Educacion Salud

El Mito de la Enfermedad Mental: Un análisis a partir de los criterios de Thomas Szasz (y 3)

Sólo un imbécil creería que la enfermedad mental es un mito”. El mismo crítico añade que negar que los problemas psíquicos sean enfermedades no sólo es un error, sino también un acto de inhumanidad porque deja a los enfermos sin esperanza de curación. Quien esto suscribe reconoce que bien podría ser así… para los norteamericanos. Nosotros somos latinoamericanos, y afortunadamente tenemos una larga tradición histórica, cultural y filosófica que nos permite saber que no todo es blanco o negro, sino que hay una gama infinita de grises, y que un problema mental no tiene por qué considerarse una enfermedad para que deba ser atendido. Lo que sucede es que la medicina goza de tanta autoridad y mueve tanto dinero que los terapeutas de la mente quieren asimilarse a esa ciencia tan prestigiosa, y los psiquiatras en concreto lo consiguen porque su disciplina se considera una especialidad médica.

Conclusiones:

La noción de enfermedad mental puede haber sido útil en el siglo XIX, pero hoy es científicamente innecesaria y socialmente dañina. Como declara su autor ya en la introducción, la psiquiatría le parece «una actividad pseudo-médica», articulada sobre pseudo-enfermedades. Szasz toma la histeria como ejemplo y analiza las fallas de las interpretaciones clásicas y contemporáneas. A pesar de ello «podría llegar a ser una ciencia» si sus cultivadores se decidieran a poner las bases para «una teoría sistemática de la conducta personal». Si se entiende y estudia toda conducta humana como un tipo especial de comunicación que se da en el marco de ciertos roles y reglas establecidas, comprender una enfermedad mental es descifrar su mensaje y elucidar las «reglas del juego».

El mito de la enfermedad mental: Es una metáfora médica para describir una conducta perturbadora, tal como la esquizofrenia, como si fuera una «enfermedad». Aunque la gente se comporte de manera perturbadora, no significa que tengan una enfermedad. Para que exista una verdadera enfermedad, la entidad debe ser capaz de medirse o probada de manera científica. Según Szasz (1974), una enfermedad debe detectarse en una autopsia y cumplir con las definiciones de patología en lugar de ser decretada por votos por los miembros de la Asociación Psiquiátrica Americana. Las enfermedades mentales no son enfermedades reales, arguye Szasz, quien las coloca en la categoría de lenguaje metafórico. La psiquiatría, afirma Szasz, es una pseudo-ciencia que parodia la medicina al usar terminología que suena a medicina: terminología que ha sido inventada los últimos cien años. Además de pseudo-ciencia, la psiquiatría es un sistema de control social, no una rama de la medicina de acuerdo a Szasz. La idea de que la psiquiatría biológica es una verdadera ciencia ha sido cuestionada también por otros críticos.

Puede afirmarse que de los individuos vistos por los psiquiatras, aproximadamente un 5% tiene enfermedades cerebrales comprobadas; aproximadamente un 20% tiene trastornos severos del comportamiento probablemente debidos a enfermedades cerebrales, las que serán investigadas y tratadas por los neurólogos; y una inmensa mayoría (más o menos las tres cuartas partes) no tienen ninguna enfermedad mental, sino problemas en la vida, para los que necesitan ayuda, no médica ni psiquiátrica, sino moral y educacional. La psiquiatría no es una especialidad médica que se ocupa de las enfermedades mentales, ya que tales enfermedades no existen, sino una ideología vetusta y poderosa que tiene que ver con ciertos problemas personales y con ciertos conflictos éticos y sociales. La enfermedad mental es un mito

El principal aporte de su radical crítica lo constituye la invitación a un entendimiento interdisciplinario  de  los  fenómenos  psicopatológicos  mediante  la  refutación  de  la hipótesis  puramente  organicista  que  fundamentó  la  psiquiatría  clásica.

Referencias bibliográficas

Oliver, Jeffrey, (2006) “The Myth of Thomas Szasz”, The New Atlantis, verano 2006.

Pániker, Salvador, Aproximación al origen, Editorial Kairós.

Lopez Silva, Pablo (2014) Consideraciones críticas sobre la propuesta de Thomas Szasz. Entre filosofía de la mente, fenomenología y psiquiatría, Rev. Latinoamérica. Psicopatología. Fund., São Paulo, 17(2), 234-250, junio.

Szasz, T.S. (1970). The Manufacture of Madness: A comparative Study of the Inquisition and the Mental Health Movement. New York: Harper & Row.

– Szasz, Thomas, (1974) El mito de la enfermedad mental, Círculo de Lectores. Prólogo de Antonio Escohotado (http://www.escohotado.com/articulosdirectos/szasz.htm).

– Szazs, Thomas, (1992) Nuestro derecho a las drogas. Editorial Anagrama. Traducción y prólogo de Antonio Escohotado.

-Szasz, T (2003) Pharmacracy: Medicine and Politics in America. Syracuse University Press.

– Szazs.com Thomas. Cybercenter for Liberty and Responsability. com (http://www.szasz.com/).

About the author

Frank A. Peña Valdes

Profesor adjunto Escuela de Psicología, Facultad de Humanidades y Escuela de Orientación Educativa, Facultad de Ciencias de la Educación Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD. Licenciatura en Psicología, Maestría en Metodología de la Investigación Científica. Especialidad en Psicología del Desarrollo, Maestría en Desarrollo Humano, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Postgrado en Educación Superior, Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Estudios Doctorales en Psicología Social, Universidad Central de Madrid (UCM).

Leave a Comment