Internacionales Politica

Los crímenes de Israel contra la población Palestina

Muertes en Palestina
Muertes en Palestina
Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

Las acciones militares criminales de Israel, ordenados y cometidos por la cúpula política israelí contra la población indefensa del pueblo palestino, son inenarrables y pertenecen al mundo de la infamia.

Entre 2014 y 2015, el Estado de Israel mató más de 2,500 ciudadanos entre hombres, mujeres y niños; la mayoría de esos homicidios y asesinatos han sido cometidos sobre la base de un Estado terrorista, que comete agresiones militares a mansalva utilizando armamentos modernos, incurriendo en exterminio de animales domésticos, cultivos agrícolas, demolición de edificaciones, secuestro y arrestos injustificados contra civiles, en una doctrina militar basada en el terrorismo de Estado, en la indolencia absoluta frente a las reclamaciones de más de 140 naciones del mundo, miembros de la Organización de las Naciones Unidas.

Uno de los pocos gobiernos en la Asamblea General de la  ONU que apoya las acciones del Estado de Israel, es su aliado incondicional el gobierno norteamericano y su famoso Departamento de Estado que se ha complacido siempre en los plenarios de la ONU de abstenerse a dar un voto negativo al Estado de  Israel.

Nunca hubo desaprobación a las acciones de Israel contra Palestina por parte de Estados Unidos.  Antes al contrario, ha enviado a Israel, desde un puerto de Grecia,  más de 2,000 toneladas de armamentos militares mortíferos, una semana antes del cambio de gobierno mediante el cual ascendió al poder ejecutivo el candidato ganador, presidente Obama, quien hoy día se ha ganado el título de premio Nobel de la guerra, ya que ha apoyado y promovido todas las guerras e invasiones de los últimos 8 años contra los países árabes.

Naturalmente, en su origen se ha tratado y se trata de negocios apadrinados  por el señor George Bush hijo, hombre de triste recordación en el mundo, negocios en los cuales él y su familia han recibido cientos de millones de dólares de comisiones mediante negociaciones comerciales secretas.

Las acciones criminales de Bush en Irak, Afganistán, Cuba, Siria, Libia, y otros países africanos, incluyendo torturas y barbarie ejecutadas en la base usurpada de Guantánamo contra presos árabes, ameritan que el señor Bush sea sometido a la justicia penal internacional.

El mundo debe reclamar el sometimiento de George Bush a un Tribunal Penal de Jurisdicción Internacional.

Y lo puede hacer cualquier país árabe o del mundo, sometiendo también a la manzana podrida que constituyen las elites del gobierno de Israel, por hechos de genocidio, homicidio, asesinatos, incendio y destrucción de bienes y viviendas, de edificios; por el boicot contra poblaciones indefensas, la calculada utilización de armas mortíferas de exterminio colectivo; por negociaciones contra los patrimonios históricos de Irak, Afganistán y otros países que han sufrido la barbarie y la criminalidad de la figura neonazi y neocolonialista del señor George Bush.

Bien se pudo exigir al presidente Obama someter al señor Bush por los hechos mencionados; y porque llevó a Estados Unidos a una crisis económica y financiera sin precedentes en la historia de ese país, debido a la ocupación de Irak y al saqueo descarado de sus riquezas naturales y de sus riquezas históricas y culturales, y por el asesinato indolente y prostibulario del presidente de esa nación, Saddam Hussein, justificado mediante un mundo de mentiras lanzadas al mundo a través de las guerras mediáticas que afirmaban que ese presidente guardaba un arsenal de armas químicas, lo cual no se pudo comprobar nunca, más bien fue desmentido, por los observadores técnicos y periciales de las Naciones Unidas.

Gobiernos del mundo, pueblos del mundo, instituciones y gobiernos del mundo: deben asumir vergüenza y valor para someter al señor George Bush al tribunal penal internacional por sus crímenes contra Cuba, Irak, Afganistán y otros países, tal como hoy probablemente ocurra en Inglaterra contra el ex primer ministro Tony Blair, por haber desencadenado de manera cómplice con Estados Unidos la invasión militar de Irak.

Estos hechos criminales no deben quedar impunes. Antes al contrario,  el mundo debe exigir al premio Nobel de la guerra que se ausentara en breve de la Casa Blanca, el señor Obama, ordenar la libertad inmediata de los prisioneros ilegales de Guantánamo y Puerto Rico.

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario

/* ]]> */