Nacionales Sociedad

Acerca del Día de la Bandera

Written by Debate Plural
Juan Daniel Balcácer (Listin, 28-3-18)

En una amable nota del doctor Julio Rodríguez Grullón, actual secretario general del Instituto Duartiano, se plantea una interesante sugerencia respecto del día en que debemos honrar la Bandera Nacional, pues si “la bandera fue izada por primera vez al toque de diana del día siguiente -dice-, entonces la fecha de su primer izamiento es el 28 de febrero de 1844. De hecho debiéramos celebrar la fiesta del trabucazo la noche del 27 de febrero y el día de fiesta debiera ser el 28, en que capituló Desgrotte y ese debía ser el día de la bandera”. ¿Cuándo fue enhestada por primera vez la bandera de los trinitarios sobre el baluarte del Conde?

El día del pronunciamiento. La alta dirección política del movimiento independentista se vio momentáneamente desarticulada en 1843 cuando los principales trinitarios, Juan Pablo Duarte, Pedro Alejandrino Pina y Juan Isidro Pérez, tenazmente perseguidos por el gobierno haitiano, tuvieron que abandonar el país con destino a Venezuela. Por otro lado, Ramón Mella fue apresado en San Francisco de Macorís y enviado a Puerto Príncipe; y Francisco del Rosario Sánchez se ocultó en casa de los hermanos Concha. Sus amigos aprovecharon la circunstancia de que se encontraba enfermo para propalar  la falsa noticia de su muerte y hasta simularon un entierro en el patio de la Iglesia del Carmen. Al cabo, los trinitarios lograron recomponer el núcleo central directivo, esta vez con Vicente Celestino Duarte, el propio Sánchez, y también Mella, que ya había sido liberado.

El plan independentista. La mayoría de la población, refiere José Gabriel García, estaba con los ánimos caldeados sobre todo después del resonante triunfo de la Reforma en la parte española de la isla, al extremo de que un alto funcionario haitiano se había percatado de esa situación y en una reunión exclamó que la separación de los dominicanos ya era un hecho y que solo faltaba el pronunciamiento. En noviembre de 1843, Sánchez y Vicente Celestino le escribieron a Duarte informándole de la favorable atmósfera política y de todo cuanto se necesitaba, en materia de armamentos y recursos económicos, para garantizar el éxito del plan revolucionario. En esa carta, le manifestaron al líder trinitario que el 9 de diciembre era el día indicado para hacer el pronunciamiento y le urgían conseguir los recursos necesarios con el fin de lograr “que diciembre fuera memorable”, cosa que no fue posible materializar. Paralelamente, en diciembre de 1843, un segmento del sector conservador con sede en Azua concertó el llamado Plan Levasseur, según el cual los franceses brindarían protección política y asistencia financiera al nuevo Estado y, a cambio de esa “protección”, que los nacionalistas juzgaban innecesaria, Francia nombraría un Gobernador político por un período de diez años y también tendría derecho para ocupar la bahía de Samaná. Para contrarrestar ese plan proditorio fue que Mella formalizó un acuerdo táctico con Tomás Bobadilla para dar el golpe revolucionario.

En la puerta del Conde. Llegado el día fijado, que fue martes 27 de febrero, y tan pronto se escuchó la señal acordada, que fue el trabucazo heroíco, cerca de las 11 de la noche, los comprometidos con la causa salieron de sus hogares y se dirigieron a la Puerta del Conde. ¿Por qué se escogió ese lugar? Era el lugar más adecuado para congregarse y demostrar que se trataba de una acción integrada por un grupo considerable de ciudadanos, pues desde las poblaciones aledañas, como San Carlos, Haina, Pajarito (hoy Villa Duarte) se recibirían suficientes refuerzos y era necesario abrirles la puerta del Conde, que diariamente se cerraba al anochecer hasta la mañana siguiente. El primero en llegar al histórico bastión fue precisamente Tomás Bobadilla y, poco después, serían ya las 11 y media de la noche, llegó Mella con su grupo procedentes de La Misericordia “oliendo a pólvora”, como consignó el historiador Alcides García Lluberes. De inmediato procedieron a proclamar la independencia y el nacimiento de la República Dominicana. Sabemos que Francisco del Rosario Sánchez no pudo estar presente en el momento del pronunciamiento debido a que, cuando se disponía a salir de su escondite se encontró con una patrulla haitiana que casualmente estaba por los alrededores y tal circunstancia impidió que llegara a tiempo al baluarte. En realidad, Sánchez llegó al baluarte por la madrugada del 28 y, una vez junto a sus demás compañeros, asumió un rol de indudable principalía, pronunciando una ardiente arenga patriótica para, de inmediato, proceder a plantar sobre el baluarte la bandera tricolor de los trinitarios.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Leave a Comment