todo el conocimiento.

De manera sucinta puedo señalar que en una sociedad basada en el conocimiento, el tratamiento, almacenamiento, intercambio y producción de conocimiento prevalece, y la Universidad; desde la perspectiva de su principal misión en cuanto a la producción, trasmisión y transferencia de conocimientos; puede y debe contribuir en la configuración de esa sociedad basada en el conocimiento, transformándose y evolucionando hacia un modelo de docencia-investigación donde se gestione el conocimiento orientado a fortalecer un sistema efectivo, sistemático y coherente de interacción entre la universidad y su entorno.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Araújo, A. (2000). Gestión del conocimiento, universidad y empresa. Bilbao: Centro para la Gestión del Conocimiento en la Universidad.

Atlbach, Ph. y otros  (2009). Trends in Global Higher Education. Tracking a Academic Revolution, Massachusetts: Boston College.

Bell, Daniel (1973): The Coming of Post-Industrial Society,   N.Y.: Basic Books.

Bueno, E. (2000). Gestión del conocimiento, aprendizaje y capital intelectual. Madrid: Club Intelect.

Bueno E. (2002): «Enfoques principales y tendencias en dirección del conocimiento», en: Gestión del conocimiento: desarrollos teóricos y aplicaciones. Cáceres: Ediciones: Ediciones La Coria.

 

Castells, Manuel (2000): The Network Society, Cambridge: Polity.

Crisosto, M. y Sanchis, F., Representación y métricas del conocimiento. Comunicación al Congreso de “Ingeniería del Conocimiento y Capital Intelectual». Madrid,  Mayo 2001.

 

Drucker, Peter (1969): The Age of Discontinuity, Londres: Heinemann.

 

Drucker, P. F. (1994). “La Innovación y el Empresario Innovador: La práctica y los principios”, México, Editorial Hermes, Tercera Reimpresión, p. 92-93.

 

Davenport, T (2001). Working Knowledge: Cómo las organizaciones manejan lo que saben. Buenos Aires: Pearson Educación. 256p.

 

Didriksson, A. (2000). La universidad de la innovación. Caracas: Iesalc-Unesco.

 

Gibbons, M., Limoges, C., Nowotny, H., Schartzman. S., Scott, P. y Trow, M. (1997). La nueva producción del conocimiento: la dinámica de la ciencia y la investigación en las sociedades contemporáneas. Barcelona:Pomares-Corredor.

 

Guédez, V. (2003). Aprender a emprender. De la gerencia del conocimiento a la ética de la sabiduría. Colección Temas gerenciales. Editorial Planeta Venezolana S.A.

Kerr, C. (1994). Higher education cannot escape history. Issues for the twenty-first century. New York: State University of New York Press.

 

López S, F (2005). Posibles escenarios mundiales de la Educación Superior. Revista Horizontes. Nro. 140. Perfiles Educativos. Vol. XXVII, núm. 109-110. PP. 140-165.

 

Huang, Kuan-Tsae. Calidad de la información y gestión del conocimiento. Madrid: AENOR, 2000.

 

Macllup, F. The Production and Distribution of Knowledge in the United States: Princeton: NJ.Princeton University Press. 1962.

Simon Nora, Alain Minc, La información de la sociedad, Fondo de Cultura Económica, 1980.

 

Muñoz, E – “Prólogo. Políticas científicas, innovación y conocimiento – Economía del conocimiento y la innovación. Nuevas aproximaciones a una relación compleja – 2008 – 8pp.

 

Nonaka, I. y Tackeuchi, H. “Proceso de creación del conocimiento”.[en línea] noviembre 1995. Disponible en: http://www.gestiondelconocimiento.com.

Nonaka, I.; Takeuchi, H. (1999). La Organización Creadora de Conocimiento. Oxford. México.

Ortiz M, P (2008). Valoración cualitativa del capital humano en la Universidad Pública. Tesis Administrativas, no publicado. Universidad Experimental Simón Rodríguez. UNERS. San Cristóbal. Venezuela. Presentada como requisito parcial para optar el grado de Doctor en Ciencias.

OCDE (2005). Manual de Oslo. Guía para la recogida e interpretación de datos sobre innovación (3.a ed.). Madrid: Grupo Tragsa.

Porat, Marc Uri. The information economy: definition and measurement. United

States : Department of Commerce, 1977. P 242.

Simon Nora, Alain Minc, La información de la sociedad, Fondo de Cultura Económica, 1980.

Suárez, R. 2009. Introducción, pp. 7-25, en: Suárez, R. (Coordinador). Sociedad del Conocimiento. Propuestas para una Agenda Conceptual. UNAM. México, D.F.

Schiller, Herbert (1981): Who Knows: Information in the Age of the Fortune 500, Norwood, N.J.: Ablex.

Schiller, Dan (2000): Digital Capitalism, Cambridge, MIT.

Stehr, Nico (1994): Knowledge Societies, Londres: SAGE Publ.

Van Dijk, Jan (2006): The Network Society, Londres: SAGE.

Von Krogh et ál. (2000)   Enabling Knowledge Creation How to Unlock the Mystery of Tacit Knowledge and Release the Power of Innovation. Oxford University Press, New York.

Webster, Frank (2002): Theories of the Information Society, Londres: Routledge.

 

 

About the author

Frank A. Peña Valdes

Profesor adjunto Escuela de Psicología, Facultad de Humanidades y Escuela de Orientación Educativa, Facultad de Ciencias de la Educación Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD. Licenciatura en Psicología, Maestría en Metodología de la Investigación Científica. Especialidad en Psicología del Desarrollo, Maestría en Desarrollo Humano, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Postgrado en Educación Superior, Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Estudios Doctorales en Psicología Social, Universidad Central de Madrid (UCM).

Deja un comentario