Nacionales Politica

Los espacios públicos en la capital de Santo Domingo en la era del partido de la liberación dominicana

Parque Eugenio Maria de Hostos

Parque Eugenio Maria de Hostos

Debateplural.com, comparte con sus lectores un trabajo del Dr. Tirso Mejía Ricart, titulado “Los espacios públicos en la era del PLD”, publicado en el periódico Hoy en fecha 30 de junio del año 2011, donde el lector puede observar el desorden que caracteriza la vida urbana de la capital de Santo Domingo, República Dominicana.

Sin duda  los principales ejecutivos políticos en el Distrito Nacional: Leonel Fernández y Roberto Salcedo, conocen  la importancia de la publicidad en la promoción de las ideas y sentimientos de la ciudadanía.   De ahí el uso y abuso que hacen de los espacios públicos. 

El alcalde del Distrito Nacional comenzó sus travesuras municipales en el año 2002 declarando el “Malecón Libre” “Cristo Rey Libre” y “V centenario libre”, a sendas avenidas concurridas,  remedo de lo que hizo Mockus en Bogotá, para que fueran peatonales los domingos; pero luego de ingentes intentos de animación, fueron abandonadas, quedando a merced de delincuentes y prostitutas “buscándosela”.

Luego siguió clausurando los mercados públicos para reconstruirlos que aún esperamos, y   continuó abandonando los cementerios a los asaltantes y profanadores de  tumbas que  campean por sus respetos.

El alcalde cerró para remodelación los  parques Eugenio María de Hostos y Güibia, que duermen  por nueve años, quizás para “sorprendernos” reinaugurándolos dentro de cinco años para promover una nueva reelección; aparte de  hacer en el litoral un autódromo  y un helipuerto, no obstante las protestas populares.

El presidente Fernández no se quedó atrás en las agresiones a los  espacios públicos capitalinos.

Tras construir gran parte de una espléndida biblioteca a UASD que nos lleno de satisfacción, que el gobierno de Mejía terminó, aunque  en el período subsiguiente Leonel hiciera reconstruir  su piso bajo  y equiparla.

También construyó dos escuelas de música que abarrotaron el otrora plácido parque de las cuevas de Santa Ana.

El imponente Centro Olímpico ha sido convertido en un sector arrabalizado con un banco de transformadores, estación de policía, un elevado y varios edificios utilitarios,  que ocultan sus canchas y estadios.

Menos mal que el clamor popular impidió que se invadiera la plaza de la salud con la villa panamericana, como se pretendía, y que se materializara la proyectada construcción de una isla artificial que convertiría nuestra  ciudad primada en una laguna inmunda.

Entretanto, Leonel y sus técnicos “urbanistas”, con asesoría de la omnipresente constructora Odebrecht, están convirtiendo la otrora extensa y  hermosa ciudad universitaria en otra “Ciudad Nueva”, con  una circunvalación al oeste que dejó fuera del recinto amplios terrenos, una vía marginal desde la  avenida Alma Máter que nada resuelve, un  hospital de Oncología que le arranca unos 20 mil m2 sin permiso del Claustro, un gran parqueo  arrinconado que costó al Estado dizque RD$800 mil por puesto, una torre administrativa que dejará a los otros edificios  huérfanos de dirigentes en un emplazamiento de 30 mil m2, la esquina nordeste como una estación para equipos de construcción, cierre  de un acceso a la calle, una marginal por el este  y otras edificaciones que llenan al campus sin más aulas, aparte de un kilométrico túnel norte-sur que traerá más caos vehicular a la zona.

Para  colmo, se habla de demoler el gigantesco muro que Trujillo construyó para aislar la Fortaleza Ozama del muelle construido en el puerto de la ciudad, como  repudio a su tiranía.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Leave a Comment