Nacionales Politica

Gobierno de Medina tolera permisos de importación

Written by Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

Durante los diversos gobiernos del partido de la liberación dominicana, los presidentes de la República han tolerado el otorgamiento de permisos de importación de productos y mercaderías destinados al consumo de la población, y que pueden producirse en el país.

Los gobiernos de Fernández toleraron que funcionarios de influencia en las distintas dependencias del Estado consiguieran en forma privilegiada y corrupta cantidades exageradas de esas autorizaciones, generalmente favorecidos por el tráfico de influencia desde el poder.

En los gobiernos de Medina también han sido señalados prácticas de favoritismos y abuso de poder en cuanto se refiere al enriquecimiento ilícito mediante las licencias de importación de productos destinados al consumo. De esta manera, los funcionarios se hacen ricos rápidamente y acopian grandes fortunas.

Actualmente conocemos varias denuncias en relación con ministros que se han beneficiado ampliamente de tales licencias con la anuencia o el silencio del presidente de la República, que omite cualquier pronunciamiento o investigación sobre el particular.

También desde el Ministerio de Agricultura, los ministros han utilizado ellos mismos el tráfico de influencia para favorecer sus compañías comerciales y negocios de importación particulares. Tales denuncias se han hecho también con los gobiernos de Leonel Fernández, los ministros de Agricultura e Industria y Comercio y otros, a lo largo de tales administraciones.

En este sentido resulta más jugoso desempeñarse como ministro de agricultura que como procurador general de la República, pues los permisos de importación, dados de manera  discriminatoria y privilegiada, constituyen una fuente importante de enriquecimiento ilícito y de lavado de activos dentro del sistema de corrupción generalizada que tenemos en los distintos niveles de los gobiernos de nuestro país.

Pasados los años podemos encontrarnos en cualquier calle del mundo, en las capitales de Europa, en ciudades de España o Francia, en las islas del Caribe, en Barbuda o Antigua, en las Guayanas francesas, inglesas u holandesas, o en Castilla la vieja, con ex funcionarios, ex ministros que han hecho inmensas fortuna mediante las tramitaciones oscuras y las operaciones fraudulentas realizadas con las autorizaciones de importaciones.

Ahora podemos encontrar a Víctor Díaz Rúa en Antigua haciendo turismo con amigas, pero aprovechando el viaje de supuesto turismo para realizar operaciones bancarias con los principales bancos de esa isla caribeña; y cuando algún investigador del ministerio público le pregunte si visitó Antigua en algún momento y con cuál finalidad, es casi seguro que va a responder que fue a esa isla con fines de diversión turística.

Pero, a pesar de este encubrimiento, se trata de un ex ministro multimillonario que anda impunemente por países extranjeros acompañado de varias mujeres con fines de encubrir operaciones bancarias y lavado de activos.

Recientemente, sabemos por algunos medios de comunicación que el ministro administrativo de la Presidencia obtiene y utiliza para sus compañías comerciales cientos de permisos de importación de mercaderías, con la tolerancia y la permisión del presidente de la República.

En efecto, se ha dicho por los medios de comunicación que el ministro administrativo, según denuncias presentadas con pruebas escritas, en una sola compañía de su propiedad habría sido beneficiado con 108 autorizaciones de importaciones de mercaderías y productos que pudieran ser producidas en República Dominicana.

El presidente Medina, en vez de guardar silencio sobre el particular, debía actuar en consecuencia, sea arreglando el asunto de manera aparente; sea nombrando una comisión investigadora que rinda un informe a plazo determinado; sea que proceda a apoderar al ministerio público para que éste desarrolle un expediente criminal por tráfico de influencia y prevaricación.

Se ha dicho que ese ministro ha obtenido en beneficio propio más de 180 permisos o autorizaciones de productos consumibles en el país.

Es necesario la modificación del “sistema democrático” corrupto que tenemos en República Dominicana  con la tolerancia de los presidentes de la República; tolerancia que se extiende hasta las declaraciones juradas que deben presentarse obligatoriamente por ante la Cámara de Cuentas por parte de los funcionarios obligados a hacerlo según la ley.

El pueblo quiere la reforma del “Estado democrático” cerrado que tenemos, donde el componente popular no puede ejercer sus derechos a las reformas mediante mecanismos como el referéndum o la asamblea constituyente.

Y es muy sencillo el asunto: por un lado, los políticos de los partidos tradicionales se comen el Presupuesto Nacional; por otro, las élites permiten la corrupción a todos los niveles de la sociedad; y por último, amén de otros aspectos, la clase política corrupta tiene dos millones de dominicanos presos por causa del bono gas, al bono luz, y otros mecanismos clientelistas.

Dos millones de ciudadanos pobres domesticados por esos mecanismos clientelistas representan dos millones de votos, por lo cual podemos decir, que hay que modificar la Constitución 2010, e introducir el referéndum y la constituyente para dar participación política a ese segmento de la población y desmentir así el supuesto “Estado Social de Derecho”, que constituye un engaño y una burda mentira, basada en la ignorancia de los pueblos, pues el famoso Estado dominicano ni es social ni es de Derecho, sino una estructura corporativa bien amarrada para el enriquecimiento ilícito, el robo, el crimen, el tráfico de influencia, la prevaricación, factores todos que engendran la pobreza y la desgracia histórica en que vive el pueblo dominicano.

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Leave a Comment