Internacionales Politica

Visita del premier iraquí a Irán pone en jaque mate a EEUU

Escrito por Debate Plural

Mohsen Khalif Zade (Hispantv, 25-7-20)

 

La visita del nuevo premier iraquí, Mustafa al-Kazemi, a la República Islámica de Irán se considera como un revés para la política exterior de EE.UU. y Arabia Saudí.

Al-Kazemi, ex jefe del servicio de Inteligencia Nacional de Irak, se convirtió en primer ministro el pasado mes de mayo después de casi seis meses de disputas a raíz de una crisis política provocada por meses de protestas contra la situación económica.

Desde las primeras horas de la designación de Al-Kazemi como primer ministro, EE.UU. y Arabia Saudí trataron de pescar en río revuelto mostrando a los civiles iraquíes –quienes protestan contra la situación económica del país- una solidaridad sospechosa que no encaja con el “modus operandi” de estos dos Estados que estaban detrás de la aparición del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en el territorio iraquí.

Riad y Washington buscaron dañar las relaciones de Irak e Irán lanzando campañas propagandísticas para contrarrestar lo que llamaban “la influencia” del país persa en Irak.

Con una campaña sucia y peligrosa, EE.UU. y Arabia Saudí intentaron sacar provecho de la mala situación económica de Irak e incitar a los manifestantes a perpetrar actos de sabotaje y culpar a los grupos políticos cercanos a Irán de los problemas acumulados del país.

¿Por qué Al-Kazemi eligió a Irán como su primera salida al extranjero?

El presidente iraní, Hasan Rohani, afirmó que la visita del premier iraquí al país persa es un punto de inflexión en las relaciones entre Teherán y Bagdad.

Un día antes de la visita de Al-Kazemi, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, estuvo en el país árabe, donde rindió homenaje al asesinado comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, junto al subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis.

Bandera Iran

Soleimani y Al-Muhandis perdieron la vida el pasado 3 de enero en un bombardeo con aeronaves no tripuladas (drones) de EE.UU. cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad, capital iraquí.

Las declaraciones del Líder de la Revolución Islámica de Irán, Seyed Ali Jamenei, durante su reunión con el primer ministro iraquí demuestran la posición firme de Teherán en apoyar a su vecino.

“Irán apoya un Irak soberano e independiente, y no está interesado en interferir en los asuntos de Irak”, aseguró Jamenei.

El Líder iraní también advirtió que los iraquíes deben saber que la presencia militar estadounidense en el territorio iraquí provocará corrupción y destrucción, e Irán espera que el nuevo Gobierno iraquí acate la decisión de su Parlamento y expulse a las tropas de EE.UU.

Cada vez que se elige un nuevo premier en Irak, el primer desafío que enfrenta es su primer viaje al extranjero.

Según protocolos no escritos, la primera visita generalmente indica la proximidad de la política del primer ministro hacia el país anfitrión.

Pues, el nuevo primer ministro iraquí eligió a Irán como su primera salida al extranjero para demostrar que los lazos Tehrán-Bagdad son profundos y cualquier cambio en los Gobiernos no los afecta.

Además, tanto Irán como Irak comparten desafíos, y el país persa ha demostrado, en los últimos años, que es un aliado en el que se puede confiar en tiempos de crisis y dificultades.

Medios de comunicación especulan que estaba previsto que el primer ministro iraquí viajara a Arabia Saudí, pero la enfermedad del rey Salman bin Abdulaziz lo ha obligado a cambiar su agenda y visitar Irán.

Es poco probable que los saudíes hubieran perdido la oportunidad de ser el primer punto de llegada al extranjero de Al-Kazemi con este pretexto.

Todo el mundo sabe cómo Arabia Saudí y EE.UU. efectuaron intentos desesperados para que Al-Kazemi hiciera su primera vista al reino saudí.

¿Qué busca Al-Kazemi en Irán?

En su primer viaje oficial a Irán el nuevo premier iraquí busca estrechar las relaciones entre ambos países y definir los lazos de Irán e Irak con otras naciones de la región de Asia Occidental y el rol que puede desempeñar Bagdad al respecto.

Las relaciones Irán-Irak han sido testigos de grandes cambios después del derrocamiento del exdictador iraquí Sadam Husein en 2003, por lo que en campos políticos y económicos esos lazos han alcanzado niveles sin precedentes.

Teherán siempre ha tratado de mantener estas relaciones a un alto nivel, porque, en primer lugar, y después de muchos años Gobiernos legítimos han llegado al poder en Irak.

La segunda razón es aprovechar los puntos en común, como religiosos y culturales, para desarrollar los lazos políticos y económicos entre los dos países, lo que conducirá al beneficio de ambos Estados.

Por eso, Teherán ha hecho todo lo posible para garantizar el éxito de los Gobiernos que llegaron al poder en Irak, y en algunos casos incluso ha utilizado sus capacidades para resolver conflictos internos de este país.

A diferencia de EE.UU., y otros vecinos de Irak, la República Islámica de Irán ha realizado grandes esfuerzos durante las últimas dos décadas para traer estabilidad y calma al país, y permitir que los partidos y grupos políticos trabajen juntos pacíficamente.

Teniendo en cuenta que los dos países comparten una larga frontera, el nuevo Gobierno en Irak puede satisfacer sus necesidades internas, incluidos productos agrícolas, servicios de ingeniería técnica, así como gas y electricidad de Irán, y así ayudar al país persa a burlar las sanciones ilegales de EE.UU.; un beneficio mutuo.

A pesar de que Mustafa al-Kazemi ha sido nombrado premier iraquí para un periodo corto de tiempo hasta convocar nuevas elecciones, puede utilizar de este plazo para desarrollar relaciones económicas entre los dos países y reducir así el nivel de insatisfacción pública, especialmente en las estaciones cálidas del año.

La visita de Al-Kazemi a Irán demuestra que el actual premier iraquí no ha cambiado mucho su política exterior respecto a Irán en comparación con su predecesor Adel Abul Mahdi.

Irán ve a Irak como una posible ruta para evitar las paralizantes sanciones estadounidenses que el presidente Donald Trump volvió a imponer a Teherán en 2018 luego de su retirada unilateral del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) firmado en 2015 entre Irán y las potencias mundiales que en ese momento integraban el Grupo 5+1.

En 2019, las exportaciones de Irán a Irak ascendieron a casi $ 9 mil millones, pues el desarrollo de las relaciones económicas al nivel previsto, es decir, 20 000 millones de dólares, es uno de los ejes más importantes de la visita de Al-Kazemi a Teherán.

Facilitar el desarrollo de lazos económicos e intercambios financieros

Se espera que la parte iraquí tome las medidas necesarias para facilitar los intercambios transfronterizos, que han sido afectados debido a las sanciones impuestas por EE.UU. contra Irán, y la propagación del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Establecer un mecanismo para que Irak pague su deuda con Irán, es otra expectativa que debe realizar Al-Kazemi.

En la visita del ministro de Energía iraní a Irak, Bagdad pagó la mitad de sus deudas a la parte iraní, pero crear un mecanismo financiero para facilitar el pago puede alentar al país persa a expandir sus relaciones en áreas como la electricidad y el gas, que Irak necesita con urgencia.

Expulsar a las tropas estadounidenses de Irak

No debemos olvidar que EE.UU. violó, en varias ocasiones, sus obligaciones estipuladas en el acuerdo de seguridad con Irak, y lanzó ataques contra las fuerzas militares iraquíes.

El asesinato de Qasem Soleimani ­–que estaba en una vista oficial en Irak- junto con Abu Mahdi al-Muhandis, es solo una de las acciones arbitrarias que ha cometido Estados Unidos en el territorio iraquí.

La presencia militar de EE.UU. en Irak es una de las principales preocupaciones de Irán. Aunque las relaciones de Bagdad con otros países son parte de su política interna, Irak debe prestar mucha atención a estas preocupaciones cuando sus lazos puedan afectar a sus vecinos y amenazar la seguridad para Irán.

La retirada de las tropas estadounidenses de Irak no fue solo la demanda de Irán sino también la voluntad del pueblo iraquí, que se cristalizó en la resolución del Parlamento iraquí.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */