Internacionales Salud

Las claves que convierten al sistema sanitario de EE.UU. en un coladero (y una ruina) en caso de pandemia

bandera Estados Unidos
Escrito por Debate Plural

Carlos Hernández-Echevarria (El Diario, 6-4-20)

 

En muchos casos hay que pagar para curarse y además uno de cada cuatro trabajadores no cobra si está de baja médica.

Estados Unidos ya es el tercer país del mundo con más contagios de coronavirus y en Nueva York las autoridades prevén una «subida astronómica de los casos» en los próximos días. 175 millones de estadounidenses, más de la mitad de la población, están en casa por orden de sus alcaldes y gobernadores, pero Donald Trump sigue diciendo cosas como «si de los médicos dependiera, cerrarían el mundo entero» y «la gente también muere en accidentes de tráfico y no les prohibimos conducir». Y por si estas preocupaciones fueran pocas, están las «peculiaridades» del sistema sanitario de EEUU.

¿Qué te pasa en EEUU si te contagias y no tienes seguro médico?

Mala cosa. El Gobierno de Trump ha conseguido que las aseguradoras se estiren un poco con el coronavirus, pero los 28 millones de estadounidenses que no tienen seguro médico lo tienen mal y eso es un 10% de todos los menores de 65 años. La ley aprobada con urgencia hace una semana destina algún dinero para que, al menos, se les pueda hacer la prueba diagnóstica si se lo manda un médico, pero no mucho más.

Desde los años 80, prácticamente todos los hospitales del país tienen prohibido denegar la atención de urgencia a cualquiera, tenga o no seguro. Pero eso les obliga a poco más que a estabilizar al paciente y a evitar su muerte o algún daño irreparable. Y de cualquier forma, a la salida de la sala del hospital les estará esperando la cuenta. El precio estimado para una aseguradora de un tratamiento por coronavirus con ingreso hospitalario está en unos 18.000 euros, pero los particulares pagan más y alguno ya ha recibido una factura de más de 30.000 euros.

Y al que sí tiene seguro médico, ¿le sale gratis?

No, por supuesto que no. El Gobierno de Trump ha conseguido que casi todas las grandes aseguradoras cubran al menos el precio de las pruebas diagnósticas del coronavirus, pero el tratamiento es otra cosa y lo tratarán como cualquier otra enfermedad común. ¿Gratis? Nada es gratis en el sistema sanitario estadounidense. La cuota media mensual de un seguro médico está en unos mil euros por familia, pero la cosa no acaba ahí ni mucho menos. Saquemos la calculadora.

A esa prima mensual hay que sumarle una especie de franquicia, que quiere decir que el seguro no empieza a pagar nada hasta que tú hayas pagado, de media, los primeros 1.500€ del año. Y en la inmensa mayoría de los casos, también pagarás un tanto por ciento de cada servicio (habitualmente cerca de un 20%) y además una cantidad fija adicional dependiendo del tipo de atención médica, desde unos 15€ por una visita al médico de cabecera hasta unos 300€ por una estancia hospitalaria. Todo hasta llegar a un máximo anual, de media, de unos 6.000€ aparte de la póliza mensual. El cálculo de los expertos es que, teniendo seguro, el coronavirus te saldrá a pagar unos 1.200€ extra. El 66% de los estadounidenses que se declara en bancarrota dice que las facturas médicas han tenido que ver en ello.

¿Qué pasa con quien se queda en el paro?

Más de 157 millones de estadounidenses, algo menos de la mitad, tienen seguro médico gracias a su empleo, ya que su empresa le paga parte o la totalidad del coste de la prima mensual. El problema es que el coronavirus está haciendo estragos también en la economía y EEUU es un país con despido libre: según los expertos unos 35 millones de puestos de trabajo están en peligro por la epidemia y, ¿qué pasa con esos trabajadores? Pues que tendrán que elegir entre pagar ellos esa cuota media de mil euros por familia, ahora que no tienen ingresos, o quedarse sin seguro.

¿Qué consecuencias tiene todo esto en la propagación del virus?

Muchas, desgraciadamente. Por motivos obvios, las personas sin seguro médico acuden menos al médico y son más proclives a no guardar la cuarentena y contribuir a los contagios. Además, uno de cada cuatro trabajadores en EEUU no tiene derecho a baja médica remunerada, lo que complica y mucho la regla de oro para luchar contra la epidemia: si te encuentras mal, no acudas a trabajar, quédate en casa. El Congreso lo ha intentado remediar con una ley especial de bajas médicas pagadas durante esta emergencia nacional, pero tiene sus recovecos.

El texto establece la baja pagada de dos semanas por motivos médicos y hasta de 12 semanas para cuidar de los niños que están sin colegio. Sin embargo la medida no incluye a la mitad de los trabajadores, ya que están exentas las empresas de más de 500 empleados, y además las compañías que tienen menos pueden librarse si argumentan que adoptar esas medidas puede llevarlas a la quiebra.

¿Hay alguna buena noticia?

Sí. Casi todos los mayores de 65 años tienen derecho a seguro médico a través del programa público Medicare. Tiene los mismos inconvenientes y limitaciones que cualquier seguro en materia de franquicias y pagos extras, pero al menos hace que solo una pequeñísima parte del principal grupo de riesgo no tenga cobertura.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */