Internacionales Politica

El coronavirus es un ensayo general del cambio climático

Escrito por Debate Plural

Ana María Archila / George Goehl / Maurice Mitchell (Rebelión 18-4-20)

 

La escasa reacción del gobierno de Estados Unidos ante la crisis del coronavirus no ha sido producto de un error fortuito o involuntario. En parte, se relaciona directamente con una campaña de décadas diseñada para desprestigiar la idea de que el gobierno puede ayudarnos en una parte esencial de nuestra vida, que puede permitirnos realizar colectivamente tareas que superan la capacidad de cualquier individuo. En la actualidad, y por desgracia, la opinión dominante en Estados Unidos –defendida por todos los dirigentes republicanos y demasiados dirigentes demócratas– es que el “mercado libre” siempre funciona mejor que el gobierno.

Pero esa es la opinión interesada de quienes se benefician de una economía en la que “el ganador se lleva todo”. Lo que necesitamos es un equilibrio saludable y regulado entre sociedad civil, gobierno y empresa privada. Y, si somos inteligentes, aprovecharemos la crisis actual para reequilibrar la balanza en Estados Unidos. En esta ocasión, los rescates no pueden ser como los de la crisis de 2008, cuando los banqueros acapararon las ayudas y millones de propietarios fueron desahuciados de sus casas. No necesitamos que nos rescaten con cuerdas sino con cables de acero. Los intereses de la gente corriente deben ponerse por delante. Punto.

Como todo el mundo debería saber a estas alturas, la crisis del coronavirus no es solo una crisis de salud pública. Es una crisis de empleo y de renta, una crisis de los pequeños negocios, de los cuidados infantiles y una crisis de pobreza. Podemos considerarla como un ensayo general para el futuro. Lo que esta crisis demuestra claramente es la importancia fundamental de invertir en la resiliencia y la equidad de los sistemas sociales y técnicos. Es preciso volver a repetirlo: La idea misma del gobierno y del bien común lleva décadas sufriendo ataques ideológicos. ¿Cuál es el resultado? Que ninguno de nuestros sistemas tiene capacidad de reacción, lo que supone que cualquier conmoción puede perturbar la vida de millones de personas. Quien tenga un coche o una vivienda lo sabe: el mantenimiento preventivo siempre vale la pena.

Quizás la lección más importante del coronavirus sea que si no nos preparamos ahora y empezamos a pensar en cómo resolver los problemas antes de que sea demasiado tarde, pondremos en peligro todo lo que nos importa: nuestros hogares, nuestro empleo y la salud de nuestros seres queridos. Ahí es donde el virus tiene algo muy importante que enseñarnos, si estamos dispuestos a aprender.

La crisis climática va a ser mucho, mucho, mucho peor. Puede que se produzca de un modo más lento, pero no nos engañemos: sufriremos una mayor trasmisión de enfermedades, escasez de alimentos, apagones de energía, inundaciones, falta de viviendas, extinción de especies, y así una y otra vez.

Es hora de preguntarnos: ¿Por qué nuestros líderes políticos no están dispuestos a tomar en serio la emergencia climática y a adoptar medidas para mitigarla? Ellos saben que si dejan pasar el tiempo será demasiado tarde. Entonces, ¿qué es lo que pasa? ¿Cuál es el problema?

Vivimos en un sistema hiper-capitalista que exige a los líderes políticos y empresariales un pensamiento a corto plazo y les recompensa por practicarlo. Una y otra vez, los agentes políticos y empresariales colocan sus intereses cortoplacistas por encima de la salud y la seguridad económica a largo plazo del conjunto de la población. La derecha pura y dura y sus medios de comunicación (Fox News y similares) envenenan a la sociedad estadounidense en esta materia: afirman incansablemente que los activistas a favor del clima son elitistas sin contacto con la realidad mientras que ella (la derecha) es la verdadera guardiana de la clase trabajadora (blanca). Los tipos más sofisticados –los neoliberales que han dominado la política económica durante 40 años– se esconden tras una cortina de humo ideológica para justificar que el suyo es el único camino y que, sencillamente, otro mundo no es posible. Afortunadamente, las campañas de Bernie Sanders y Elizabeth Warren han asestado un fuerte golpe a esa mentira omnipresente.

Los republicanos del senado estadounidense no sabían que se avecinaba un virus. Probablemente estarán convencidos de que, de haberlo sabido, no habrían apoyado los recortes en personal e investigación de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, quienes tenían un mínimo de prudencia adoptaron precisamente la posición contraria, partidaria del mantenimiento de la financiación. Sabían que los CDC están ahí por algo. El mundo es complicado, tenemos que anticipar el futuro, y la ciencia es la herramienta esencial para hacerlo.

No es preciso recordar que necesitamos desesperadamente cambiar el rumbo para evitar las consecuencias más desastrosas del cambio climático. Afortunadamente, lo que necesitamos no es ningún misterio, pero será duro y, categóricamente, llevará tiempo. Es preciso planificar a largo plazo. Podemos salvar nuestro clima invirtiendo en políticas laborales que transformen y mejoren la fabricación, la agricultura, la electrificación, el transporte, la vivienda, las infraestructuras, el trabajo de cuidados y, prácticamente, todos los aspectos de nuestra economía. Lo que importa saber es si lo haremos de una manera que ayude primero de todo a la clase trabajadora, a la clase media y a los estadounidenses pobres, sin dejarlos olvidados. EL mundo que heredarán y habitarán nuestros hijos y nuestros nietos es responsabilidad nuestra.

Esos mismos senadores republicanos han sido la principal línea de defensa de Trump, acompañándole en su posicionamiento contra el cambio climático, la sanidad pública, el bien común y la realidad. No resulta exagerado afirmar que esos senadores deben estar abochornados y que pronto tendrán sobre su conciencia la muerte de miles de estadounidenses. Pero no bastará con reemplazarlos por los demócratas que proponen un “capitalismo con rostro humano”. El virus solo ha subrayado lo profundamente inmoral y desigual que es nuestra sociedad, con personas ricas capaces de bandear la tormenta mucho más fácilmente que el resto de nosotros. El deseo de una riqueza y un poder ilimitados que caracteriza a la sociedad estadounidense de nuestros días arrollará nuestro ecosistema del mismo modo que el coronavirus está arrollando ahora nuestro sistema sanitario.

Afortunadamente aún no es demasiado tarde. También podemos doblegar la curva del cambio climático. Y para ello lo primero es alterar el equilibrio de poder en Washington.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */