Nacionales Sociedad

Fidel Ferrer: historiador, guerrillero

Written by Debate Plural

Angela Peña (Hoy, 13-1-13)

 

Vivió poco, pero intensamente. Es inexplicable cómo pudo ejercer el magisterio, escribir dos tomos de historia dominicana, componer poemas, ser funcionario, político, redactor y directivo de más de un medio de comunicación cuando su corta vida la pasó en revoluciones, encabezando guerrillas, alzado en el monte, exiliado, enfrentando gobiernos.

Su actuación más destacada como cabecilla rebelde se produjo durante la ocupación estadounidense de 1916 con la que primero colaboró y a  la que en poco tiempo se opuso dedicando todos sus esfuerzos de jefe “gavillero” por lo que fue  torturado y finalmente asesinado por el interventor en acto “de extrema crueldad”.

Su nombre es reiterado en los textos de cuantos han estudiado la Ocupación Norteamericana de 1916-1924.

Bruce Calder lo repite en su obra sobre las guerrillas del Este, pero María Filomena González Canalda fue quien trató con mayor profundidad sus hazañas, en el volumen “Los gavilleros, 1904-1916”.

No obstante, es en los ficheros de Vetilio Alfau Durán donde se encuentran las más completas referencias de este combatiente rural y urbano que no limitó sus luchas a su natal El Seibo.

Sin embargo, Alfau solo enuncia los hechos en que actuó el patriota y ofrece las fuentes que, lamentablemente, desaparecieron, en su mayoría, de los archivos nacionales.

Una calle de Santo Domingo lleva el nombre de Fidel Ferrer, pero no se motiva la distinción aun cuando la denominaron en una época en que el Ayuntamiento del Distrito Nacional contaba con un excelente equipo de historiadores y lingüistas y las resoluciones contenían un brevísimo perfil del homenajeado.

¿En atención a cuál de sus múltiples facetas lo reconocieron? Una escuela muy reconocida de Santo Domingo, en el Ensanche La Fe, honra su memoria. Quizá por eso se le recuerda más como maestro. También se llama “Fidel Ferrer” una vía de El Seibo.

El escritor e inspirado versificador no figura en las principales antologías literarias. Joaquín Balaguer le dedica una línea en la Historia de la literatura dominicana, por sus libros de historia. Aparece en enciclopedias y diccionarios con repetidas y muy cortas biografías, resaltando siempre al guerrillero. Encontrar una foto de Fidel Ferrer fue tarea infructuosa.

Ficha personal.  Fidel Ferrer nació en Chavón Abajo, en la provincia de  La Romana, el 2 de marzo de 1883, hijo natural de Lucrecia Vásquez y reconocido por su padre, Pedro Antonio Ferrer, en febrero de 1895, según datos del Oficialato Civil de El Seibo que recabó Alfau Durán.

El historiador consigna los exilios de Ferrer en Cuba y Puerto Rico, donde estuvo “expulso”.

En diciembre de 1906 el presidente Cáceres le concedió salvoconducto para regresar al país argumentado que el destierro de Ferrer obedecía a razones políticas. Dos años más tarde estaba de nuevo en prisión también por esas causas.

Las notas lo presentan en agitados e inestables destinos, el acoso y los apresamientos abundan: “Después de una tenaz persecución capturé anoche a Fidel Ferrer. Cuanto antes será enviado a esa capital. Todo bien. Gobernador Rubirosa”, se reportaba en mayo 23 de 1907.

Luego añade: “Mañana temprano despacharé por vía Macorís a Fidel Ferrer. Con motivo de estar los ríos crecidos no ha sido despachado”.

En vapores extranjeros como el alemán “President” o en  criollos, como el “Estrella”, se trasladaba al reo cuando  le apresaban durante las constantes luchas internas.

Uno de los gobernantes por el que se alzó en la manigua fue Bordas Valdez. Clandestino o peleando  en las lomas pudo estar cuando su familia y el gobernador de El Seibo pedían garantías para su vida al secretario de Interior y Policía: “Hace tiempo se encuentra un joven de esta ciudad huyendo por causa baladí.

Su familia, de las mejores por cierto de mi localidad, ignora si se encuentra vivo. Por mi órgano, solicita pedir al Gobierno garantías a ver si por este procedimiento pueden conseguir sobre su paradero. Es bueno que se sepa que este joven está considerado como contrario actual del partido, pero no es de ninguna significación política…”, reproduce González Canalda.

Dedicó grandes esfuerzos a la educación. En su rol de maestro se le encuentra como director de la Escuela Superior de San Francisco de Macorís, en 1912 y de la escuela “La Cruz”, de El Seibo, en 1913.

Impartió Historia Universal y Dominicana en el colegio “San Sebastián”. Es autor de la Introducción a la historia de Santo Domingo”, publicada en 1912.

Colaboró con la revista “Breviario lírico”, de La Vega, donde aparecieron sus poemas “Exultación y “Admiración”, dedicados a Marta Suazo y Carmela Hernández, respectivamente. Se desempeñó como director de “El Federal”, de San Pedro de Macorís, y del semanario “Dominical”, que apareció en La Vega y cuyos redactores eran Emilio García Godoy y Pedro R. Almonte. Con su hermano Teófilo fue redactor de “Fiat”, en El Seibo.

Fue comandante del Puerto de San Pedro de Macorís  y gobernador de El Seibo en 1914 y gobernador de Azua en 1915.

El 5 de abril de 1916 le nombraron gobernador de la provincia de Samaná, pero poco tiempo después abandonó su puesto, dedicándose a la lucha nacionalista que libró con las armas y la pluma. Escribió contra la intervención en “La Bandera”, “El Liberal” y “Patria”.

En 1916 aparece desarmando y desbandando con sus fuerzas a los “gavilleros” pero luego rehusó “continuar sirviendo como funcionario público bajo la Ocupación y se unió a los campesinos que luchaban contra los ocupantes en el Este”, apunta Bruce Calder.

Jigüero, Yerba Buena, La Hicotea, Consuelo y Angelina, Los Llanos y Caimoní, Guayabo Dulce y Mayor, Guerra, Magarín, Lomaza, eran sitios por donde se movía Fidel Ferrer con sus hombres, haciendo causa común con los patriotas.

La única referencia localizada de su fisonomía es que era negro, según se deduce de unas coplas que reproduce María Filomena: “Ese negro ta en El Seibo, / como jala, de por Dio, / Ay Dio, se llama Fidel Ferrer, se llama Fidel Ferrer”.

“Acusado de ser aliado de los gavilleros fue hecho preso y sometido a torturas”. Se le considera otra “víctima de la ferocidad yanqui”.

Lo asesinaron en La Guárana, sección de Hato Mayor, en 1918.

La calle
Está localizada en Vietnam, Los Mina, pero solo podrían identificarla sus moradores y otros que saben de su existencia, pues las letras del rótulo se borraron.

El día 17 de julio del año 1974 el Ayuntamiento del Distrito Nacional determinó que seis calles de ese sector llevaran nombres de personajes históricos meritorios. Entre estos  estaba Fidel Ferrer.

Con su nombre se denominó la antigua calle “Respaldo Seccional”.

Es autor de la Introducción a la historia de Santo Domingo”, publicada en 1912 e impartió clases de Historia Universal y RD.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario