Internacionales Politica

¿Por qué y cómo se piensa desde EEUU a América Latina? (1)

Escrito por Debate Plural

Silvina M. Romano, Tamara Lajtman y Aníbal García (alainet, 25-6-18)

 

¿Quiénes y cómo se estudia América Latina desde Estados Unidos (EE.UU.)? ¿Qué temas se consideran clave y cuáles son los problemas urgentes de la región? ¿Hay alguna incidencia del Gobierno estadounidense en la definición de estos problemas? ¿Existen intereses privados vinculados a la diagramación de esta agenda? ¿Quiénes financian a las instituciones dedicadas a estudiar América Latina? ¿Cómo es que esta agenda y sus postulados alcanzan a influenciar el modo en que los latinoamericanos percibimos lo que sudede en la región?

En las últimas décadas, las relaciones entre Estados Unidos y América Latina se caracterizaron por numerosas tensiones en el marco del auge de Gobiernos progresistas. Las críticas a tales experiencias fueron sistemáticas. La mancuerna sector privado-Gobierno de EE.UU. aglutinó a un importante número de académicos y voces expertas agrupadas por Think Tanks con importante repercusión en la prensa. Ésta contribuyó a construir, difundir y consolidar una perspectiva negativa sobre dichos procesos, calificados como “corruptos, ineficientes, autoritarios, anti democráticos”, etc.

Esta batería de apreciaciones conforma una cosmovisión que se autodefine como objetiva, neutral, apolítica y científica, que confluye en la conformación de una agenda sobre América Latina: define cuáles son los principales problemas y cómo deberían enfrentarse. Para ello, el punto de partida es que EE.UU. tiene la “función” de influenciar a Gobiernos y sector privado de América Latina para orientarlos hacia una determinada concepción/práctica de democracia que no se discute y que se corresponde con los intereses del sector privado de EE.UU.

Contribuyen así a posicionar determinados temas en la agenda regional, imponiendo desde un inicio la carga/ percepción (positiva o negativa) que los caracterizará. En última instancia, esta estrategia es clave para definir cómo será percibida y comprendida América Latina desde dentro y desde fuera. En otros términos: es fundamental en la construcción de una “realidad” sobre el presente y futuro de nuestra región.

Los Think Tanks, suelen ser definidos como “organizaciones independientes, sin fines de lucro, no vinculadas a partidos políticos, que se dedican a estudiar aspectos de política interna e internacional”. Sin embargo, en la práctica, sus acciones y alcances trascienden tal definición. Tienen al menos dos funciones1 en el proceso de reproducción de un “sentido común” que apuntala (de modo directo o indirecto) al neoliberalismo como única alternativa posible. 1) La de asesoramiento del Gobierno (en unas relaciones de mutua influencia) donde intervienen fuertemente los intereses del sector privado vía financiamiento y, 2) la de proveedores de información experta para prensa hegemónica. Ambas funciones son clave en la manufacturación de consenso a favor o en contra de determinados procesos.

A continuación, mostraremos datos concretos sobre el modo en que se construye este consenso, que define cómo es percibida América Latina desde EE.UU., tomando algunos de los Think Tanks estadounidenses que abordan temas sobre Latinoamérica. Expondremos cuáles son los principales problemas o “amenazas” que visualizan en la región, y la relación con la política exterior diseñada por el gobierno de EE.UU.

Para ello presentaremos, por un lado, las relaciones de ida y vuelta entre Gobierno y sector privado a partir de mecanismos que caracterizan a estos Think Tanks, como la “puerta giratoria” o la participación de representantes de estos organismos en sesiones del Congreso de EE.UU. (recordando que es el Congreso el órgano que define la asignación presupuestaria para diversos proyectos y programas). Por otro lado, daremos cuenta del modo en que se difunden las ideas por medio de una estrecha relación con la prensa hegemónica. Mostraremos, asimismo, el cercano vínculo con intereses del sector privado a través del financiamiento que reciben de corporaciones transnacionales, fundaciones, organismos internacionales, millonarios filántropos, etc.

Advertencia: aun existiendo distancias, tensiones y diferencias entre la postura de los expertos y un Gobierno de turno, como el del republicano Donald Trump, notamos que hay importantes coincidencias en la definición de los principales problemas de América Latina y el origen de los mismos. Probablemente, existan diferencias en el discurso y las soluciones para enfrentarlos, pero la confluencia básica -aunque aparezca como “mínima”, por momentos- tiene gran impacto en la definición de una agenda general para la región y, sobre todo, en la imagen sobre la región que se proyecta y se reproduce en los medios de comunicación hegemónicos. Así, será percibida como “la realidad” de América Latina, hacia dentro y hacia fuera.

Los Think Tanks que hemos seleccionado son los que tienen importante impacto, tanto en la asesoría sobre políticas/ líneas de acción o proyectos para América Latina en diferentes sectores del Gobierno de EE.UU., así como una presencia significativa en los medios hegemónicos, contribuyendo a la formación de opinión pública sobre Latinoamérica.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */