Educacion Nacionales

Actualidad del pensamiento de Eugenio María de Hostos

Eugenio Maria de Hostos

Abordar el tema de la actualidad del pensamiento filosófico y científico de Eugenio María de Hostos es una empresa de gran complejidad y que requiere de mucho esfuerzo debido a la amplitud de la producción filosófica, científica, pedagógica y sociopolítica o propagandística de Hostos. También requiere situar al pensador caribeño en el contexto del siglo XIX y proyectarlo al mundo global del siglo XXI.

Es indudable que el pensamiento filosófico, científico, pedagógico y político de Hostos mantiene una actualidad sorprendente en ideas y métodos claves en cada una de las áreas del conocimiento que abordo y sobre todo n lo relativo a sus ideas morales y políticas que van desde el anticolonialismo (español y norteamericano), el antiesclavismo, hasta la propuesta de confederación de las Antillas y la confederación de países hispanoamericanos o la idea de la Gran Colombia puesta en práctica por el libertador Simón Bolívar.

En el campo filosófico, científico, pedagógico y artístico de las ideas de Hostos abarcan desde la filosofía positivista comtiana y spenceriana, expresada en sus ideas lógicas, sociológicas, pedagógicas, geográficas, jurídicas hasta sus observaciones del comportamiento psicológico, social, político, histórico y antropológico de los pueblos hispanoamericanos en los cuales tuvo la oportunidad de vivir y de observar.

La República Dominica que encontró Hostos en los años 70 y 80 del siglo XIX

Cuando Hostos hace su primera visita-estadía a la República Dominicana durante el año 1875, cuando se establece en la Puerto Plata de Gregorio Luperón, la República Dominicana, post-guerra restauradora vive el inicio de un proceso de modernización capitalista. Dicho proceso se expresa en la inversión de capitales externos en la naciente mecanizada industria azucarera, la cual operaba con mano de obra inmigrante de las Antillas Menores y Puerto Rico.

En esa coyuntura histórica la República Dominicana es un país pre-capitalista, que en términos territoriales, se encuentra incomunicado internamente, divido en regiones y subregiones, cada una con características económicas, políticas, sociales y culturales particulares.

El Cibao o Región Central del país caracterizado por una economía activa de medianos y pequeños productores agrícolas, fundamentalmente productores de tabaco; producto que generaba una amplia red de comercios y almacenes… Que crearon las condiciones para una práctica y pensamiento liberal, que se expresa, en una resistencia sistemática al conservadurismo colonialista y fue la base de las luchas restauradoras del 1861-1865. Ese Cibao del siglo XIX produjo pensadores liberales como Espaillat, Filomeno de Rojas y Pedro Francisco Bonó; así mismo, fue la cuna de un gigante liberal y antillanista como Gregorio Luperón, líder del partido Azul y amigo aliado natural de Betances, Hostos y José Martí.

En la Región Este del país la economía se desarrolló sobre el Hato Ganadero, en grandes extensiones de tierra, sobre la cual se creó una estructura hatera-patriarcal, conservadora, católica y pro-hispánica.

En el caso del Sur, fundamentalmente el suroeste, se desarrolla una economía de corte de madera para la exportación a Europa; y unas escazas actividades económicas de subsistencia, producción de azúcar en trapiches y una agricultura de conuco para la sobrevivencia.

La escaza población de República Dominicana de la segunda mitad del siglo XIX vivía en la zona rural, aproximadamente 80% de la población, la cual en una proporción similar era analfabeta.

En este contexto Hostos aboga por un país que entre en el camino de la modernización, tomando como ejes:

1ro. La inmigración y la colonización agrícola. Para lo cual se requería traer al país inmigrantes agrícolas que sirvieran de “agentes de trabajo”. En ese sentido, recomendó incentivar la inmigración de canarios, para que sirvieran de modelos económicos, domésticos y cívicos a la población circundante.

2do. La creación de un banco agrícola a fin de proporcionar recursos financieros a los productores, como mecanismo de promoción eficaz del proceso de modernización capitalista.

3ro. Ponderó la construcción de ferrocarriles, como un mecanismo civilizatorio, que posibilitaría la comunicación entre las comunidades agrícolas. Como fue el caso del ferrocarril La Vega-Sánchez.

4to. Contribuyó a la formación de la Escuela Normal, como un instrumento civilizatorio de primer orden, fundamentando una revolución pedagógica en el país, que permitió cambiar la concepción pedagógica tradicional, memorística, escolástica, católica e hispánica; por una concepción pedagógica moderna- ilustrada, positivista, krausista, laica, científico-técnica, de corte liberal y de carácter democrático, anticolonialista y por tanto Panantillanista y latinoamericanista.

Hostos Educador

Las prácticas educativas de Eugenio María de Hostos en República Dominicana, tienen su origen durante su primera estadía cuando funda la sociedad-escuela “La Educadora” en Puerto Plata con el apoyo de Luperón, con el propósito de educar al pueblo en sus derechos individuales, constitucionales, internacionales y económicos sociales.

La Educadora, diríamos, es un ejemplo de como para Hostos la independencia y libertad civilizadora del pueblo descansa en la educación de sus ciudadanos. A partir de su segunda estadía, en 1879, el maestro Hostos concentra su proyecto educacional, específicamente con la fundación de la Escuela Normal de la ciudad de Santo Domingo en el año 1880, con el propósito de formar de manera integral los maestros que en espíritu del señor Hostos “enfrentarán la ignorancia, la superstición, el cretinismo y la barbarie”.

En el discurso pronunciado por Hostos en su calidad de director de la escuela normal, el 28 de septiembre de 1884 en la investidura de los primeros maestros normales del país afirma:

“Harto lo sabéis, señores: todas las revoluciones se habían intentado en la República, menos la única que podía devolverle la salud. Estaba muriéndose de falta de razón en sus propósitos de falta de conciencia en su conducta, y no se le había ocurrido restablecer su conciencia y su razón…” (Hostos, Páginas Dominicanas, 1979, p.195).

“Para que la República convaleciera, era absolutamente indispensable establecer un orden racional en los estudios, un método razonado en la enseñanza, la influencia de un principio armonizador en el profesorado y el ideal de un sistema superior a todo otro, en el propósito mismo de la educación común.” (Hostos, p. 196).

El tratado de lógica de Eugenio María de Hostos como fundamento epistemológico de la concepción científica y pedagógica de Hostos.

En este apartado sostenemos la hipótesis de que la concepción científica y pedagógica desarrollada por Eugenio María de Hostos tiene como fundamento epistemológico su tratado de Lógica.

El tratado de Lógica de Eugenio María de Hostos introduce en el pensamiento académico de la República Dominicana de finales del siglo XIX y principios del XX una nueva forma de pensamiento Filosófico-Metodológico.

El del La observación, la inducción y uso de la razón analítica son herramientas del intelecto que Eugenio María de Hostos, destaca en su tratado de Lógica, como métodos del pensamiento filosófico y científico, que bien enseñado y aplicado se transforman en herramientas metodológicas para el estudio científico de la sociedad y la naturaleza.

En la tradición del pensamiento filosófico dominicano del siglo XIX y principio del XX, las ideas lógicas positivistas introducidas por Hostos enfrentan y superan las ideas escolásticas heredadas del período colonial, que sirvieron de fundamento ideológico al pensamiento conservador como núcleo del poder y de la mentalidad de la iglesia católica y de los grupos dominantes tradicionales y pro-hispánicos.

El Tratado de Lógica de Eugenio María de Hostos es una síntesis del pensamiento positivista del siglo XIX, específicamente del positivismo de Augusto Comte. Esta concepción positivista centra su atención en el análisis de la relación y correlación de causa y efecto a partir de la observación y la inducción como instrumento lógico metodológico.

El propio Eugenio María de Hostos aplicó su concepción lógico-metodológica en su práctica pedagógica y en el estudio observacional de la sociedad dominicana del siglo XIX.

El positivismo como concepción filosófica de la Europa del siglo XIX, es la culminación conservadora del pensamiento moderno ilustrado, ya que tiene como centro las ideas de orden y progreso en el contexto del capitalismo liberal mercantilista amenazado por el creciente movimiento de los sectores marginales y obreros producto de la industrialización capitalista. Sin embargo, dicha concepción conservadora al entrar en contacto con el contexto local dominicano adquiere una forma de pensamiento avanzado y progresista.

Funciones de la razón

Hostos distingue en su lógica cuatro funciones de la razón, A cada una de ellas lo corresponden un conjunto de operaciones, Esas funciones y operaciones son:

Intuición:

  • Sensación, percepción, atención, rememoración e imaginación.

Inducción:

  • Comparación, clasificación y análisis

Deducción:

  • Participación, reflexión y síntesis

Sistematización:

  • Asociación de ideas, generalización y ordenación

Para Hostos la pedagogía debe de fundamentarse en el orden natural de la razón. Así mismo sostiene que la razón opera sobre la base de tres realidades: Física, moral e intelectual.

Las funciones y operaciones de la razón se desarrollan en el ámbito intelectual sobre la base de una estructura orgánica integral, de ahí que los métodos pedagógicos tanto teóricos como prácticos tienen como referencia y fundamento epistemológico las referidas funciones y operaciones de la razón.

Una lectura atenta de la obra escrita por Hostos y de su accionar pedagógico, literario, científico y político nos muestra un gigante del pensamiento caribeño y latino americano, que sus ideas tienen una sorprendente actualidad en las áreas del conocimiento que trabajó. Esto debido a que las sociedades caribeñas y latinoamericanas aún no han completado el proceso de modernización capitalista; y en los ámbitos educacionales, científicos y políticos presentan grandes atrasos que requieren ser superados, como es el caso de la formación del ciudadanos que reconozcan y actúen de acuerdo a sus derechos fundamentales y así como la superación de las condiciones neocoloniales y de atraso científico-tecnológico que viven nuestras sociedades, específicamente la sociedad dominicana; la cual en medio de un proceso de crecimiento económico sostenido acumula grandes desigualdades económicas, sociales, políticas y culturales, que requieren de urgente intervención de parte de los actores sociales y políticos y fundamentalmente de los ciudadanos y ciudadanas. De ahí la actualidad del pensamiento de Hostos.

Acerca del autor

Juan Francisco Viloria

Filosofo, sociólogo, profesor investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Dejar un comentario

/* ]]> */