Internacionales Politica

Golpe Constituyente

Escrito por Debate Plural

Jorge Folena (Brasil de Fato, 5-11-20)

 

La propuesta de Ricardo Barros (PP-PR), que planteó reformar la Constitución, es muy similar a la expresada por el vicepresidente, el general Hamilton Mourão.

El actual líder del gobierno de extrema derecha de Brasil, Ricardo Barros (PP-PR), quien fuera ministro de Salud del gobierno ilegítimo de Michel Temer, expresó, casi en tono jocoso, que la Constitución de 1988 solo otorga derechos a los ciudadanos. Así, en un movimiento algo aventurado, hecho a medida para comprobar las reacciones que pudiese provocar, lanzó la idea de convocar a una nueva constituyente con el claro propósito de aprovechar el proceso revolucionario popular en marcha en Chile y el triunfo del Movimiento por el Socialismo en Bolivia, ambos construidos por auténticas fuerzas progresistas, al contrario de lo que está sucediendo hoy en el gobierno de Brasil.

La idea lanzada por Barros es muy similar a la expresada por el vicepresidente Mourão durante la campaña electoral de 2018, cuando afirmó que en Brasil hay muchos derechos y pocos deberes, en referencia a toda la legislación de protección de la clase trabajadora conquistadas a lo largo de las últimas décadas que los gobiernos de Temer y Bolsonaro están destruyendo sin ningún pudor. Por eso, tal propuesta está al servicio de la regresión política y social, que no tiene nada de revolucionario para justificar la convocatoria de un proceso constituyente.

Es necesario aclarar que una constituyente originaria, para fundar un Estado, solo debe ser convocada ante el surgimiento de un nuevo orden político, similar a lo que sucedió en Brasil, a partir de 1985, con el fin del régimen dictatorial (1964-1985), cuando se impuso la ruptura del antiguo orden autoritario comandado por los militares para restaurar la democracia y los derechos humanos.

De hecho, esto no es lo que está sucediendo ahora en Brasil, con el gobierno actual apoyado por el ejército, el mercado financiero, la agroindustria, pastores pentecostales, negacionistas, etc. La misma clase dominante, que defiende descaradamente el estado de explotación y destruye la democracia y los derechos sociales, a través de sus representantes en el parlamento, lanza la idea de una constituyente, sin apoyo ni legitimación de las fuerzas populares; se trata de otro movimiento de arriba hacia abajo, típico de un régimen autoritario.

En efecto, ese mismo tipo de poder constituyente originario, de naturaleza puramente retórica, que de vez en cuando es impuesto al país por quienes están en el poder, quedó reflejado en la justificación del Acto Institucional número 1/1964, cuando los golpistas de ese momento se creían investidos (casi como dioses) de un poder constituyente y así afirmaron: “Los Jefes de la revolución victoriosa, gracias a la acción de las Fuerzas Armadas y al apoyo inequívoco de la Nación, representan al Pueblo y en su nombre ejercen el Poder Constituyente, del cual el Pueblo es el único titular” (sic).

Cabe señalar que todo eso no fue más que una construcción racional y no fue otra cosa que una autoproclamación, porque no hubo revolución popular ni llevó a la construcción de un nuevo país / estado.

Por el contrario, se retiraron las libertades individuales y se impuso una dictadura que duró veintiún años, durante la cual la recesión económica se profundizó, la población se empobreció aún más y hubo una abundante distribución de la infelicidad en todos los segmentos, y al final de la cual el país se le entregó a las fuerzas civiles con la economía destrozada, con una hiperinflación que erosionó los salarios y solo promovió ganancias reales para quienes apostaban diariamente por el juego en el mercado financiero; mientras los ricos ganaban con las horas extras (over-night), los salarios perdían su escaso poder para llevar comida a la mesa de los más pobres; sin mencionar el espantoso historial de desapariciones, asesinatos, torturas, etc.

En todo y para todo, muy parecido a lo que ocurre hoy en día en Brasil, estamos ante un gobierno nostálgico del régimen dictatorial cívico-militar de 1964-1985, que lanza la extraña propuesta de una constituyente con el objetivo específico de santificar la retirada total de los derechos de los trabajadores y, sin duda, facilitar la venta, de lo que queda de las riquezas del país, en un golpe más para Brasil, cuya población está empobrecida y precarizada y con su juventud sin esperanzas de futuro.

La propuesta contenida en el golpe de Estado pretende volver al pasado; cuando, en realidad, un constituyente propone la construcción de lo nuevo, según el proceso dialéctico.

Sin lugar a dudas, el impeachment perpetrado contra la presidenta Dilma Roussef en 2016 debilitó enormemente la autoridad de la Constitución de 1988 y de las instituciones políticas brasileñas, que colaboraron directamente en la conspiración contra la carta política que juraron defender [1]; sin embargo, un gobierno y un parlamento que trabajan sistemáticamente en contra de los intereses de los ciudadanos no son ni serán nunca legítimos para convocar e intentar instituir un nuevo orden constitucional.

El ataque del líder del actual gobierno se debe a que la Constitución de 1988 establece un vasto programa de derechos humanos, como el Sistema Único de Salud (que Bolsonaro quiere privatizar), la protección del medio ambiente para las generaciones actuales y futuras (que Bolsonaro y su ministro de Medio Ambiente sabotean sistemáticamente), el derecho a la educación pública (que Bolsonaro y sus sucesivos ministros de Educación quieren privatizar), el derecho a la Seguridad Social Pública (que Bolsonaro y Paulo Guedes quieren privatizar), el derecho a la pluralidad y diversidad (del que Bolsonaro y sus seguidores se burlan a diario), entre otros casos, que son cláusulas pétreas en nuestra Constitución (que, en teoría, no se pueden revocar).

De hecho, lo que quiere el actual gobierno de Bolsonaro, los militares y Paulo Guedes (representante del mercado financiero) es acabar con el estado brasileño y todo el sistema de protección social.

Sin embargo, quieren hacerlo sin cambiar el actual sistema de explotación, impuesto contra los intereses de la mayoría de la población, que ni siquiera tiene acceso a los derechos previstos en la Constitución, que no fueron plenamente implementados por la acción directa de la clase dominante brasileña, que sabotea nuestra Carta Política desde el principio porque sólo quiere para sí el control y disfrute de las riquezas del país, en desacuerdo con lo que decidió el Constituyente de 1987/1988, en la medida en que la Constitución es para proteger al pueblo brasileño [ 2].

¡Es para luchar por la implementación de los derechos previstos en la Constitución de 1988 que nos dedicamos a escribir, todas las semanas, en defensa de la Constitución, con el objetivo de contribuir a la emancipación de las fuerzas populares, para que la mayoría de la gente se dé cuenta de que el Estado brasileño somos todos nosotros, la sociedad en su conjunto, y para que entendamos que juntos somos más fuertes y capaces de establecer un nuevo orden, fundado en la solidaridad, la justicia social y sin explotación del hombre por el hombre!

Finalmente, quiero rendir homenaje a la mayoría del pueblo boliviano y chileno, que se levantan contra la clase dominante (que siempre se ha apropiado de las riquezas de todos) y que luchan por construir, en sus respectivos países, un Estado que los represente efectivamente, en toda su diversidad, y que haga prevalecer la soberanía popular.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */