Internacionales Politica

George Soros: La mano que mece la cuna de Guaidó y la conspiración contra Venezuela

Escrito por Debate Plural

Alejandro López González (Kaosenlared, 25-6-20)

 

En los últimos meses se ha hablado mucho acerca de George Soros, sin embargo, conviene refrescar un poco la memoria acerca de este importante personaje dentro de la geopolítica global. Soros es un magnate nacido en Budapest (Hungría) de origen judío que, posteriormente, se nacionalizó como ciudadano estadounidense.

Se hizo rico en Estados Unidos, donde entró en el mundo de las finanzas y lanzó su propio fondo de inversiones, que se hizo famoso por sus agresivas inversiones y sus movimientos especulativos a corto plazo en los mercados financieros globales. Se hizo famoso entre los mayores millonarios del mundo provocando la quiebra del Banco de Inglaterra el 16 de septiembre de 1992, en un episodio llamado miércoles negro.

A través de artilugios y trampas típicas de la economía liberal financiera global Soros obtuvo unos mil millones de dólares en ganancias por esta estratagema​ y le produjo pérdidas al Estado británico por valor de unos tres mil cuatrocientos millones de libras esterlinas. En la actualidad, es una de las personas más ricas del mundo, según la revista Forbes. Soros jugó un papel clave en el derrumbe de los Estados socialistas de Europa del Este durante el proceso de Caída del comunismo entre 1984 a 1989, por ejemplo, respaldando financieramente al movimiento sindical anticomunista Solidaridad en Polonia y otros movimientos similares en Checoslovaquia.

Soros ha estado detrás de las llamadas «Revoluciones de colores» que es el nombre colectivo que han recibido una serie de movilizaciones políticas en el espacio exsoviético llevadas a cabo contra líderes supuestamente «autoritarios» acusados de «prácticas dictatoriales» o de amañar las elecciones o de otras formas de corrupción. Ejemplos de revoluciones de colores son: Derrocamiento de Milošević en Yugoslavia (2000), la «Revolución de las rosas» en Georgia (2003), la «Revolución Naranja» en Ucrania (2004), la «Revolución de los tulipanes» en Kirguistán (2005), la «Revolución del cedro» en El Líbano (2005).

Este fenómeno surgido en Europa Oriental, en las primeras movidas políticas de Soros, también tuvo posterior repercusión en Oriente Medio. Es decir, Soros es un personaje que ha entendido que la acumulación de riquezas en este mundo corrompido va de la mano de la financiación de movimientos políticos y organizaciones civiles o «no gubernamentales», por medio de las cuales promueve a sus aliados a puestos de poder para luego estructurar gobierno de países y estados nacionales a la conveniencia de su agenda económica de alcance global.

El objetivo siempre ha sido propiciar cambios en estos países, tradicionalmente parte de la zona de influencia de la actual Rusia, herencia de la Unión Soviética, para que pasen a formar parte del bloque occidental (formado por los países de la OTAN y aliados), como ha sucedido en algunos de estos casos. En la Yugoslavia de Milosevic nace el movimiento OTPOR!. Este movimiento se convirtió en uno de los más radicales en la lucha contra Milósevic y forzar su expulsión del poder hostigando a las fuerzas de orden publico y provocando manifestaciones violentas similares a las que se vieron en Venezuela en las llamadas «guarimbas». Otpor, fue financiada por George Soros a través de su naciente fundación Open Society Institute.

En Venezuela, Soros ha sido un activo financista de la oposición golpista y violenta a través de su fundación, la llamada «Open Society Foundation» que deriva de la fundada en 1993 llamada Open Society Institute (Instituto de la Sociedad Abierta). Desde su creación, esta fundación crea una red de fundaciones dedicadas al «desarrollo de sociedades abiertas en América, Europa y África» (abiertas al saqueo globalista y liberal capitalista, por supuesto). La Open Society Foundation, toma su nombre del proyecto filosófico del maestro de Soros, el racionalista crítico y liberal austriaco Karl Popper.

Este filósofo abarca ideas de todas las principales ideologías políticas democráticas e intenta conciliarlas, como la socialdemocracia, libertarismo / liberalismo clásico y conservadurismo, algo que le resulta muy útil a Soros para justificar su penetración en movimientos y partidos políticos de todo tipo de ideología: comunista, socialista, capitalista, liberal, conservadora, derecha, izquierda, anarquismo, etc. Eso a Soros le importa poco, son solo colores y sabores que se mezclan en una receta para la promoción de una agenda global mucho más ambiciosa.

En Venezuela, Provea es una de las ONG con mayor exposición mediática en que es financiada por Open Society Foundations (del sicario financiero Soros) y otras instituciones como la Fundación Ford y la embajada británica siendo una de las organizaciones que más se ha esforzado en defender la sedición violenta contra Hugo Chávez y ahora contra Nicolás Maduro desde la extrema derecha.

Otpor, ha cambiado y ahora de llama CANVAS con un rol definido de «derrumbar regímenes dictadores y autocráticos» por todo el mundo que no cuadran en la proyección de las elites globalistas del mundo. Son apoyados por el llamado «estado profundo» de los Estados Unidos y George Soros, por supuesto. CANVAS ha recibido como un premio especial por su papel en la conquista de países de Europa del Este para la OTAN, una isla en Maldivas. El trabajo de Otpor, ahora CANVAS, se basa en el «dios» de su tutor global George Soros que es el «realismo pragmático».

La ideología que promueve esta organización se burla del propio origen de sus miembros (serbios, ucranianos o venezolanos) y todos los valores fundamentales del país y su sociedad, porque en ese se basa la estrategia, en destruir los valores nacionales para hacer rendir a las naciones a las grandes trasnacionales. Se borran las memorias de todos los sacrificios y muertes patrióticas de los países en la lucha por la libertad y la paz, se socavan los pilares de la cultura, la economía, la seguridad y la verdad, tanto como el indestructible genio popular de las naciones. Se lleva a cabo la revisión de la historia, donde la traición del país y la colaboración se relativiza y muestra como justificada, forzada y moralmente aceptable (cometer traición a la patria, como lo hizo Juan Guaidó, se vuelve algo «relativo»). Sin embargo, ni siquiera la más moderna psicología manipulativa y procesamiento ideológico pueden destrozar totalmente la conciencia de ningún pueblo, mucho menos del pueblo venezolano.

Otpor, ahora CANVAS, que es una fundación privada de George Soros, es un grupo entrenado en tácticas no violentas por el Albert Einstein Institution (AEI) una oficina con sede en Boston, Estados Unidos, que controla la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) dirigida por Gene Sharp, el autor del manual de los golpes blandos. Su actual director ejecutivo es Srđa Popović. CANVAS ha trabajado con supuestos activistas que «defienden la democracia» en más de 50 países, entre ellos Irán, Zimbabue, Birmania, Venezuela, Ucrania, Georgia, Palestina, Sahara Occidental, Papúa Occidental, Eritrea, Bielorrusia, Azerbaiyán y Tonga, recientemente, también Túnez y Egipto, todo con la finalidad de colocar gobiernos alineados con la agenda globalista que persigue George Soros.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */