Nacionales Politica

In Memoriam de Lipe Collado (10)

Written by Debate Plural

El anecdotario dominicano

Lipe Collado (26-6-13)

 

El copioso anecdotario dominicano está cundido de relatos cortos sobre hechos reales, o inicialmente reales, que fueron apropiados y transformados por el imaginario popular. Las anécdotas suelen referirse a los rasgos sicosociales y/o políticos de  los personajes a los cuales se les atribuye haberlas protagonizado.

Tenemos siete anecdotarios memorables, siendo tres de estos los más  copiosos, los más atractivos populares y más memoriosos, a  saber, el de los tiranos Trujillo Molina y Ulises Heureaux (Lilís) y el del playboy Porfirio Rubirosa. Los otros cuatro coexisten concomitantemente, el del General Macabón, el de Enrique Blanco, el de Eduardo Brito y el del general Desiderio Arias.

Resulta curioso que carezcamos de un anecdotario femenino y quizás  lo hubo en su momento de Juana Saltitopa, “La Coronela”, cuyo nombre real era Juana de la Merced Trinidad. Ésta “marimacho” peleó duro en la primera guerra de Independencia de 1844 a 1855 y se cuenta que iba de trinchera en trinchera disparando y llevando agua y comida a  los  combatientes, y también se cuenta que con su corta espada mató a un ofi cial haitiano en una lucha “pecho con  boca”, esto es, cuerpo a cuerpo.

Las anécdotas de esa bestia, 100 de las cuales recogí en mi  obra Anécdotas y  Crueldades de Trujillo, son francamente acres y crueles

Lo de ella se quedó ahí. Habrían conspirado contra la vigencia de su anecdotario el imperio del macho –la historia sólo la hacen (la hacían?) y la escriben  los hombres-, el hecho de que el personal de la sociedad en la que ella vivió desapareció tiempo ha y ni siquiera se estaba en la víspera del auge de los libros y de los medios de Comunicación Social que sí favorecieron el mantenimiento del anecdotario de Lilís, Macabón, Enrique Blanco, Desiderio Arias, Eduardo Brito, Porfirio Rubirosa y Trujillo Molina.

Lilís y del General Macabón, célebre gobernador de Samaná durante la tiranía del primero –quien prohibió “escupir redondo”-, desarrollaron su accionar mayor en un lapso de 20 años, hasta el 26 de julio de 1899, cuando mataron a tiros al tirano Lilís. El personal de la sociedad que fue testigo de sus hechos y decires estaba vigente al momento de iniciarse aquí el auge de la  prensa escrita, a principios del siglo XX, y también cuando se inició la Radiodifusión en 1924 y cuando los libros comenzaron a multiplicarse.

El más abundante anecdotario es el del tirano Trujillo Molina y le sigue  el de Porfirio Rubirosa. Fueron beneficiarios de un amplio accionar más allá de los 30 años y del auge impresionante e imperioso de la prensa  escrita, la radio, la televisión y la masificación relativa del libro, a lo que se añade la vigencia de un segmento amplio e importante de la sociedad en la que vivieron.

El grosor del anecdotario del tirano Trujillo Molina se explica también por el cúmulo de sus 32 años de ejercicio del poder totalitario y de otros  12 años de balaguerismo neotrujillista y porque muchas de sus acciones han tenido el perfume atractivo de lo inédito, y luego el de lo develado. Pero su anecdotario, a diferencia de los del General Lilís y de Macabón, carecen del sello tan característico del dominicano: el humor.

Las anécdotas de esa bestia, 100 de las cuales recogí en mi  obra Anécdotas y  Crueldades de Trujillo, son francamente acres y crueles.  El de él es el único anecdotario gris y negro, lúgubre, muchas veces fúnebre.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Leave a Comment