Cultura Libros

Epistolario íntimo…vocación, contribución y cultura (71)

Escrito por Odalís G. Pérez

Juan Jacobo de Lara fue un intelectual dominicano sobre el que no se dispone de mucha información escrita, ni su figura ha sido atractiva para investigadores, cronistas, críticos o, historiadores culturales, con todo y lo que su esfuerzo contribuyó a la difusión y conocimiento de la obra de Pedro Henríquez Ureña. Figura un tanto solitaria, sobria, bondadosa y estudiosa del hispanoamericanismo, elaboró ensayos y alguna que otra monografía en la línea del humanismo de su maestro intelectual y simbólico Pedro Henríquez Ureña.

Este profesor que laboró e hizo su carrera intelectual en los Estados Unidos se jubiló, como todo profesor que agota su tiempo académico en las aulas, sobresaliendo por su vocación de trabajo en el contexto del “pedrismo” intelectual y cultural.

El término “pedrismo” según nos relata el historiador Jorge Tena Reyes, lo acuñó Juan Jacobo en procura de afirmar un movimiento y relectura de la vida, obra y enseñanza del maestro PHU.  Ese “pedrismo” sostenido según nos dice el doctor Jorge Tena Reyes, (en entrevista concebida el sábado 10 del año en curso), lo llevó a ordenar el corpus completo de las obras de nuestro maestro, para facilitar el estudio de una obra fundamental del hispanoamericanismo y que contaba con un aval conocido y justificado por su coherencia, fundamento, particularidad, polifocalidad y universalidad intelectual.

Don Juan Jacobo de Lara vino a la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, luego de su jubilación a formar parte en su país, de un cuerpo docente donde había impartido clase también don Max Henríquez Ureña en aquel momento fundacional de la UNPHU y junto a otros importantes docentes que aportaron al desarrollo de la educación y la cultura dominicana.

En aquel contexto, tal y como nos señala don Jorge Tena Reyes, Juan Jacobo de Lara, con gran entusiasmo y gestión investigadora, conformadora y procuradora, se plantea  a partir de la segunda mitad de la década del 70, las Obras Completas de Pedro Henríquez Ureña, en un momento en que la República Dominicana no disponía de especialistas orientados a la edición de obras completas que tuvieran formación areal y filológica general o estricta, o que contara con una experiencia seria de editores en estas áreas que ya en Hispanoamérica habían sentado cátedra.

Publicar los 10 tomos de Obras Completas de PHU, más el Epistolario íntimo de Pedro Henríquez Ureña y Alfonso Reyes en tres tomos y que forman parte también de las obras completas de dos humanistas, fue una labor que hasta hoy ha merecido respeto no sólo en la República Dominicana, sino también en toda Hispanoamérica, donde ha servido como referencia, conocimiento y base de formación lingüístico-literaria y cultural.

Los respetables (aunque incompletos) trece volúmenes editados, compilados y establecidos por Juan Jacobo de Lara, marcaron un camino (histórico) del que no puede salirse ningún investigador o estudioso que valore, conozca y participe de la enseñanza de Pedro Henríquez Ureña.   El cauce creado por  estas Obras Completas trazó un camino y propició con su difusión el territorio de una lectura crítica enfilada a propósitos creadores, emancipadores, democratizadores y categorizadores de rutarios intelectuales, justificados en la búsqueda e investigación de la lengua, la cultura, la literatura y la historia espiritual de la América continental y de la misma España.

Había nacido Juan Jacobo de Lara en La Vega el 24 de agosto de 1909, para luego su familia trasladarse a San Francisco de Macorís.  Su juventud la vivió en Santiago de los Caballeros donde continuó sus estudios en la Escuela Normal; luego de concluir su bachillerato su familia se muda en Santo Domingo donde comienza a  la carrera de Derecho, hasta finalmente tomar la decisión de  marcharse a los Estados Unidos, a la ciudad de Nueva York.

En efecto, allí enseñaría lengua española a domicilio y poco después logra una plaza para enseñar en la Universidad de Columbia, donde también completó sus estudios graduados y postgraduados, logrando también sus diplomas de Master of Arts y su título de PHd en Filosofía.  De la Universidad de Columbia obtiene también su  jubilación en 1966.

La tesis doctoral de Juan Jacobo de Lara en Columbia Univertity se publicó en San Domingo bajo el sello editorial de la UNPHU. Su título, Pedro Henríquez Ureña: vida y obra evoca los dos pilares de la filología como dominio de saber, amor a las letras y a la investigación de las humanidades.  Juan Jacobo de Lara vivió en los Estados Unidos de América casi en el mismo tiempo en el que vivió, disertó, escribió y publicó PHU.

Al ofrecer trece tomos y dos ensayos bibliográficos y críticos sobre la vida, obra y aportes de PHU contribuiría a despertar vocaciones de lecturas culturales, literarias y filológicas en el país y en América. Lo que quiere decir que los 10 volúmenes se ven sustentados y respaldados por los tres tomos del Epistolario íntimo de Pedro Henríquez Ureña, publicados tal y como ya hemos señalado entre 1981 y 1983.

El inicio de publicación de las Obras Completas vino acompañado también por el ensayo biográfico Pedro Henríquez Ureña: su vida y su obra, (Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, Santo Domingo, 1976), con lo cual respalda la edición de las Obras Completas.  Tanto el investigador y discípulo argentino de PHU como el historiador José Luis Martínez, le han formulado críticas a la edición del Epistolario íntimo de Pedro Henríquez Ureña y Alfonso Reyes publicados en Santo Domingo bajo el apoyo de la UNPHU, por no llevar las debidas anotaciones y el aparato crítico que merece tal publicación.  Según afirma Jorge Tena Reyes la fuente primaria para la historiografía y los estudios sobre PHU han sido hasta ahora los diez tomos de sus Obras Completas publicados por Juan Jacobo de Lara, los tres tomos del Epistolario íntimo de Pedro Henríquez Ureña y Alfonso Reyes y los dos tomos del Epistolario de la Familia Henríquez Ureña.

Todo lo que se ha publicado como intento de Obras Completas y rescate del corpus de sus obras y contribuciones, completa ese primer cuerpo de obras publicado entre 1976 y 1980 por la Universidad Pedro Henríquez Ureña, compilado y editado por Juan Jacobo de Lara.

Otros intentos como el publicado por el Ministerio de Cultura en Catorce volúmenes bajo la dirección editorial de Miguel D. Mena, ayudan a completar el de Juan Jacobo de Lara.  La Obra Completa de PHU motivó según Jorge Tena Reyes, los estudios sobre nuestro polígrafo.  Destaca el historiógrafo que Juan Jacobo de Lara tuvo su nicho luego de su llegada al país en la UNPHU, desde donde pudo difundir la obra de PHU.  Su trabajo disciplinado, sin embargo, no tuvo el apoyo de equipo alguno de especialistas, editores o personalidades literarias y culturales para llevar a cabo su empresa.

Se dice que el precursor del “pedrismo” en la República Dominicana fue Juan Jacobo de Lara quien además escribió estudios y los libros que ya hemos mencionado sobre PHU. Varios aspectos en este sentido son destacables en la colectánea  de ensayos publicados en su obra Pedro Henríquez Ureña u otros ensayos, (UNPHU, 1982). La vocación humanística y crítica de PHU; el núcleo culturológico de nuestra historia literaria y los aportes lingüísticos y filológicos en el área o las áreas idiomáticas en Hispanoamérica y sus aportes provenientes de su tesis sobre La versificación irregular en la poesía hispanoamericana.  (Ver op. cit., pp. 79-86), contituyen un campo de trabajo importante de su aporte a la Vida-Obra de PHU.

Acerca del autor

Odalís G. Pérez

Profesor Investigador de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Dejar un comentario

/* ]]> */