Nacionales Sociedad

Edificio Roxy, 1955

Written by Debate Plural

Omar Rancier (D. Libre, 8-1-18)

El Roxy es una edificación moderna bastante sencilla, emplazada en la esquina de El Conde con Santomé, que sin embargo recoge la esencia de un concepto tan elusivo como “Hacer ciudad”. Así lo reconoce Plácido Piña en su delicioso escrito sobre el Roxy publicado en su blog Arquitectura en Bici cuando anota:

“El Conde, por más de un siglo fue el lugar al que aspiraron los arquitectos de estirpe para dejar su impronta. Cuqui lo hizo con el Roxy dentro del esquema de ciudad tradicional. Lo recordé cuando leí en estos días un comentario sobre París de Thierry Paquot, filósofo y editor de la revista Urbanisme, “La calidad de vida parisina la hacen su sistema de calles, sus comercios de planta baja, sus cafés con sus terrazas, sus vidrieras… toda una organización que es incompatible con el modo de vida de las torres”. Esa calidad de vida la tenía el Conde, el Roxy y también el Copello. Contrario a lo que se cree ahora, vivir bien no es sinónimo de torres.”

Sí, el Roxy, es diseño de Cuqui Batista, uno de los grandes arquitectos dominicanos, santiaguero, autor de obras como el Palacio de Bellas Artes en Santo Domingo, el cuartel de Bomberos y el Partido Reformista de Santiago. Esta edificación tan sencilla: tres niveles, el primero comercial, el segundo de oficinas y de viviendas el tercero, tiene una estructura convencional, en celdas, donde la zonificación vertical es evidente, soluciona la esquina de una manera simple y además, incorpora una excelente pieza escultórica en relieve de Domingo Liz, que pasa desapercibida por un poste lleno de cables y transformadores que la oculta.

El edificio dibujado por Cuqui, como él dice en su especial manera de hablar refiriéndose al diseño, fue un encargo, circa 1955, de Mario Penzo, quien había sido contratado por la tienda Palamara “que vendía casimires en El Conde”. Sus puntos fuertes son su zonificación vertical, el haber logrado tres apartamentos de igual tamaño en la tercera planta, su calidad urbana y su zaguán.

De nuevo recurro a la voz de Plácido al hablar sobre el zaguán del Roxy:

“En el Roxy la acera entra a ras, como perro por su casa, a un zaguán que termina en nada y allí, en el centro, de repente, como el que llega al final para entonces descubrir la vida, aparece una escalinata casi monumental que culmina en el piso de oficinas. Y cuando ya uno imagina que no hay más pisos, vuelve y aparece otra escalera que lleva a las viviendas después de un recorrido apropiado para recuperar calma y aliento. Una experiencia sensorial inesperada. Y del edificio mismo, ni hablar. Pero que nadie vaya a pensar que es un edificio pretencioso. De eso nada.”

En la primera planta del Roxy hubo por un tiempo uno de esos bares urbanos, que ya no existen y que tan buen ambiente creaban en El Conde. La atmósfera del “Roxy”, que así se llamaba el sitio que le dio nombre al edifico, y de El Conde mismo, la recogió un fotógrafo holandés, Francis Stopelman, que al final de la dictadura de Trujillo editara una un álbum de fotografías titulado “Quisqueya: Umbral de América”, en una foto del “Bar Restaurant Panamericano”, otro de los bares de la calle situado en la esquina de la calle Sánchez, propiedad de Ben Chin Sang un chino que era socio del Roxy, según nos cuenta Onorio Montás. Es una foto muy fresca de una tarde temprano – la sombra nos da el dato- que muestra unos jóvenes departiendo en una mesa, en primer plano una botella de Coca-Cola y una jovencita, con falda y cretona, cruza frente a la puerta del Panamericano, con la mano en la cintura en un gesto infinitamente femenino, como El Conde mismo.

Actualmente una tienda de ropa ocupa la primera planta, los tres grandes apartamentos de la tercera planta se han convertido en estudios y una maraña de cables oculta una bella obra en relieve de Domingo Liz.

 

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario