Internacionales Salud

Lula: el futuro pospandémico está en disputa

Lula libre
Escrito por Debate Plural

Carlos Tibúrcio/Saul Leblon (Inter Press Service, 29-12-20)

 

Con un prólogo del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el libro Senza Respiro (Sin Respiro, en italiano), del doctor en medicina italiano Vittorio Agnoletto, se ha convertido en un catalizador del debate sobre la pandemia en su país y en Europa.

El libro, editado por la italiana Altreconomia, en versión impresa y digital, vendió rápidamente su primera edición para llevar al autor -un antiguo miembro del Parlamento Europeo por el Partito de la Refundación Comunista- a un maratón de entrevistas, charlas y videoconferencias en el circuito europeo de radios, periódicos, universidades y redes sociales.

Desde octubre, cuando lanzó la obra, Agnoletto ha participado en más de 60 presentaciones, y está previsto que otras 70 dejen su agenda sin ninguna noche libre hasta finales de enero.

El éxito tiene lastre.

Agnoletto, de 62 años, fue miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento Europeo y es una referencia en la salud pública europea como uno de los fundadores y primer presidente de la famosa Lila, la Liga Italiana de Lucha contra el sida, un compromiso que tiene correspondencia en la actividad académica: enseña Globalización y Salud Pública en la Universidad de Milán y fue director de los cursos de formación sobre el sida en el Instituto Superior de Salud de Roma.

Consagrado a su profesión -fue elegido Doctor del Año en Italia en el decenio de 1990-, también trabajó en algunos proyectos de prevención de las drogas y las enfermedades de transmisión sexual con la Organización Internacional para las Migraciones, además de ser miembro activo del Consejo Internacional del Foro Social Mundial (FSM).

El FSM, por cierto, celebra 20 años en enero de 2021 con una edición virtual planetaria del 23 al 31 de enero, guiada por los desafíos de un desorden neoliberal, del que su libro es un comprometido y sagaz observador. Las organizaciones de la sociedad civil de Italia y el Brasil están articulando una mesa con Lula y Agnoletto, entre otros.

Debate sobre la pandemia en el FSM

Con entrevistas, relatos y testimonios, Agnoletto investiga la tragedia que la lógica de la captura de la abundancia generada por el capitalismo por las largas manos de la codicia rentista, la religión fiscal del Estado mínimo y el matrimonio de la medicina con las utilidades estableció en Lombardía, la región italiana más improbable, más rica, más poblada y más influyente, y, en ella, la mortal derrota de Bérgamo para un virus.

Es imposible no ver paralelismos.

Lombardía, que tiene su corazón capitalista en Milán, es una especie de estado de São Paulo en el norte de Italia, un centro industrial musculoso, con sus correspondientes búnkeres de dinero organizado que se defiende allí “comme il faut”: hace 25 años la región es gobernada por la derecha italiana con sus poderosos escudos ideológicos, entre los que se encuentran las entidades de clase ‘productora’ y los influyentes medios de comunicación conservadores locales y nacionales.

Agnoletto utilizó su prestigio y conocimientos para investigar cómo el sistema de salud pública de este fortín italiano le permitió establecerse en Bérgamo, a unos 100 kilómetros de Milán, el cementerio más dramático de la pandemia de covid-19 en Europa.

Si fuera una nación independiente, Lombardía estaría hoy en día en la cima del mundo en términos de muertes, con alrededor de 240 muertes por cada 100 000 habitantes.

En Lombardía, ha habido y sigue habiendo una verdadera tragedia y el gobierno regional no quiere hablar de ello en absoluto. Y el gobierno nacional no quiere chocar con el gobierno de Lombardía, que es la región más rica y poblada de Italia.

La razón principal de ello es la siguiente: el poder judicial ha iniciado muchas investigaciones, la principal de las cuales es el hecho de que no se haya declarado una «zona roja» (cierre) en la provincia de Bérgamo, a partir de la cual se ha desarrollado el brote principal en toda Europa.

Si hubieran declarado la «zona roja», se habrían salvado miles de vidas. Tan simple como eso.

Por estas razones, la censura de los medios hegemónicos fue total (al libro Senza Respiro).

Excepto por algunas historias cortas en la televisión nacional y local, todo sucede en la web porque las reuniones públicas no están permitidas debido a la covid. Por esta razón, la cobertura de prensa es casi totalmente en línea. Además, usamos muchas radios locales, más de doscientas radios.

La verdad es que a través de la web, los sitios en línea y las radios, estamos evitando la censura oficial.

Extracto de una de las respuestas de Vittorio Agnoletto en su entrevista con Carlos Tibúrcio

Con más de 64 000 muertos, Italia es el epicentro europeo del nuevo coronavirus y Lombardía su pontón más avanzado. ¿Cómo y por qué?

La universalidad de esta investigación se refleja en el prefacio escrito por el ex presidente Lula (2003-2010), que da una dimensión global a los informes y preguntas que Agnoletto ha perforado.

La solemne cola de setenta camiones militares que recorrieron la fría y lluviosa noche de Bérgamo el 18 de marzo de 2020 será recordada como uno de los testimonios más desoladores de esta desnudada y agitada maquinaria de la primera pandemia del siglo XXI.

Mientras el desfile llevaba cadáveres infectados con el virus para su entierro fuera de la ciudad colapsada en su estructura de cementerio y morgue, el capitalismo lombardo se negaba a activar la bandera roja que apagaba las máquinas, cerraba las fábricas, decretaba el cierre y finalmente liberaba las armas y el resto de los cuerpos para que descansaran protegidos de la catástrofe que gritaba en el sepulcro los ronquidos de los camiones en la marcha contenida.

Lo que sucedió fue lo contrario, resultando en una matanza que los cementerios locales no pudieron manejar.

Cofindustria minimizó la irradiación mortal

Como muestra el libro y describe el autor en una entrevista exclusiva uno de los autores de este artículo, con Carlos Tibúrcio, todo el esfuerzo de la poderosa Cofindustria, asociada a los políticos herederos del ex primer ministro Silvio Berlusconi, a la máquina de desinformación conservadora y algunas clínicas privadas que se negaban a recibir a las personas infectadas en sus hospitales, era en el sentido de minimizar la irradiación de la muerte de Bérgamo.

Una poderosa campaña de la asociación empresarial lombarda repercutía urbi et orbi la ilusión del moto perpetuo capitalista indiferente a la acción de la muerte a su alrededor: «Bérgamo trabaja»; Bérgamo no se detiene», Bérgamo no cierra…».

¡Pero Bérgamo mata!

Es imposible no referirse a las desconcertantes versiones de la misma cepa -la ‘gripe’ del presidente brasileño Jair Bolsonaro y la negación del estadounidense Donald Trump- que dieron como resultado las dos mayores plantas de muerte de la pandemia en el planeta: Estados Unidos, con más de 320 000 víctimas, y Brasil, con más de 187 000 muertes, y en conjunto más de medio millón de vidas perdidas.

La ansiosa insistencia en el retorno a una «normalidad» que, como puede verse, en sentido estricto, nunca existió, se desarrolla ahora en el turbulento ciclo de la vacunación. La impaciencia de las expectativas «normalizadoras» que la rodean obliga uno a preguntarse: «¿Hasta qué punto puede un inmunizante convertirse en un pasaporte a un pasado alejado de todas las acusaciones que hacen que el presente esté marcado por el olor a muerte que sofoca y nubla el futuro?

De esto trata el prefacio escrito por  Lula en diálogo con el texto de Agnoletto.

«La superposición de crisis que se retroalimentan -desde el capitalismo neoliberal, el desequilibrio ambiental y la falta de control sanitario- anuncia el agotamiento de una era«, apunta el ex presidente para advertir enseguida: «No hay precedentes de un retorno a la ‘normalidad’ después de una ruptura de esta intensidad… (solo) volveremos a respirar plenamente (si) abrimos la democracia a las nuevas formas de participación y acción política que el siglo XXI nos exige y propicia«.

El siguiente paso en la historia está abierto

En la posguerra, en los años 50, las fuerzas progresistas pudieron dar un nombre a la paz: «socialismo», «bienestar social», «servicios públicos universales», «cooperación», «empleo», «derechos» y así sucesivamente.

¿Qué nombre y qué fuerzas bautizarán a la pospandemia? Agnoletto y Lula han alineado los antecedentes de la tormenta que ha marcado y agigantado las iniquidades intolerables de un epílogo inconcluso.

Sin embargo, el cruce, como demuestran las iniquidades abiertas por la pandemia, no tendrá lugar en aguas de la placidez suiza.

No hay marcha hacia el pasado, pero no hay garantía de progreso: no hay vacuna contra el pasado. El siguiente paso en la historia está abierto, advierte el ex presidente Lula.

En este atardecer asfixiante que da título al libro ‘Senza Respiro’, el ex presidente brasileño capta oleadas de un clamor que su intuición política detecta en todos los ámbitos y contactos que cultiva en el escenario mundial.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */