Internacionales

Bolivia, nuevos retos tras el NO

Escrito por Debate Plural
Evo Morales viene de una década de arrolladores triunfos en las urnas

Evo Morales viene de una década de arrolladores triunfos en las urnas

Debateplural.com, comparte con los lectores el interesante artículo de Natasha Vázquez, titulado «Bolivia, nuevos retos tras el NO», publicado en el portal Sputniknews.com, en fecha 29 de febrero de 2016. 

La historia del caudillismo es recurrente en los países latinoamericanos, pero actualmente y sobre todo tras la implementación de la democracia participativa, son cada vez menos los líderes que logran perpetuarse en el poder, incluso cuando cuentan con gran respaldo popular.

Eso fue lo que le paso al mandatario boliviano Evo Morales quien no podrá postularse a un cuarto mandato consecutivo y deberá dejar el cargo en 2020.

Los bolivianos fueron convocados a las urnas para pronunciarse sobre una modificación al artículo 168 de la Carta Magna que permitiría la repostulación de Morales a la presidencia, así como al vicepresidente Álvaro García Linera, en los comicios de 2019.

Tras contabilizarse el 99,72 por ciento de los votos, el No alcanzó un 51,30 por ciento frente a un 48,70 por ciento del Sí, una situación irreversible que pone al mandatario ante un nuevo escenario, en gran medida provocado por los grandes medios de prensa del país y del mundo.

Durante las últimas semanas, en una intensa campaña mediática, se pretendió vincular al Presidente con prácticas de tráfico de influencia y mal uso de recursos públicos, acusaciones que nunca fueron probadas, pero que al ser generosamente difundidas por algunos medios surtieron efecto en el electorado. Así lo reconoció el propio Morales, al afirmar que, en esta parte del mundo, la prensa y las redes sociales “tumban gobiernos”.

El mandatario indígena fue acusado de favorecer a la empresa china CAMC, en la que su expareja Gabriela Zapata trabaja como gerente comercial. La firma logró contratos públicos por unos 560 millones de dólares en Bolivia y el caso es investigado en el Congreso. Morales rechazó las acusaciones.

También se vio golpeado por un escándalo que involucra a decenas de líderes campesinos, algunos cercanos a él, investigados por un fraude de 2,5 millones de dólares a un fondo de fomento.Vuelve así el llamado cuarto poder a intervenir directamente en la caída de los gobiernos que no respaldan sus intereses económicos. Una mentira repetida se convierte en verdad, decía el alemán Joseph Goebbels y lo aplicaba defendiendo al nazismo. Más de 70 años después, está claro que otros aún continúan esa práctica para producir un determinado efecto.

Bolivia enfrenta hoy ataques simultáneos por parte de políticos derechistas domesticados por un amo imperial y de medios de comunicación sin escrúpulos”, afirmó en entrevista televisiva el ministro de la Presidencia boliviano, Juan Ramón Quintana. Una estrategia opositora que recuerda a las empleadas por Estados Unidos para desestabilizar naciones de Oriente Próximo, y sin ir tan lejos, a otros gobiernos progresistas de América Latina, como los de Venezuela, Ecuador y Argentina en tiempos de los Kirchner.

“A pesar de la guerra sucia, de la injerencia norteamericana que montó una novela por capítulos, que desarrolló el aparato más gigantesco en redes sociales para dañar la imagen del presidente Evo, a pesar de la invasión en el campo privado que no había ocurrido en la política boliviana, la mitad le dijo sí al proceso de cambio”, recordaba no obstante el jefe de campaña del gobernante partido Movimiento Al Socialismo (MAS), Hugo Moldiz.El también escritor y analista manifestó a la televisora Bolivia TV  que la otra mitad que dijo NO es muy heterogénea. “Los resultados, no obstante, ratifican al MAS como la primera fuerza política del país y existen las condiciones objetivas y materiales para asegurar un exitoso resultado en 2019”, vaticinó Moldiz.

Pero no basta con el optimismo. Es la primera vez que Evo se enfrenta a una derrota en las urnas. En 2006 llegó al poder con el 54 por ciento de los votos, y se revalidó dos veces el cargo, en 2010, con un 64 por ciento de apoyo, y en 2015 con el 61 por ciento.

Ahora deberá cambiar de estrategia para garantizar su proyecto político más allá de 2020, cuando concluya su mandato actual.

De momento, Morales domina plenamente el Congreso, por lo que podrá continuar con su proceso de cambio. Según la consultora de riesgo político Eurasia Group, el presidente tiene tiempo suficiente para ungir a un sucesor o intentar una nueva reforma constitucional para incluso tratar de presentarse a un cuarto mandato.

Evo cuenta con un respaldo popular avalado por la gestión de estos diez años de gobierno, en los que la economía boliviana ha crecido considerablemente. El PIB se ha incrementado de 11 mil millones a 35 mil millones de dólares, mientras que la inflación y el desempleo han estado por debajo del 4 por ciento.

Pero sobre todo, ha beneficiado a los sectores más humildes y ha conseguido descolonizar Bolivia, dando voz y voto en la sociedad boliviana a esas amplias mayorías de pueblos originarios.

Ya solo por eso, Evo ha conseguido un lugar en la historia de Latinoamérica. Ahora le toca lograr que ese proceso de cambio sobreviva a su liderazgo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */