Internacionales Politica

El Ártico y la fuerza aérea de Estados Unidos

Escrito por Debate Plural

Leonid Savin (Geopolitica, 3-8-20)

 

El 21 de julio la Fuerza Aérea de los Estados Unidos lanzó su propia estrategia ártica. La publicación del documento en sí es un precedente ya que la Fuerza Aérea no tenía previamente una dirección tan separada. La Estrategia Ártica del Departamento de Defensa de EE. UU. de 2019 abarcó una visión del Ártico en su conjunto y habló de proteger los intereses nacionales de EE. UU.

La nueva estrategia señala que, junto con Europa y el Teatro Indo-Pacífico, el Ártico representa el tercer eslabón, que es vital para los Estados Unidos. Además, hay puntos críticos para la proyección del poder global y las reservas significativas de recursos naturales. Se enfatiza que anteriormente el papel de la Fuerza Aérea de los EE. UU. en la implementación de los enfoques de seguridad nacional en esta región era relativamente desconocido, y dadas las largas distancias y los desafíos para las operaciones marítimas, las capacidades de la Fuerza Aérea y las Fuerzas Espaciales de los EE. UU. han sido necesarias para obtener un acceso rápido y crear conciencia en todas las esferas de alerta temprana, comando y control satelital y disuasión efectiva.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos planea desarrollar su estrategia ártica en cuatro áreas, llamadas vigilancia, proyección de poder, cooperación y preparación. En primer lugar, estamos hablando de la preparación de las fuerzas armadas para operaciones militares en la zona del Ártico en el futuro.

¿Contra quién utilizará su poder la Fuerza Aérea de EE. UU.? La respuesta es obvia cuando se considera que todos los países del Ártico, excepto Rusia, son aliados o satélites de los Estados Unidos. Sin embargo, en una publicación conjunta, la Secretaria de la Fuerza Aérea de los EE. UU., Barbara Barrett, el Jefe de Gabinete de la Fuerza Aérea de los EE. UU., David Goldfein y el Jefe de Operaciones Espaciales de la Fuerza Espacial de los EE. UU., John Raymond, afirman abiertamente que Rusia y China serán probablemente adversarios en el Ártico (1).

Durante la Guerra Fría las dos superpotencias vieron el Ártico como una posición estratégicamente ventajosa para un ataque nuclear ultrarrápido. Estados Unidos ahora tiene un sistema de radar en Alaska, que, junto con más de 50 radares en Canadá, constituye un sistema de alerta temprana conocido como NORAD. Además, hay bases militares estadounidenses en Groenlandia dedicadas arastrear más de 20,000 objetos.

Las acciones recientes del Pentágono apuntan a intentos de expandir el control sobre el Ártico, incluida la participación de socios tradicionales.

En 2019, la Fuerza Aérea de los EE. UU., junto con los socios de la OTAN, así como Suecia y Finlandia, realizaron los siguientes ejercicios titulado Desafío Ártico en un área de Islandia, y maniobras conjuntas llamadas Arctic Edge con Canadá en América del Norte. No es la primera vez que lo hacen (por ejemplo, en 2015 incluso recibieron críticas de Suecia), pero por primera vez en 2019, la neutral Finlandia tomo parte.

En julio, también se supo que la Fuerza Aérea de los EE. UU. había llevado sus capacidades cibernéticas a su capacidad máxima. En una declaración oficial el 14 de julio se dijo que «la convergencia ha permitido la consolidación de elementos previamente segmentados […] para sincronizar prioridades operativas comunes a través de los límites del comando de combate […] A medida que escalamos y desarrollamos la convergencia en el entorno de información e implementamos soluciones materiales que automatizan el conocimiento y el intercambio de datos […] comenzaremos a generar resultados globales a la velocidad de la guerra de información» (2).

De hecho, esto significa un nuevo nivel de inteligencia, vigilancia, reconocimiento, el uso del espectro electromagnético y otros activos de las operaciones de información y el ciberespacio.

El ejército de la OTAN cree que es necesario crear una agrupación especial de fuerzas navales en el Ártico para contener el crecimiento de la influencia rusa (3). Aparentemente, debido a su ausencia en este momento, el papel de tal factor fue decidido por la Fuerza Aérea y las Fuerzas Espaciales de EE. UU.

También existe la opinión de que la dirección más efectiva de la política estadounidense en la región del Ártico debería ser la preparación para el combate de las fuerzas expedicionarias estadounidenses existentes para realizar operaciones en el Ártico (4), y no el desarrollo de capacidades únicas para la seguridad de la región.

Pero, en general, Estados Unidos ya está implementando activamente su estrategia ártica no solo a nivel militar, sino también a nivel diplomático. Y la nueva estrategia de la Fuerza Aérea servirá como catalizador para los procesos existentes.

El 9 de junio de 2020, se publicó el Memorando del Presidente de los Estados Unidos sobre la garantía de los intereses nacionales de los Estados Unidos en el Ártico y la Antártida (5). Indica la necesidad de crear una flota de rompehielos (al menos tres barcos) para operar en aguas polares. El estudio, incluido el presupuesto, fue encargado por el Departamento de Seguridad Nacional en coordinación con el Departamento de Defensa, donde el Secretario de Marina de los EE. UU. desempeñará un papel importante en este proyecto. El Ministerio de Energía también realizará un examen apropiado. El informe debería estar listo en los primeros diez días de agosto de este año. Dos meses para tal estudio es un tiempo muy corto, lo que indica cierta prisa.

El 22 de julio el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, realizó una visita a Dinamarca para discutir con el Primer Ministro y el Ministro de Relaciones Exteriores de este país la política militar y económica general en el Ártico y el Atlántico Norte. A la reunión también asistieron representantes de Groenlandia y las Islas Feroe.

La oferta de Trump de comprar Groenlandia a Dinamarca, anunciada en 2019, también se ajusta a los planes del Ártico de los EE. UU., aunque en ese momento las autoridades danesas consideraron esto una provocación y  la rechazaron, después de lo cual se cancelaron las reuniones programadas.

En junio de 2020 EE. UU. reabrió un consulado en Groenlandia y prestó 12 millones de dólares en ayuda económica para mejorar la oferta de venta en Groenlandia (6).

Las fuerzas patrióticas en Dinamarca temen que Estados Unidos esté intensificando sus métodos de poder blando e involucrando a todo el espectro de sus cabilderos (lobbies) (7), desde pesos pesados como el ex-Secretario General de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, hasta varias organizaciones no gubernamentales orientadas a Estados Unidos. Al mismo tiempo, los nuevos consulados en Groenlandia y las Islas Feroe permitirán imponer de manera más efectiva el punto de vista estadounidense, incluida la instigación de políticas hostiles hacia Rusia y China. En el futuro, esto incluso puede conducir a la alienación gradual de estos territorios de Dinamarca, e incluso un acto de separatismo.

Estados Unidos está preocupado por el desarrollo de bases militares rusas en el Círculo Polar Ártico y lo enfatiza en la nueva estrategia de la Fuerza Aérea de EE. UU. El documento también señala que el 25 % del PIB de Rusia está asociado con la región del Ártico (exportaciones de petróleo y gas). El desarrollo de la infraestructura de la Ruta del Mar del Norte y la entrega de recursos energéticos a China desde los puertos costeros rusos en el norte que están obstaculizando los planes de Estados Unidos de establecer un monopolio energético y anulando los intentos de destruir la economía rusa.

El uso de la Ruta del Mar del Norte también reduce significativamente los tiempos de tránsito desde el puerto asiático más grande de Shanghai hasta el puerto europeo más grande de Rotterdam. China en 2018 incluyó la Ruta del Mar del Norte en su proyecto de comunicación global «Belt and Road». Desde que Estados Unidos entró en una confrontación con Rusia y China, la interacción de los dos países en realidad crea una fuerte alianza, donde uno de los Estados es visto por el otro como una retaguardia confiable en caso de agravamiento del conflicto con Estados Unidos.

Entre líneas, se puede leer claramente que la nueva estrategia Estados Unidos está interesado en limitar la cooperación entre Rusia y China, por un lado, y los países de Europa Occidental y Canadá, por el otro.

Anteriormente los fundamentos de la política estatal de la Federación de Rusia en el Ártico para el período hasta 2035, aprobado en marzo de 2020 (8), también causaron una reacción nerviosa en los Estados Unidos. En particular, un estudio reciente de la OTAN sobre este asunto dijo que el nuevo enfoque de Rusia para la actividad en el Ártico merece una atención seria (9), especialmente dado el hecho de que en 2021 Rusia presidirá el Consejo Ártico.

Y dado que la nueva estrategia se aplica a la Fuerza Aérea y a las Fuerzas Espaciales de EE. UU., cualquier actividad de las potencias rivales en el aire y el espacio exterior provocará un fuerte rechazo en Washington. Por ejemplo, el lanzamiento por parte de Rusia del nuevo satélite Kosmos-2543 fue inmediatamente descrito en los Estados Unidos como la nueva arma antisatélite de Moscú (10). No hay duda de que los «halcones» de los Estados Unidos y los países de la OTAN utilizarán estas especulaciones y provocarán otra ronda en la carrera armamentista.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */