Internacionales Politica

Cuba, el congreso silencioso

Written by Debate Plural
Congreso del PCC

Congreso del PCC

Debateplural.com, comparte con los lectores el interesante artículo de Natasha Vázquez, titulado «Cuba, el congreso silencioso», publicado en el portal Sputniknews.com, en fecha 14 de abril de 2016.

En medio de un extraño silencio sólo interrumpido por los sonidos esporádicos de la polémica entre algunos militantes, está a punto de comenzar el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC).

“Saludamos el Congreso del Partido”. Un cartelito hecho a mano, no mayor de un folio, a la entrada de una de las sedes municipales, es de las pocas referencias visibles hasta el momento, en un país que solía inundarse con propaganda por mucho menos. La prensa cubana ofrece apenas un reflejo y el único debate se ha trasladado a  las redes sociales, ante el desconocimiento o la apatía de buena parte de la población.

Cualquiera pensaría que así tiene que ser, que un evento de ésta índole sólo compete a los miembros de esa organización, pero en  Cuba no es así.

En un país unipartidista, lo que pasa en el congreso no se queda en el congreso, ni siquiera en las filas del partido, sino que repercute en toda la sociedad y traza las líneas de la vida del país para los años siguientes. Pero a pocas horas de iniciarse esta cita, sólo los elegidos conocen los documentos que se debatirán ahí,  y ni siquiera los militantes han sido consultados.

En los seis congresos anteriores, comenzando por el primero en 1975, la atmósfera había sido sin dudas mucho más participativa. Para aprobar aquella primera “Plataforma programática” se convocó previamente a toda la población.

El Llamamiento al cuarto congreso, en 1991,  aún se recuerda como uno de los momentos de mayor aportación ciudadana, en los propios inicios del tiempo más difícil que nos tocó vivir a muchos, el  llamado “periodo especial”.

Hace cinco años,  el  sexto congreso aprobó el proyecto de los  Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, discutido previamente con los militantes y se convocó desde  allí a un amplio debate con el resto de la población.

Tal vez precisamente por esta tradición democrática, este séptimo cónclave ha hecho saltar unas cuantas alarmas. La preocupación ha rebasado los núcleos de base y algunos la han expresado públicamente, como el periodista y militante Francisco Rodríguez Cruz, quien tras alertar por diversas vías, publicó en su blog (paquitoeldecuba.com) una carta abierta al primer secretario del PCC, Raúl Castro, pidiendo un aplazamiento del encuentro hasta que se realizara un debate más amplio.

Aunque su reclamo no fue publicado por los medios a los que puede acceder la mayoría de la población, el propio diario Granma dio respuesta en un editorial, que recordaba el proceso abierto de aprobación de los mencionados lineamientos hace cinco años, de los cuales el 21 %  ya fue implementado, mientras que el 77 % está ejecutándose. “Más que desplegar, a mitad de camino, un nuevo proceso de debate a escala de toda la sociedad, lo que corresponde es terminar lo iniciado, continuar la ejecución de la voluntad popular expresada hace cinco años, y seguir avanzando por el rumbo que trazó el Sexto Congreso”, explicaba el diario.Según Granma, los documentos que se presentarán en este evento “enfocan el país que queremos”. Pero ¿Cuál es realmente el país que queremos? No tiene que ser el mismo de hace un quinquenio. De hecho, ya ha cambiado bastante, así como las circunstancias y el mundo que nos rodea, con un 17D por medio.

Por otro lado, incluso aunque estemos todos de acuerdo con ese proyecto de país que trazan los lineamientos, no tenemos por qué coincidir en las vías y plazos para conseguirlo. Ni siquiera sabemos muchas veces cuáles son estas vías y plazos.

Porque en cinco años, con ese porcentaje de lineamientos cumplidos o en cumplimiento; con un crecimiento turístico y económico de cifras impresionantes, lo cierto es que la gente común sigue teniendo que llenar cada día la mesa de invento y no de salario. Lo cierto es que se corre el riesgo de que se sigan perdiendo los conceptos y las fronteras de lo bueno, lo malo, lo ilícito, lo inmoral, lo decente, lo patriótico… Ese país que se esboza en los lineamientos debe ser un país más próspero para todos, más abierto y democrático también. “Las transformaciones en marcha y por venir para la sociedad cubana necesitan de mucha más discusión, de una participación masiva y ejemplar, de mi Partido al frente, con todos y para el bien de todos”, escribía Paquito el de Cuba, remitiéndose a José Martí, inspiración de la revolución cubana.

Es hora de llevar a la práctica esa frase tan repetida del Maestro, porque el futuro es de todos y no debería decidirse a puertas cerradas.

 

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario