Nacionales Politica

Las babas de la justicia (el caso de Marino Zapete)

Escrito por Debate Plural

Andres L. Mateo (Hoy, 30-1-20)

 

UNO

¿Cómo vino a ser que Marino Zapete terminara siendo un acusado, en un caso en el cual él divulga el resultado de una investigación?

Como si la víctima persiguiera el cuchillo. Como si el ahorcado tuviera que avergonzarse ante el verdugo porque el nudo de la soga en el cuello le sacó una lágrima al expirar. Como si el bestiario político dominicano castigara al que denuncia el crimen y no al criminal.

Uno no hace discursos de deseos sobre la realidad. La hurga, la investiga. ¿Qué esperar de una justicia con un Jean Alain designado para que toda la corrupción gubernamental quede impune? Un Presidente que obstruye la acción de la justicia (Punta Catalina), y cuyo nivel de cinismo sobrepasa lo inimaginable. El lastre de una justicia secuestrada nos hace a todos sospechosos. Cualquiera de nosotros puede ser Marino Zapete.  Nadie está al margen de verse ante un tribunal, sin las garantías jurídicas establecidas por la constitución y las leyes. Basta y sobra que el bestiario político se vea afectado para que te arrojen encima toda la basura procesal de una justicia secuestrada.

DOS

¿Cómo entender que un juez rechace las pruebas testimoniales a descargo que le ha presentado un acusado, incluso por anticipado, a través de la secretaria del tribunal, sin siquiera cubrir el simulacro de la indagación? El juez ni siquiera a escuchado las declaraciones de los testigos aportados por Zapete para construir la pertinencia del rechazo o aceptación de las mismas. Nada más parecido al juicio estrambótico y desencuadernado de José K, el personaje inolvidable del absurdo de Frank Kafka en su novela “El proceso”. ¿ Cómo podría defenderse de una acusación un acusado al que el juez le rechaza  sus  testigos sin oírlos, sin ni siquiera presentarlos a juicio; negándole su derecho a la defensa? ¿Qué mueve a una justicia de la que se espera una investigación frente a una denuncia documentada y termina juzgando al denunciante, protegiendo a los que la investigación señala como indiciados?

TRES

Es el bestiario político actuando sin control. Nos lo podría explicar la lectura del ataque a Mirían Germán. ¿Por qué, si  con el control mayoritario de los consejeros se podía mandar para su casa Mirían Germán, se eligió un cerco despiadado e inmoral que empleó los organismos de inteligencia del Estado, la persecución, la escucha telefónica, la invención de cargos inexistentes contra un allegado de la magistrada, la adjudicación de riquezas inconmensurables que se demostró ella no poseía, y hasta la adulteración de un documento oficial de la embajada norteamericana, borrándole la afirmación de que esa persona no tenía causa pendiente? Simplemente, porque más que Mirían Germán el bestiario político que controla la justicia le interesaba combatir, aplastar, el símbolo de independencia que ella representaba. Todos los jueces quedaban notificados, informados, de que cualquier intento de independencia sería aplastado. Ese fue el combate más inmoral y degradado de la justicia corrompida que nos rige. En una justicia verdadera lo que Marino Zapete denuncia se abriría hacia la investigación, en una justicia simulada, con jueces serviles y dóciles al bestiario político, te amenazan con la prisión.

CUATRO

¿Cuándo construiremos los dominicanos una democracia de verdad y sin ladrones?

Esa aspiración pasa por el fortalecimiento de la justicia. A su regreso de un viaje a su país, Mario Vargas Llosa escribió un artículo titulado “Jueces y Presidentes”, justamente porque la justicia peruana ha llevado a los tribunales a cuatro presidentes de ese país por malos manejos de los fondos públicos. Lleno de efluvio positivo y de efusividad escribe: “Vuelvo animado y optimista con la sensación de que, por primera vez en nuestra historia republicana, hay una campaña eficaz y valiente de jueces y fiscales pasa sancionar de veras a los mandatarios y funcionarios deshonestos, que aprovecharon sus cargos para delinquir y enriquecerse”. Lo contrario de lo que ocurre aquí. Quien dirige el organismo persecutor de la justicia , el procurador general de la República, es un miembro del comité central del partido, lo mismo que el Presidente de la Suprema Corte de justicia. Son los mismos que intentaron desacreditar a Mirian Germán para intimidar a todos los jueces. El mismo bestiario político que ahora lleva a los tribunales a quien denuncia, y no investiga a sus conmilitones denunciados.      

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */