Nacionales Sociedad

De agua y cañones el 30 de marzo de 1844

Escrito por Debate Plural

Edwin Espinal (D. Libre, 30-3-12)

 

Juana Saltitopa es citada como heroína de la batalla de Santiago del 30 de marzo de 1844 por su búsqueda de agua en el río Yaque, junto a otras mujeres, para enfriar los cañones que utilizaron los dominicanos para enfrentar a los haitianos. Alcides García Lluberes y Rufino Martínez coinciden en afirmar que esta «marimacho» vegana y sus acompañantes se arriesgaron a llegar hasta el río en medio del combate.

El uso de agua para reducir la temperatura de los cañones antes de una próxima descarga y liberar su interior de restos de la metralla previamente disparada era una técnica utilizada en la época, por lo que el dato es incontestable. Pero lo que nunca nos ha convencido es que fuera en el fragor de la batalla que la Saltitopa y sus compañeras bajaran al río a cargar el líquido, por una razón elemental: la distancia que mediaba entre los lugares donde podía tomarse agua en el río y los lugares en que se encontraban los fuertes Dios, Patria y Libertad, posiciones en que se hallaban apostadas las fuerzas comandadas por José María Imbert.

El fuerte Libertad se encontraba donde hoy está el Colegio Santa Ana; el terraplén del Libertad es hoy el parque ubicado en la avenida Antonio Guzmán Fernández (antes General López), entre las calles Restauración e Independencia, y el Dios es el actual parque Imbert.

En la segunda mitad del siglo XIX – y así debía ocurrir en la primera cincuentena de ese período – al río se llegaba desde el casco urbano por la cuesta de Nibaje, la cuesta de los Chivos, la cuesta de los Burros y la bajada a la barca, en la zona del paso de Los Borbones, mientras que la toma de agua se hacía en la boca del arroyo de Nibaje y en el lugar denominado El Henchidero, cercano al paso de El Jobo. Toda la topografía de la barranca del río en su margen oriental fue transformada por la construcción, en la primera mitad de la década de 1970, de la avenida Mirador del Yaque o de Circunvalación, y de esos lugares sólo es posible identificar en la trama urbana actual la cuesta de Nibaje en el tramo de la avenida de Circunvalación que va de la fortaleza San Luis al arranque de la avenida Franco Bidó en el sector de Nibaje, y la bajada o camino de la barca, que es la hoy avenida Valerio, que remata en el lugar donde estuvo el desaparecido puente Yaque, construido justamente sobre el paso de Los Borbones. Aun si Juana Saltitopa hubiese estado posicionada en el fuerte Libertad, el espacio que media entre el colegio Santa Ana y el arroyo de Nibaje es considerable para ir y regresar al Yaque en poco tiempo y mucho más con una carga de agua «al hombro». Lo mismo cabe pensar si hubiese estado en el parque Imbert, frente a Pueblo Nuevo…

Imaginarnos mujeres bajando la escabrosa cuesta de Nibaje u otras de las cuestas que llevaban al río y subir con cubos de agua cuidando que no se derramaran, jadeantes, sudadas y desesperadas por llegar a las filas dominicanas, donde se les esperaría por minutos que se harían interminables para una próxima descarga contra los haitianos, no nos parece un cuadro creíble. No creemos que un experimentado militar como José María Imbert, que demostró realizar una cuidadosa observación y planificación del campo de batalla en el que se batiría, olvidara o dejara un aspecto tan vital como el aprovisionamiento de agua para el mismo momento en que entraría en acción la artillería, arma que decidió aquel encuentro bélico.

Si Imbert asumió la organización de la defensa de la ciudad el 27 de marzo de 1844, hay que concluir que la búsqueda de agua fue una de las primeras y más importantes tareas que ordenaría emprender y que la misma se encomendaría a Juana Saltitopa y sus compañeras. El vital e imprescindible líquido se recolectaría en Nibaje o en otros de los lugares antes citados y se almacenaría en la debida antelación en las posiciones defensivas dominicanas, donde se dedicaría a «apagar la sed» de los cañones. Llegar a otra conclusión sería seguir alimentando lo que ya prácticamente es una «leyenda urbana».

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */