Internacionales Politica

Presidente Trump, deje a Venezuela tranquila, atienda al Coronavirus

Escrito por Debate Plural

Ángel  R. Veras Agbar (teleSur, 24-20)

 

Desde hace varias décadas es ostensible el hecho de que el mundo no posee reglas de convivencia o las que existieron a partir del 24 de octubre del 1945 con la Carta de la ONU.

En medio de una situación de desgracia planetaria, el gobierno prepotente de los Estados Unidos ha decidido enfilar cañones en contra del Presidente Nicolás Maduro y otros altos funcionarios venezolanos. La acción intervencionista y violatoria de las más elementales normas de convivencia pacífica se ejecuta a partir de una campaña de descrédito y rayando en lo ridículo, pues se establece una supuesta conspiración de ilícitos penales de Maduro y sus funcionarios, e incluso llegan al colmo de ofertar recompensa a quien informe sobre el paradero o ubicación del Presidente Constitucional de Venezuela.

En su plan provocador, los norteamericanos y sus acólitos de Colombia no disimulan sus acciones y toman como actor a un militar retirado, el cual antes de que anunciaran el monto de la recompensa por su ubicación, ya se estaba entregando a los agentes norteamericanos en territorio colombiano, esto de forma muy tranquila, sin grilletes y si se quiere entre familia.

Desde hace varias décadas es ostensible el hecho de que el mundo no posee reglas de convivencia o las que existieron a partir del 24 de octubre del 1945 con la Carta de la ONU han sido obviadas por las grandes potencias y estamos ante una sociedad mundial bajo el caos o la ley del sálvese quien pueda.

Las agresiones e intervenciones de los Estados Unidos y otras potencias se producen con cierta frecuencia, pero las excusas y pretextos actuales lucen más ruines que en el pasado, pues a quien se le ocurriría que el presidente de un Estado estaría ofreciendo recompensa si alguien le informa sobre la ubicación del presidente de otro estado y peor aún, preparar a un sujeto para que diga que forma parte del supuesto plan para exportar drogas hacia Estados Unidos, como ocurrió con el ex general venezolano radicado en Colombia.

Luego de anunciar la existencia de un expediente acusatorio contra Maduro y algunos funcionarios, vía el Fiscal General de Estados Unidos, el señor Donald Trump ha decidido ejecutar una acción militar con el despliegue de tropas navales y aéreas bajo el pretexto de evitar el envío de drogas hacia su territorio, la operación abarca áreas del pacifico y parte del caribe próximo a Venezuela. Desde luego que no se trata de un simple ejercicio militar; sino que el mismo tiene el firme propósito de tratar de invadir a Venezuela y para eso realizarán las escaramuzas que sean necesarias a fin de probar la capacidad de respuesta o de resistencia que posea nuestra hermana nación suramericana.

Sobra decir, que la operación contra Venezuela se hace sin importar que la misma constituya una burla contra el Derecho Internacional Público y el Derecho Internacional Americano, los cuales prohíben este tipo de acción en perjuicio de naciones soberanas.

Son diversos los tratados y convenciones que estipulan sobre los asuntos relativos al cumplimiento del Principio de No Intervención y Autodeterminación de las Naciones, pero los gobiernos de la USA, ahora con el apoyo de lacayos del continente, consideran que eso es letra muerta o casa del pasado.

Las causas por la cuales estamos presenciando las agresiones norteamericanas contra Venezuela, se pueden verificar en lo siguiente:

a) Que a partir del año 1998, los venezolanos escogieron una forma diferente de administrar su República, se distanciaron del modelo impuesto por las grandes potencias a estas naciones débiles y dependientes. Optaron por dirigir la forma de manejo de sus recursos naturales, decidieron ayudar a los países de la región mediante el proyecto petrolero o Petrocaribe. Los venezolanos pusieron en práctica un modelo económico y social basado en la reducción de las desigualdades y

b) Que en el aspecto relativo al manejo sus vínculos con el exterior, el gobierno bolivariano se empeñó en lograr que las naciones subyugadas se asociaran a fin de dar muestras de la existencia de soberanías reales y no de capitanías generales. De ahí que impulsaran el Alba, CELAC y otros instrumentos que expresaban el deseo de transitar por senderos de independencia, solidaridad y progreso para estas naciones victimas de opresión desde la llegada del invasor español.

Para muchos ciudadanos del globo terráqueo, el gobierno de Venezuela es un monstruo, antihumano y violador de normas de convivencia; pero ocurre que estamos frente una sistematización de las mentiras vía los medios de comunicación, a lo cual tal vez ayuda en cierta medida la ausencia de un mayor rigor en el ejercicio del gobierno o del manejo de las luchas de clases por parte de los gobernantes de esta nación; los cuales como una forma de evitar que siga el chantaje de la oligarquía, mostrándolo como monstruos ; no han puesto en práctica medidas más estrictas para terminar con la conspiración interna y externa, dicho de otra forma no han aplicado todo el peso del poder a sus adversarios.

Para pocas personas resulta creíble el cuento de que en Venezuela lo que está en juego es la existencia de derechos humanos; el supuesto narcotráfico; democracia o dictadura; allí lo que está en juego es el afán norteamericano por controlar sus riquezas, en el entendido de que se trata de la mayor reserva petrolera del mundo; además de constituir un Estado con una extensión territorial de cerca de 1 millón de kilómetros cuadrados y más aún; se trata de un régimen que ha querido compartir sus bienes materiales o sus riquezas mineras con aquellas naciones a las cuales se considera hermanada desde hace cientos de años.

Aquellos que conspiran contra el gobierno venezolano han recurrido al uso de un diputado que preside la Asamblea Nacional y quien bajo el infeliz pretexto de que las elecciones de mayo 2018 fueron supuestamente fraudulentas, ha declarado el vacío presidencial y optado por autoproclamarse presidente interino, pero que aún siguiera el cumplimiento estricto de la Constitución venezolana y suponiendo que se haya producido el vacío, este sujeto disponía de 1 mes para celebrar elecciones, cosa que estas muy lejos de poder cumplirla, pues ya lleva bastante rato entretenido y haciendo el rol de payaso internacional.

En nuestra humilde opinión, el gobierno de Maduro Moro y el pueblo venezolano tiene ante sí una disyuntiva o se deja derrocar o aprieta mediante el enfrentamiento directo contra los conspiradores externos e internos, lo cual debe pasar en primer término, por decretar el estado de excepción frente a las amenazas reales; pero además, porque la mejor vía para demostrar su legalidad consiste en la puesta en práctica de las vías y acciones que la propia constitución pone en sus manos. Para la República Bolivariana de Venezuela la hora es de combate frente al agresor y la de nosotros sus hermanos, la hora es de solidaridad en todos los ámbitos y acción real en la medida de lo posible.

Que viva Venezuela Libre y Soberana y No a la Invasión de USA y sus Acólitos.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */