Nacionales Sociedad

La guerra de la restauración: retorno al ejercicio soberano del poder

Written by Debate Plural

Por: Juan de la Cruz

 

La Guerra de la Restauración fue la culminación de un complejo proceso de lucha que desarrollo el pueblo dominicano y los líderes seguidores del ideal Duartiano de una patria absolutamente libre e independiente de toda potencia extranjera entre los años 1861-1865 por el retorno del ejercicio soberano del poder en la República Dominicana.

Este acontecimiento histórico, de trascendental significado para la reafirmación de la identidad del pueblo dominicano, fue su reacción ante el hecho bochornoso e inconsulto de anexar el país a España el 18 de marzo de 1861 en calidad de “provincia ultramari­na’, tras haber librado múltiples jornadas gloriosas frente al ejército expedicionario haitiano entre los años 1844 y 1856.

La Guerra de la Restauración puede ser definida como la acción político-militar más importante de la República Dominicana durante su casi dos siglos de vida republicana. Con esta gesta se puso de manifiesto una vez más que el pueblo dominicano está dotado de un profundo sentimiento nacionalista y que es posible articularlo y unificarlo en torno a un proyecto alternativo, siempre y cuando se esté en capacidad de recoger, sistematizar e interpretar las ansias libertarias, las frustraciones y los anhelos de su contingente más numeroso, firme y combativo: los sectores populares.

Inmediatamente se dio a conocer la imprudente e inconsulta anexión de la República Domini­cana a España en la plaza pública del parque Colon, las manifestaciones cívicas y las acciones ar­madas del pueblo dominicano no se hicieron esperar en diferentes puntos del país, como respuesta a la actitud entreguista de los sectores dominantes criollos y a la actitud arrogante, prepotente y discriminatoria de los sectores dominantes de origen hispánico.

Para el año 1863 se habían desvanecido todos los sueños y todas las expectativas de prosperidad económica y bienestar social que había creado el general Pedro Santana y su grupo en la población para justificar la necesidad impostergable de la anexión de nuestro país a España. Estas situaciones negativas fueron las que hicieron posible la unificación de todo el pueblo dominicano en tor­no al proyecto liberador que se inició de forma firme y decidida en el cerro de Capotillo, Dajabon. De esta manera, dejaron de lado, aunque fuese momentáneamente, las distintas parcelas políticas y las pugnas caudillistas desgarrantes que habían caracterizado el periodo de la Primera República, de cara a enfrentar a los enemigos comunes de entonces: España y sus aliados locales.

Los patriotas dominicanos se dieron cuenta de la magnitud de la empresa que se proponían llevar a cabo, razón por la cual desde el inicio entendieron como algo imprescindible contar con el apoyo del pueblo haitiano y su gobierno, quienes se convertirían en la retaguardia más firme y segura para garantizar el triunfo de su causa. Esto así porque el pueblo haitiano también se sentía amenazado con la presencia española en la parte oriental de la isla de Santo Do­mingo, ya que ello podría despertar en la metrópolis francesa igual deseo de recuperar su antigua colonia. Ello podría explicar el por qué, desde el primer momento, las diferentes acciones desarrolladas por los dominicanos contaron con el respaldo público del gobierno haitiano, muy a pesar de las amenazas constantes de España al hermano país.

Los diferentes episodios que se desarrollaron en la zona fronteriza de las dos naciones que comparten la isla de Santo Domingo, ponen de manifiesto que el destino político de ambas repúblicas está conectado por puntos comunes insoslayables, como son el apoyo y la solidaridad mutua a la hora de emprender cualquier proyecto de emancipación.

Además de ofrecer su territorio para la preparación de los alzamientos armados contra el go­bierno español, las autoridades haitianas colaboraron con la donación e introducción de armas, municiones y otros pertrechos.

 

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario