Internacionales Politica

El misterio del voto en Estados Unidos

Escrito por Debate Plural

Luis Beatón (Prensa Latina, 22-8-20)

 

Un importante segmento de la población de Estados Unidos que no vota pudiera inclinar la balanza por los demócratas o los republicanos cuando se anticipan unas elecciones reñidas.
A eso se suma que el presidente Donald Trump persiste en restar validez y suprimir el voto por correo ante evidencias de que esa forma de sufragio sería adversa a sus aspiraciones de reelegirse el 3 de noviembre.

Habría que agregar que en estados como la Florida el hecho ser un exrecluso también puede eliminarle a una persona su derecho al sufragio, entre otras anomalías que pueden usarse para favorecer a los candidatos en la puja por llegar a la Casa Blanca.

Según estudios de la Fundación Knight los no votantes constituyen un porcentaje considerable de la población en edad de votar, alrededor de 100 millones de personas, o el 43 por ciento.

Los no votantes son jóvenes, menos educados y un poco más pobres que el electorado en general- pero podrían ser enormemente influyentes si realmente se presentaran, aseguran estimados.

Estudiosos de los comicios presidenciales en ese país plantean que después de todo, la proporción de votantes que no votaron en 2016 fue mayor que la proporción de votantes que sufragaron por Donald Trump o Hillary Clinton.

En la actualidad es un misterio sobre cómo se manifestará ese segmento poblacional aunque Evette Alexander, directora de la Fundación Knight, opinó que la ‘sabiduría convencional ha sido que si todos los no votantes se presentan a votar habría una victoria abrumadora para el Partido Demócrata’.

Una pesquisa de hace meses de Fundación Knight mostró quiénes son esos no votantes y precisó que son menos blancos, menos educados, más pobres, más jóvenes y más propensos a ser mujeres que los que sí votan.

Por lo tanto, basándose sólo en la demografía, los que no acuden a las urnas suenan como un gran grupo de potenciales votantes demócratas, ya que los azules tienden a ser más jóvenes y más diversos racialmente que los rojos republicanos.

Sin embargo, eso no explica cómo la composición de los no votantes puede variar dramáticamente de un estado a otro. Una encuesta del New York Times Upshot/Siena College realizada en seis estados disputados el otoño pasado encontró, por ejemplo, que los votantes blancos menos educados estaban sobre representados entre los no votantes en los estados disputados y eran más propensos a votar por Trump.

El sondeo precisó en su momento que los no votantes se inclinan ligeramente hacia los demócratas en general, pero favorecen al presidente Trump en algunos estados clave, aunque después de la caída de la economía y el pobre desempeño de la Casa Blanca en el enfrentamiento a la pandemia de la Covid-19, otra puede ser la situación.

En el otoño pasado los no votantes al ser consultados sobre por quién votarían si fueran a sufragar, mostraron que estaban divididos casi a partes iguales – el 33 por ciento dijo que votaría por el candidato demócrata, el 30 por ciento votaría por Trump y el 18 por ciento afirmó que votaría por otra persona.

Definidos los contendientes para noviembre de 2020, hay que observar con detenimiento como varía de un año a otro la inclinación hacia el rojo republicano o hacia el azul de los demócratas de este sufragio.

Hace casi un año, según Fundación Knight, el voto se manifestaba de esta forma: Alabama 34 por ciento republicano 25 por ciento demócrata (R+9), Pennsylvania 36 28 (R+8), Florida 36 31 (R+5), Virginia 35 31 (R+4), New Hampshire 30 29 (R+1), Minnesota 29 29 (empate), Nevada 33 33 (empate), Michigan 31 32 (D+1), Wisconsin 31 33 (D+2) y Georgia 29 34 (D+5)

El misterio que representa este voto solo se despejará en las urnas el 3 de noviembre, no obstante, hay muchas posibilidades de que los no votantes acudan a dar su veredicto de la gestión de Trump al frente del país.

Consultas anteriores indican que una gran mayoría de los no votantes (71 por ciento) dicen que planean votar en 2020, y el 55 por ciento expresan ‘absoluta certeza’ de que votarán este año.

Al respecto expertos en elecciones estiman que las pesquisas muestran que un aumento general de la participación puede no ser un beneficio abrumador para ninguna de las partes, pero tanto Trump como el candidato demócrata podrían beneficiarse encontrando formas de activar a los no votantes que tienen más probabilidades de inclinarse por ellos.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */