Nacionales Sociedad

Trujillo y la consolidación de la nueva facción burguesa (y 5)

Escrito por Debate Plural

Alvaro A. Caamaño y Ramón E Paniagua H. (Crisis de la dominación oligárquico-burguesa, Archivo General de la Nación 2017)

 

Esto no significa la no existencia de la misma como lo plantea Luis Gómez, y otros estudiosos del período, al sostener que la existencia objetiva de la burguesía dominicana está en función de su conciencia de clase.

De ser esta posición correcta de manera absoluta, ¿cómo puede explicarse objetivamente la crisis que surge en la dominación por el poder y los recursos que esto implica al ser decapitada la dictadura de Trujillo en 1961 por esa burguesía inexistente?

Es evidente que hay una interpretación o posición teórica compartida por algunos historiadores dominicanos que asumen y definen la burguesía como clase objetiva, en función de su mayor o menor expresión política y vinculación al poder político en las diferentes coyunturas del desarrollo de la formación social y económica dominicana. Pero entendemos que la existencia de la misma no es directamente proporcional a la conciencia de clase que esta posea en una coyuntura dada, pues su vinculación al comercio y a las demás actividades económicas es lo que determina su existencia real.

La centralización económica y política

El proceso de la centralización estatal es un fenómeno inducido por la dictadura trujillista, que superaba toda la historia anterior al régimen. Dicho proceso explica de forma clara cómo fue el desplazamiento de los diferentes sectores burgueses potencialmente adversos al régimen, reduciéndolos a una cuota de explotación en ciertas áreas de la economía que no rebasaban un 18% del grueso de las áreas económicas.

La situación presentaba las siguientes características:

  • Una deuda   externa               de          20           millones              de          dólares.
  • Una deuda   interna con        el            comercio             de          3             millones,             vencida                y flotando.
  • Ingresos fiscales del         Estado  en          el            orden   de          los          10           millones              de                dólares anuales.
  • El pago      de          la            deuda   externa               consumía            un          cuarto   de          los                ingresos fiscales.11
  • Búsqueda frenética             de          dinero  por         parte     del         régimen:             le            solicita al National City Bank de la República Dominicana un préstamo  por 3 millones de dólares y a la compañía constructora norteamericana J. G. White Co, 5 millones de dólares.
  • Solicitud al            Estado  norteamericano              de          una        moratoria           para       el            pago de la deuda tipo el tratamiento dado a Horacio Vásquez de solo pagar los intereses y no el capital. (1924-1930).
  • La ciudad  capital   destruida            en          más       de          un          50%       por         los          estragos del huracán San Zenón.
  • Gran parte   de        los       empleados      públicos          con      varios  meses  sin       cobrar sus salarios.
  • Reducción de        los       empleados      públicos.

A finales de octubre de 1931 es aprobada la famosa Ley de Emergencia, mediante la cual Trujillo recibiría los ingresos de las aduanas, solo con la deducción de los intereses de la deuda externa, por lo que tendría cierta holgura económica.

Mediante la implementación de la llamada Ley de Emergencia, Trujillo aplicó un programa agresivo de reducción del gasto público cuyos resultados le generaron recursos frescos para la inversión en obras de infraestructura y control de las áreas de mayor importancia económica del país. Con el proceso de centralización el sistema económico dominicano quedó totalmente controlado por Trujillo, exceptuando el área azucarera controlada por el capital norteamericano.

La distorsión en la estructura clasista durante los primeros años de la dictadura se asocia con el proceso acelerado de la centralización económica impulsada por el régimen.

La modificación de la tenencia de la tierra a través del aparato jurídico puesto en acción por la dictadura evitó el decantamiento clasista y mantuvo a la gran masa campesina atada al conuquismo y al minifundio, situación que generaba una contradicción pues se entiende que el desarrollo de la relación de producción capitalista tuvo un crecimiento más acelerado en el contexto de la dictadura y esto no sucedió al mismo ritmo que las inversiones en el área industrial y empresarial.

En el cuadro siguiente podemos apreciar el fortalecimiento de los pequeños fundos y el carácter de pequeño burgués agrario a que Trujillo llevaba a muchas familias campesinas, impidiendo de esta forma su inminente proletarización, pero creando en la misma medida un sector social aliado a su régimen en el campo y con poca posibilidad de ser explotado por los sectores oligárquicos.

Estas medidas se reprodujeron en otras localidades del país frenando el decantamiento clasista en el campo.

En el cuadro siguiente podemos observar, a modo de indicador, lo siguiente: el hecho de donar tierras a campesinos sin tierras creaba un sector de propietarios minifundistas que defenderían el régimen en el campo y, a la vez, obstaculizaba la explotación parasitaria de la oligarquía en el sector rural.

En esa misma tesitura frenaba el desarrollo del proletariado, lo cual representaba una contradicción importante para el desarrollo capitalista.

Según lo establecido en el cuadro los trabajadores no remunerados alcanzan el número de 977.882, lo que significa que eran trabajadores agrícolas por su cuenta en condiciones de aparceros minifundistas y trabajadores en tierras ajenas, y se asumen como pequeños propietarios y no se interesan en ser asalariados o remunerados. Todo esto es indicación de la distorsión de la estructura clasista en el contexto de la dictadura y la no correspondencia con la dinámica capitalista que esta desarrollaba, por estar vinculada a las formas más atrasadas de producción que es la pequeña propiedad agraria, es por esta condición, que el campesinado era reaccionario por esencia, pues se considera un propietario, mientras que los obreros se vinculan a la gran producción de forma colectiva y no piensan ni actúan como propietario de la empresa; condicial lo proyecta como revolucionario, poclives a participar en el movimiento social, segui lo visualizaba Mao-Tse Tung líder de la Revolución China.

Los capitales invertidos en un 70% eran de Trujillo y sus familiares, los particulares tenían inversión de un 30% y menos. Esto es un indicador de la centralización y control del sector industrial por Trujillo, situación corresponsable de la distorsión en la estructura clasista, y es evidente el desplazamiento de la burguesía tradicional por los nuevos grupos hegemónicos.

La facción trujillista está insertada en este proceso de desarrollo industrial. Si observamos las instalaciones y solicitudes de patentes para crear nuevas industrias, podemos encontrar explicaciones a lo dilatado de la dictadura en función de los sectores que la apoyaban, al permitirles su incorporación a la explotación empresarial.

Su otro contexto. El central de la dictadura sobre las áreas de importancia económica del país, era el preludio de la obliteración forzosa de los sectores tradiccionales burgueses que llegaron a tener el dominio de los mismo, generando esta prolongada situación contradiccionl que si no se manifestaran en el aspecto político de manera inmediata, acumularan la suficiente fuerzas para producir al finalizar la dictadura la crisis cuya resultantes fueron las luchas interburguesa, que influyeron en la segunda intervención armada de los E.E.U.U., en el siglo xx, en la República Dominicana.

El proceso de industrialización creciente, durante los últimos 15 años de la dictadura y la utilización de la mano de obra disponible incidió en el proceso de asimilación el pueblo en resistencia interna que no puso en peligro inminente a la dictadura.

Es innegable que el impacto que generaba la instalación de un conjunto de pequeñas industrias con un capital significativo  para la época, se percibía como parte del progreso que el gobierno impulsaba, legitimizando su accionar. Esta situación influyo en que la dictadura se perpetuara en el tiempo con una oposición interna casi inexistente.

Todo esto junto a la maquinaria propagandística y represiva del régimen eliminó una conjura a gran escala contra el mismo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */