Nacionales Sociedad

Máximo Gómez: honorabilidad y genialidad militar

Written by Debate Plural

Eduardo Klinger (Hoy, 15-8-10)

 

La pasada semana tuve el extraordinario y emotivo privilegio de presenciar la premier patrocinada por el Ministro de las Fuerzas Armadas y la Dirección de Prensa de la Presidencia del documental “Máximo Gómez: el designio del destino”.  La dinámica de la conducción de la historia y trayectoria del insigne prócer y el concepto artístico de la misma cautivan y emocionan. Al recorrer nuevamente el proceso de independencia de un país y el cabalgar por ella de ese jinete invencible, bien denominado como el último guerrillero y libertador del siglo XIX, no se puede evitar la renovación de la admiración de un hombre extraordinario. El documental nos muestra al hombre, al guerrero y su concepto del deber y el honor. Tampoco puedo evitar hacer un comentario.

De honorabilidad extraordinaria, Máximo Gómez, dejó muchas lecciones. Cuando se impuso el ignominioso Pacto del Zanjón de 1878 – paz sin independencia, afrenta sin duda en la historia de Cuba – no acepta el dinero que le ofrece el representante español y prefiere seguir con sus harapos dignos. Cuando el pueblo cubano enardecido y agradecido le ofrece la posibilidad de la presidencia, también la rechaza: había cumplido con el deber pero no buscaba el poder. Por ese sentido de abnegación y entrega es que Martí viene a buscarlo para reiniciar la guerra y ponerlo al frente del Ejército Libertador con aquella frase en que le dijo que no tenía otra cosa que ofrecerle que el placer del sacrificio y la posible ingratitud de los hombres.

Gómez es, sin dudas, uno de los grandes genios militares de las gestas latinoamericanas. Oí decir en una ocasión a un historiador que en varias escuelas militares del mundo se estudiaba la famosa invasión de Oriente a Occidente que capitaneó el Generalísimo. Impecable fue aquella operación en la que enfrentado a la trocha fortificada por los españoles para evitar su entrada a las inmediaciones de La Habana se pasea frente a las tropas españolas y simula una retirada con la que fuerza la persecución para entonces haciendo un “lazo” en su marcha  para volver a la carga y traspasar la línea española, ahora desguarnecida, sin disparar un tiro. Tres armas poderosas le aplicó Gómez a los españoles desarticulándolos y aterrorizándolos: la carga al machete, la tea incendiaria y la sorpresa.  La Escuela Superior de Guerra de Cuba lleva el nombre de Máximo Gómez y las torretas de los tanques cubanos llevan dibujada la figura del mambí en una carga del machete. Recreación gráfica de una frase de Fidel Castro en que dijo que en un combate los tanques debían tener el arrojo de Máximo Gómez en una carga al machete.

Qué aleccionador es revisar la historia y divulgarla. El padre Gerardo, teniente coronel, capellán de la parroquia Nuestra Señora de la Altagracia del Ministerio de las Fuerzas Armadas, coincidentemente citaba a alguien el domingo, que habría dicho que un pueblo debe conocer bien su historia para evitar que se repitan los hechos desdeñables.  Fílmica y frase muy aleccionadora.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario