Internacionales Politica

«Es necesario reconectar con el pueblo»

Escrito por Debate Plural

Andrea Dip (Agencia Pública, 14-12-20)

 

Con una larga trayectoria en el movimiento social y una joven carrera en política institucional, el filósofo, psicoanalista y líder del MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo), Guilherme Boulos (PSOL) llegó a la segunda vuelta de las elecciones municipales de São Paulo con un voto significativo, especialmente en las periferias de São Paulo. A pesar de la derrota en las urnas, recibió 2.168.109 votos en la carrera contra el alcalde electo Bruno Covas (PSDB), casi el mismo número que la suma de todos los votos recibidos en la primera vuelta por los candidatos de PSOL para los municipios de todo Brasil. Debido a este ascenso, Boulos ha sido señalado como una nueva cara del liderazgo a la izquierda y una figura capaz de unir al campo progresista. Sin embargo, afirma que su protagonismo no debe estar por encima de esta unión, que, según él, es el objetivo más importante y la única posibilidad de derrotar al bolsonarismo.

Andrea Dip.- La primera vez que te entrevisté, para el perfil que hicimos para Agência Pública en 2017, eras demasiado reservado sobre tu familia y tu vida personal, era algo que no querías exponer en absoluto. Y como candidato desde 2018 tu vida se ha vuelto súper expuesta -tu familia, tu casa. ¿Cómo es eso para ti? ¿Fue un proceso fácil y sin complicaciones?

Guilherme Boulos.- Mira, tú fuiste la persona que hizo el primer perfil mío que se publicó. Tenía una gran reserva sobre la exposición por dos razones: primero porque siempre vi la política como un proyecto colectivo. Obviamente hay liderazgos que se forman, que se legitiman en los procesos, pero los liderazgos tienen que responder a este proceso colectivo, y no al revés. Y segundo, siempre he trabajado para preservar a quien amo y que está conmigo, mi familia. Mis hijas no tomaron la decisión que yo tomé, así que no es justo que paguen el precio de esa decisión. Ese ha sido siempre mi esfuerzo. De alguna manera me las he arreglado para mantener esta reserva como líder del movimiento social.

Ahora, cuando me convierto en candidato a la presidencia de la República y luego en candidato a la alcaldía de São Paulo, tienes que aceptar el examen de los medios de comunicación y la curiosidad por parte de las personas. Y ya no se trata de admirar a un dirigente o no. La gente quiere saber por quién va a votar o no como representante para gobernar el país o la ciudad. A medida que he ido asumiendo una nueva tarea, también me he ido abriendo más a las consecuencias y responsabilidades que esta nueva tarea de candidato acarrea consigo.

La exposición inicial para la familia, especialmente en 2018, fue muy difícil. Especialmente para mis hijas, que oyen cosas en la escuela, (sufrieron) ataques… y lo sintieron, son niños… En el 2020 pensé que necesitaba tratarlo de manera diferente y quizás la mejor manera de protegerlas, y yo también, era anticipar los ataques que vendrían y exponer cómo es nuestra vida de manera transparente, cómo es nuestra relación, cómo es mi personalidad, cómo es mi camino, mi historia. Y creo que fue una estrategia mucho mejor porque ayudó a desmitificar y romper prejuicios.

Andrea Dip.- ¿Cuál es tu evaluación de estas elecciones municipales, no sólo en São Paulo sino en Brasil?

Guilherme Boulos.- Bolsonaro perdió las dos batallas políticas de 2020, que fueron las elecciones en los Estados Unidos y las elecciones municipales en Brasil, que fueron decisivas para el proyecto que construyó. Si Trump siguiera siendo presidente de los EE.UU., Bolsonaro tendría respaldo internacional. Bolsonaro, por cierto, redujo la política exterior brasileña a ser un lameculos de los Estados Unidos, un apéndice del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Y la derrota de Trump deja a su gobierno en una situación muy delicada, porque ya había hecho girar la famosa «rueda de la dispersión» en la comunidad internacional: él llegaba y la gente se iba, nadie quería acercársele. Y tristemente, arrastró al país y a su imagen externa en este lodo. La derrota de Trump, además de ser importante desde el punto de vista de la correlación de fuerzas a nivel internacional, es una derrota política de Bolsonaro y del bolsonarismo.

En las elecciones municipales, Bolsonaro es sin duda el mayor perdedor, incluso con la maquinaria federal, incluso habiendo actuado de forma personal y directa yendo a los programas de televisión. Las apuestas que hizo en las ciudades más grandes de Brasil fracasaron. Vencimos a Russomano, el candidato de Bolsonaro, y lo sacamos de la segunda vuelta en São Paulo. Creo que fue uno de los grandes méritos de nuestra campaña, fuimos directamente responsables de la derrota del bolsonarismo en São Paulo. En Río, Crivella fue derrotado. Sus candidatos fueron derrotados en las principales capitales.

Otra característica importante de esta elección es la visión general de los medios de comunicación y los analistas políticos que dicen «ah, el gran ganador es el centro”. Primero, creo que debemos ser un poco más estrictos con los conceptos. Llamar a Doria el centro me parece una excrecencia. La «bolsodoria» no será olvidada. La vieja derecha brasileña que ahora trata de adoptar una vestimenta centrista para diferenciarse del extremismo de Bolsonaro siempre ha tenido razón.  En la segunda vuelta de 2018, esta derecha se entusiasmó con Bolsonaro, ayudó a a que resultara electo, y una parte de ella  apoya incluso en el Congreso al gobierno de Bolsonaro.

Esta antigua derecha, que no puede ser llamada el centro, tuvo importantes victorias electorales (en 2020). São Paulo y Río de Janeiro son una expresión de eso. Sin embargo, no movilizó pasiones en la sociedad como lo hizo el bolsonarismo en 2018: fueron pasiones negativas, fue el odio, fue el miedo, pero movilizó pasiones y organizó un campo en la sociedad. PSDB, Dória, Bruno Covas, Eduardo Paes, ¿qué pasiones moviliza esta clase? Ganaron plazas importantes en esta elección, es cierto. Pero es esa vergonzosa y silenciosa victoria la que no apunta a un proyecto de ciudad, país y sociedad. No representan nada para el futuro. En este sentido, la novedad política de esta elección fueron las candidaturas de izquierda que presentaban una novedad.

Nosotros no tuvimos una victoria electoral significativa en el campo de la izquierda, tuvimos a Edmilson en Belém que es una victoria extraordinaria para el PSOL y para la izquierda, otras victorias ocasionales. Pero la victoria política y moral, que logró apuntar a un movimiento que, aunque todavía no ha tenido la fuerza para ganar electoralmente, tiene la posibilidad de futuras victorias y de construir un nuevo ciclo, de construir un nuevo campo, lo hicimos. De hecho, nuestra capacidad de movilizar a la juventud es una clara expresión de esto. La encuesta en la víspera de las elecciones nos mostró con un 65% entre los jóvenes aquí en São Paulo. Involucrar, movilizar y comprometer a los jóvenes para que vuelvan a creer en la política como herramienta de transformación, es un signo muy fuerte del futuro, es el signo de una nueva generación de la izquierda que aparece con la capacidad de romper barreras, de volver a dialogar con los jóvenes, de volver a dialogar con la periferia, de disputar las redes sociales en igualdad de condiciones con la máquina de las becas. Hicimos esto en esta elección. Creo que hemos plantado una semilla muy fuerte que florecerá, es sólo cuestión de tiempo. Por eso veo que aunque no tuvimos tantas victorias en las urnas, tuvimos una victoria política incuestionable en este campo.

Andrea Dip.- Me angustia mucho esta historia de «polarización», una palabra de moda, porque cuando hablas de la extrema derecha, automáticamente te imaginas lo que sería una extrema izquierda, una izquierda radical. Sabemos que hubo un giro a la extrema derecha, pero esta historia del giro a la extrema izquierda es fantástica. Eduardo Paes y Bruno Covas dijeron que «somos una alternativa al extremismo».

Guilherme Boulos.- Bolsonaro llevó la regla tan a la derecha en Brasil, que hagas lo que hagas te conviertes en bolivariano, en comunista. Doria fue llamado comunista por el bolsonarismo, fíjate a qué punto de locura colectiva llega el análisis político. Este juego de extremismo, de las dos caras de la misma moneda, es falaz, es mentiroso. Querer equiparar un proyecto de izquierda al bolsonarismo…

Andrea Dip.- De hecho, la misma persona que establece esta comparación ayudó a elegir a Bolsonaro, algunos de ellos gobiernan con Bolsonaro. ¿Qué autoridad moral tienen estas personas para hablar de extremismo? ¿Qué autoridad moral tiene Doria – este sí que es extremista – con este humilde discurso ideológico anti-izquierdista?

Guilherme Boulos.- Creo que uno de los papeles del campo progresista en el próximo período es rasgar el velo de esta fantasía, desmitificar cada vez más. Primero mostrando que nuestras propuestas -y lo he hecho durante toda la campaña- no tienen nada del extremismo que  ellos buscan. Radicalismo es una palabra que en el imaginario social está ligada al extremismo, pero el radicalismo es tomar las cosas de raíz, es ir a las últimas consecuencias de los problemas. En este sentido, el aspecto radical del término es un aspecto positivo, es que se profundiza, es que se sacan los problemas de su estructura. Ahora bien, la forma en que lo manejan no es obviamente eso, tratan de establecer la idea de extremismo.

¿Decir que nuestro proyecto es extremista? Hablamos de luchar contra la desigualdad social, hablamos de hacer que el pueblo tenga un techo, hablamos de cumplir la constitución de la ciudad, hablamos de defender al SUS (Sistema Único de Salud) contra un absurdo techo de gastos, hablamos de defender al CLT (Consolidación de las Leyes del Trabajo) contra una reforma laboral que le quita a la gente la posibilidad de sobrevivir con dignidad. Estamos hablando de defender el bienestar público, de defender la educación pública. Estamos en contra de cortar la cena en un restaurante popular, estamos en contra de convertir una de las zonas de deporte y ocio más importantes de la ciudad en un centro comercial. ¿Es eso ser extremo? Es un escándalo el juego de palabras que hacen. Y es el papel de la izquierda el desmitificar cada vez más esto y también la idea de que son el centro, que son el medio. ¿Doria y el DEM son el camino intermedio hacia dónde?

Andrea Dip.- Y si lo pones como algo nuevo, alternativo.

Guilherme Boulos.- Digámoslo claramente: este grupo de gente es la clase que se sostiene históricamente en Brasil, es la heredera de las oligarquías cafeteras, es heredera de un pensamiento esclavista, elitista, racista, heredera de la dictadura militar. Esta clase «media» es la clase que promovió las transiciones inconclusas y los grandes acuerdos nacionales de la historia de Brasil. Este centro es el que promovió la transición democrática sin redemocratización. Es el centro que promovió el golpe de Estado de 2016 y el gran acuerdo nacional de Jucá. Este centro es el que también llevó la política al actual nivel de descrédito en el imaginario popular, como una actividad que no se ocupa de los problemas de la gente, que no resuelve los problemas, que todo es lo mismo. Esta clase es parte del problema, no de la solución. Este grupo no tiene ninguna condición para presentar un proyecto popular, democrático y viable para el Brasil post-Bolsonaro, no tiene la más mínima credibilidad histórica ni la más mínima posibilidad política y social para ello.

Andrea Dip.- He reunido aquí algunas preguntas hechas por nuestros Aliados (N. del Tr.- red de apoyo a Agência Pública): ¿Qué tiene que hacer la izquierda brasileña para recuperar la confianza del votante en 2022? ¿Cómo debería ser la articulación de las partes? ¿Crees en un frente amplio de izquierda o está lejos de consolidarse? Y por último, ¿quién te imaginas que derrotará a Bolsonaro en 2022?

Guilherme Boulos.- Creo que la izquierda tiene dos grandes desafíos en este próximo período y no es sólo el 2022, es principalmente el 2021. El primer gran desafío es del que más se habla y el más visible, que es la unidad del campo progresista. Las unidades no sólo se construyen para las conveniencias electorales en la víspera de una elección. La unidad tiene que construirse en torno a un proyecto, un proyecto de debate para el país y en torno a las luchas. No sólo las luchas institucionales, sino también sociales.

Tengo la intención de contribuir a este proceso de construcción de un frente, una articulación, una unidad entre los dirigentes, los partidos y las fuerzas de la izquierda en el próximo período. Creo que lo que nos enseñan las elecciones de 2018 y 2020 es que esta unidad es esencial para derrotar tanto al bolsonarismo como a la vieja derecha.

Anticiparse a esta discusión sobre los nombres de esta unidad es poner la carreta delante de los bueyes, porque no vas a tener unidad. Cada partido tiene sus nombres fuertes, cuadros importantes, si ése es el punto de partida de la discusión, no habrá un punto final. El punto de partida de la discusión debe ser un proyecto común, una experiencia de lucha, de movilización, de construcción de una oposición unitaria.

Andrea Dip.- ¿Y crees que esto es posible?

Guilherme Boulos.- Creo que es posible construir un diálogo. Si este diálogo va a poder desembocar en un frente, en una sola expresión de la oposición en 2022, es difícil de saber. También depende de la voluntad de cada actor, tengo la voluntad de construir ese diálogo con el corazón abierto y de convocar y tener a otros líderes en la mesa, de tener otras fuerzas políticas en la mesa. Para tratar de construir. Mi partido también tiene esta voluntad y ya la ha demostrado. Pero no puedo hablar por los demás.

Ahora hay mucha mistificación alrededor de eso también, ¿sabes? La unidad por sí sola no va a dar la victoria a la izquierda, la unidad es un mensaje importante, pero no es suficiente para una victoria, para derrotar el bolsonarismo. Hay otro desafío que es reconectar la izquierda con el pueblo, este desafío ha sido mi obsesión durante 20 años trabajando en el movimiento de base, en el MTST, en las ocupaciones de tierras, en las luchas sociales. El desafío que se traduce en la idea de un trabajo de base, que se traduce en la idea de una presencia de la izquierda en las periferias dialogando, escuchando, construyendo redes de solidaridad más allá del discurso político, construyendo lazos concretos, construyendo relaciones de reconocimiento y acogida en los espacios sociales. Esto sigue siendo un gran desafío. Sobre todo, en el escenario que viviremos en el 2021. El próximo año es un barril de pólvora anunciado.

Si de hecho Bolsonaro corta la ayuda de emergencia, como dijo que haría, estamos hablando de más de 50 millones de familias brasileñas que dependen de ella para poner  algo de comida en la mesa. El mes que viene, puede que ya no cuenten con esa ayuda, todo indica que este mes puede ser el último. Vamos a seguir luchando para que continúe porque aquí estamos hablando de la vida, de la supervivencia de la gente. Pero si no hay  continuidad, en un escenario en el que la pandemia todavía persiste con una fuerte señal de segunda ola, al mismo tiempo que con una situación social y económica crítica, estamos hablando de que tal vez el próximo año tengamos a casi la mitad de la población económicamente activa brasileña, o desempleada o subempleada, viviendo en un pico. Estamos hablando de un escenario sin precedentes y esto podría ser explosivo para el país.

La izquierda no sólo debe estar atenta a esto, sino que debe ayudar a canalizar esta indignación, esta revuelta, en una lucha organizada que conduzca a cambios reales en el país y que no pueda ser aprovechada por el bolsonarismo como pretexto para nuevas oleadas autoritarias. Estoy muy preocupado por esto y estoy muy centrado en profundizar y ampliar el trabajo básico.

Andrea Dip.- Creo que es interesante que menciones este tema porque recuerdo que es una crítica que siempre has hecho, desde la izquierda que va a la política institucional y se olvida del trabajo de base, y que mucho de este momento que estamos viviendo hoy también pasa. Así que voy a añadir unas cuantas preguntas más de los Aliados sobre esto: ¿Cómo romper el muro ideológico que se construyó contra los partidos progresistas? Y, pensando en este trabajo de base, ¿cómo podemos dialogar con una parte creciente de la población que es evangélica y que rechaza las llamadas pautas identitarias? ¿Cómo comunicarse con estas personas y cómo ganar una elección sin dejar de lado agendas como la violencia de género, la despenalización del aborto, los derechos de la población LGBT, la política de drogas, que son generalmente agendas que los candidatos evitan porque son controversiales?

Guilherme Boulos.- ¿Cuál fue el mensaje de mi campaña con Erundina en todo momento? Que necesitamos una alcaldía, un poder público, volcado en las personas, con la capacidad de sentir el sufrimiento de la gente, con la capacidad de tener empatía. Tener la solidaridad como principio ético y organizador de la política. Si pudiera resumir nuestra campaña en una palabra sería solidaridad, ese fue el mensaje que dejamos.

Recuerdo una autocrítica y un análisis de Pepe Mujica sobre el ciclo de gobiernos progresistas en América Latina, incluyendo el suyo. Dijo: «Entrenamos a los consumidores, pero no entrenamos a los ciudadanos». Al decir eso, ¿qué expresó Mujica? Mira, por supuesto, es fundamental mejorar los patrones de consumo de la gente, sacar a millones de personas de la pobreza, tener programas como Bolsa Família, tener programas para ampliar el acceso a la educación superior, ese es el punto de partida en un país y en un continente tan desigual como el nuestro. Pero no podemos descuidar la disputa de valores, porque si no esas victorias son fácilmente reversibles más tarde, de lo contrario la persona que fue beneficiaria del Prouni (ProUni, Programa de Ayuda Universitario brasileño), de la Bolsa Família, votará por Bolsonaro, como ocurrió aquí en Brasil. Por lo tanto, la disputa política no puede ser simplemente una disputa de política pública, la lucha política tiene que ser una disputa de proyecto social, una disputa cultural, en última instancia.

La propia izquierda ha dejado de debatir los valores, y a veces ha dejado que la derecha gane en este campo. Fue así en el tema de la seguridad pública: Bolsonaro se puso de pie y lo trabajó en las elecciones de 2018, fue así en varios temas de costumbres sociales, como en el tema de la sexualidad. Fueron estas brechas las que usaron la derecha y la extrema derecha. No creo que la mejor alternativa para la izquierda sea la de no dar batalla, de tratar de ocultar los valores en los que cree. Al contrario, no tenemos motivos para avergonzarnos de la sociedad y de los valores que defendemos. Si esos valores están claros en la mesa, son ellos los que tienen motivos para avergonzarse. Son los que quieren perpetuar una sociedad regida por la desigualdad, los prejuicios y la intolerancia, pero hacen un marketing a su alrededor. Por lo tanto, siempre he guiado mi acción política tratando de llevar el debate sobre los valores, y creo que en estas elecciones de 2020 tuvimos mucho éxito en eso, y eso explica lo lejos que ha llegado.

Creo que el diálogo con los evangélicos también tiene que tener lugar en torno a estos valores, los valores de la solidaridad, los valores de la defensa de la igualdad. Me reuní con evangélicos en la segunda ronda de la campaña, varios pastores. Lo que escuché de ellos, tanto como sus demandas, son las pautas que defendemos, porque la mayoría de los evangélicos son gente que está en los extremos de la periferia sufriendo porque no tienen una guardería, porque no tienen un puesto médico, porque están desempleados.  En la fila del puesto o cuando vas a inscribir a tu hijo en la guardería, nadie te pregunta si eres evangélico, si eres católico, qué eres.

Ahora bien, hay cuestiones que se tratan desde el punto de vista moral y que son controvertidas. Al mismo tiempo que la izquierda no puede dejar de ocuparse de estas cuestiones, tiene que saber cómo hacerlo. Hay una gran diferencia entre preguntarle a una señora evangélica de las afueras de São Paulo, «¿Está a favor del aborto?» y ella responderá que no, por lo general. Ahora puedes preguntarle: «¿Estás a favor de que tu hija, o tu vecina, o tu sobrina, aborte, o sea arrestada o asesinada?» probablemente te responda que no. «¿Estás a favor de liberar las drogas? Pero si le preguntas: «De vuelta allá en cracolandia, ¿qué solución crees que es la mejor? ¿Bombardear a las personas que son dependientes de químicos, o buscar reducción de daños, atención, alojamiento y tratamiento de rescate de esas personas?» Lo más probable es que responda a nuestra propuesta política. Se trata de cómo abordarlo, una parte de la izquierda también necesita aprender, precisamente porque se ha distanciado de la gente, ha desaprendido cómo hablar el idioma del pueblo y tener la sensibilidad necesaria para dialogar con los sentimientos del pueblo. Creo que eso es lo que necesitamos rescatar también.

Andrea Dip.- ¿Crees que discutir el tema del aborto, de la sexualidad, es algo que la izquierda no ha aprendido?  ¿O siempre fueron vistos como temas menores o y avisperos en los que era mejor no poner la mano y hacer acuerdos, como hemos visto ocurrir muchas veces?

Guilherme Boulos.- Creo que un poco de ambos. Creo que usted tenía un desapego de una parte de la izquierda con la periferia y el sentimiento popular, y al mismo tiempo tenía la opción política de no tratar estos temas. En los últimos años hemos tenido el mayor fortalecimiento de los movimientos feministas, de la agenda LGBT en la sociedad. Esto no es sólo en Brasil, es un fenómeno internacional. El movimiento negro que creo que se sitúa en otro lugar pero aquí en Brasil sobre todo la lucha del movimiento negro es la lucha contra la desigualdad social, Brasil es un país estructuralmente racista. Creo que el término «agendas de identidad» expresa poco de lo que estas luchas y batallas son hoy en día en el país. Estos movimientos han ido ganando cada vez más fuerza para hacer de su agenda un programa central. Y la izquierda tiene que tener la capacidad de abrirse a esto e incorporarlo en su estrategia y sus agendas. Ahora tiene que ser capaz de hacerlo sin asustar a la gente, construyendo un diálogo que sea popular y que no fortalezca el tipo de estigmatización que la extrema derecha hace de la izquierda, lo que hizo en 2018 y sigue haciendo en su submundo de noticias falsas.

Andrea Dip.- Debido a que son, de hecho, agendas interseccionales, ninguna de ellas es autónoma, ¿verdad? También se plantea aquí la cuestión de la crisis de representación, esa incredulidad generalizada en el sistema político, que es una realidad y que hace que las personas dejen de participar precisamente en las decisiones que afectan a sus vidas. ¿Cuál sería la manera de enfrentar esta crisis y esta incredulidad generalizada? ¿Cómo movilizar a las personas en torno a la política?

Guilherme Boulos.- Necesitamos fortalecer las formas de participación política directa y amplia dentro del campo de la izquierda. También tenemos un desafío organizativo. El sentimiento de antipolítica no surgió de la nada, la crisis de representación no fue sólo el resultado de una campaña difamatoria contra la política, sino que fue el resultado de la incapacidad del sistema político para responder a las demandas básicas del pueblo. La crisis de representación es un fenómeno real, no sólo es un fenómeno producido ideológicamente, sino que tiene una base muy histórica. Nuestro sistema democrático es muy limitado, de hecho, nunca tuvimos una democracia plena en Brasil. No hay democracia política sin democracia económica y social, e incluso con el nivel de captura de la política por parte de los principales intereses corporativos y económicos, como se ha hecho históricamente y se sigue haciendo aquí. Mira las planillas de financiación de la campaña de los candidatos del sistema político.

Ahora bien, creo que la forma en que debemos responder a esto es también tener la audacia y la capacidad de reinventarnos en la profundización de la democracia, eso es lo que defiendo, no sólo pensando en la gestión del Estado. Hicimos esto, nuestro plan de gobierno aquí en São Paulo, que fue una formulación que hice junto con Erundina, para gobernar desde los barrios, en contacto directo con las comunidades, para sacar las alcaldías del aparato político que tenían, y para vincular de manera transparente con las referencias de cada región, con las comunidades. Estas son formas de gobierno, pero más allá del gobierno hay formas de participación que tienen que ser constantes en la lucha política, a las que creo que nuestros partidos aún no han respondido. El propio PSOL todavía necesita desarrollar más estas formas básicas, y creo que está muy abierto a ello, creo que vamos a ser capaces de señalar novedades y presentar espacios de participación política incluyendo formas digitales en el próximo período, que ayuden a crear un sentido de pertenencia, que ayuden a crear la implicación y la voluntad de la gente para hacer el debate político.

Andrea Dip.- También hay una pregunta que va así: en una entrevista con Folha de São Paulo, Fernando Haddad afirma que el electorado se movió a la derecha en estas elecciones y que la derrota de Bolsonaro es ilusoria. En la misma entrevista, afirma que el PT insistirá en su propia candidatura en 2022, principalmente con Lula, dejando para la segunda vuelta analizar una posible unión con otras fuerzas de izquierda. ¿Cómo ves esto? ¿Esta insistencia del PT no llevará a la izquierda de nuevo a la derrota?

Guilherme Boulos.- Tengo mucho respeto por Fernando Haddad, es un amigo, agradezco su apoyo para la 2ª vuelta aquí en São Paulo, pero me permito discrepar con él en cuanto al balance de las elecciones. El bolsonismo y Bolsonaro fueron los grandes perdedores en esas elecciones. Por supuesto, el centro, que apoya al gobierno de Bolsonaro en el Congreso hoy, ha ganado. Es mejor decir el ala derecha. Este grupo tuvo victorias, pero esto no es una victoria para el bolsonarismo y Bolsonaro. Lo que tocó Bolsonaro se estropeó, así que no tengo esta lectura. Y creo que esta lectura deja de ver un elemento de novedad que las campañas han traído a todo el país, de rejuvenecimiento, de la aparición de una nueva generación de líderes de izquierda, y de dirección para el futuro.

Seguiré haciendo un esfuerzo para construir la unidad en nuestro campo. Si la unidad no prospera, si no hay comprensión y madurez política de los líderes en nuestro campo sobre la importancia de la unidad para derrotar a la erudición, bueno, sólo podemos lamentarlo. Si el resultado es este, cada campo, cada partido de izquierda tendrá su candidatura, presentará su proyecto, y la posibilidad de que repitamos los fracasos actuando de esta manera es mucho mayor. Toda la sociedad lo ve, el electorado de la izquierda lo ve. No es posible que las direcciones políticas del campo de la izquierda no sean sensibles para, al menos, hacer un esfuerzo y un intento en esta dirección. Insistiré en ese camino.

Andrea Dip.- Por último, hay un análisis que dice que saliste muy fortalecido y como la cara de una nueva izquierda brasileña. Y que serías un fuerte candidato para las próximas elecciones presidenciales. ¿Qué dices de eso?

Guilherme Boulos.- Tenemos que ser consistentes con lo que tú representas. Es obvio que no puedo descartarlo y decir «no seré candidato bajo ninguna circunstancia», eso es demagogia, no tengo cara, ni condición, ni razón para hacerlo. Pero no creo que ayude al proyecto de la izquierda que yo entre ahora y tampoco que me afirme como candidato. Esto no es para mí, no soy de los que salen de una elección con la cabeza ya en la siguiente, para mí la política no es una carrera, para mí la política no es un proyecto personal. Salgo de esta elección y soy consciente de lo mucho que nuestro proyecto ha salido fortalecido, y de lo natural que es que mi figura como representante de este proyecto también salga fortalecida. Ahora trataré de utilizar esta fuerza para lo que considero la clave, lo que mi grupo político también considera, mi partido considera que la clave, en este momento, es fortalecer la unidad, buscar la unidad de la oposición, y al mismo tiempo fortalecer los lazos de nuestro proyecto de izquierda con el pueblo brasileño. Me dedicaré a caminar por todo el país el país el próximo año, tomando este proyecto, me dedicaré a hablar y a articular de manera exhaustiva con otros líderes en nuestro campo, buscando vincular nuestros puntos de unidad, por supuesto que fortaleceré mi partido, el PSOL, como lo harán todos los demás líderes, pero teniendo la clara conciencia de que, en un momento histórico como el que estamos viviendo, el principal objetivo de la izquierda en Brasil tiene que ser derrotar este proyecto de atraso, y eso es lo que me guiará en el período próximo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */