Internacionales Politica

¿Prepara Erdogan el asalto a Siria?

Escrito por Debate Plural
Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquia

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquia

Debateplural.com, comparte con los lectores el artículo de Francisco Herranz, titulado «¿Prepara Erdogan el asalto a Siria?», publicado en el portal Sputniknews.com, en fecha 15 de febrero de 2016.

¿Qué le ocurre al Gobierno de Ankara? ¿Acaso está en crisis el presidente Recep Tayyip Erdogan? ¿Ordenará la invasión de Siria?

Ganas no les faltan a los uniformados pero esa decisión supondría un trastoque enorme de serias consecuencias para todo Oriente Medio. Las ondas de choque llegarían no sólo a Arabia Saudita e Irán, sino también a Estados Unidos y Rusia.

A primera vista parecería un disparate contemplar la posibilidad de que la infantería turca plantara sus botas en territorio sirio, pero las últimas declaraciones de destacados políticos han otorgado demasiada credibilidad a ese insistente rumor.Sin ir más lejos están las palabras del primer ministro de Turquía. Durante una reunión parlamentaria del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo, Ahmet Davutoglu dijo que están dispuestos a devolver la «deuda histórica» a «los hermanos de Aleppo», la ciudad más poblada de Siria, en manos de fuerzas rebeldes y actualmente asediada por el ejército del presidente Bashar Asad.

«Devolveremos nuestra deuda histórica. En una época, nuestros hermanos de Aleppo defendieron nuestras ciudades de Sanliurfa, Gaziantep y Kahramanmaras, ahora nosotros defenderemos la heroica Aleppo. Toda Turquía está detrás de sus defensores», dijo el primer ministro.

Davutoglu se estaba refiriendo a la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y a la posterior Guerra de Independencia de Turquía (1919-1923), al glorificar la defensa y recaptura de varias localidades turcas que estaban en manos de las fuerzas aliadas.Lo que no explicó el político fue el contexto histórico de entonces: Turquía había entrado en guerra a consecuencia de las ambiciones imperialistas otomanas. El casus belli se produjo en octubre de 1914 cuando el buque insignia de la Armada Otomana, el crucero Yavuz Sultan Selim (Sultán Selim el Valiente), bombardeó los puertos rusos de Sebastopol y Odessa, entre otros situados en el Mar Negro.

Posteriormente el Imperio Otomano sufrió una humillante derrota en el Frente Meridional frente a las tropas rusas. Las tres localidades citadas por Davutoglu –que se encuentran en el sur de Turquía, próximas a la frontera con Siria- vieron a miles de armenios y otras minorías asesinados por nacionalistas turcos como parte delgenocidio armenio, que a día de hoy sigue siendo negado por las autoridades de Ankara.

El Ministerio de Defensa de Rusia denuncia que los turcos siguen ayudando con personal y armamento a grupos «terroristas» emplazados en Aleppo e Idlib. Y sospecha que los turcos ya están inmersos en «intensos preparativos» para invadir Siria, fabricando un pretexto para justificar la intervención armada.La provocación podría ser un ataque a la tumba de Suleyman Shah, abuelo de Osmán I, fundador del Imperio Otomano. El monumento se encuentra en Siria, a orillas del río Éufrates, en un lugar que Ankara considera parte de su territorio soberano en virtud de un tratado que data de 1921. En febrero de 2015 el alto mando turco organizó la evacuación de los 48 soldados que protegían la tumba, rodeada entonces por efectivos del autodenominado Estado Islámico (EI), y la trasladó más cerca de su frontera.

En cualquier caso, cabe la posibilidad de que incluso se sumen soldados saudíes a la ofensiva. Eso se desprende de las declaraciones del ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Çavusoglu, quien ha desvelado que el Gobierno de Riad está enviando aviones y material a la base área que los turcos poseen en Incirlik, en el este del país, una base desde donde también operan los cazas de la OTAN que hostigan al Estado Islámico, también conocido como Daesh.

«Esto es un deseo, nada planeado. Arabia Saudí está enviando aviones y diciendo que podrían aportar tropas para una operación terrestre cuando haga falta», subrayó Çavusoglu. Y ese «haga falta» se acerca cada vez más a la realidad, dado el avance de los hombres de Asad hacia Aleppo.La intención de los turcos es crear una zona tampón en el norte sirio para, oficialmente, proteger a las decenas de miles de desplazados huidos de los últimos bombardeos rusos sobre el norte de la ciudad de Alepo, a los que los turcos no han permitido entrar en Turquía. No hace mucho, en otoño pasado, el embajador de Turquía en España, Ömer Önhon, deslizó esa idea durante una conferencia que pronunció en Madrid en el Centro de Estudios Superiores de la Defensa (CESEDEN).

El embajador turco, que antes de llegar a España fue embajador en Siria, recordó que a su país han llegado más de dos millones de sirios huyendo de la guerra. «Tenemos más refugiados que nadie y les proveemos de todo», señaló, «y eso nos cuesta 8.500 millones de euros al año, de los que apenas recibimos 4.700 millones de la comunidad internacional».

La zona de protección, siempre según el testimonio del embajador Önhon, tendría unos 15 kilómetros de ancho por unos 180 kilómetros de este a oeste, en la que deberían desplegarse tropas internacionales, incluidas turcas. Esta propuesta contaría con el beneplácito de sus aliados en el Golfo, especialmente Arabia Saudí y Qatar.Pero la intervención militar turca tendría consecuencias nefastas para las relaciones con Estados Unidos, que ya atraviesan su nadir, es decir, uno de sus momentos más bajos. Ankara repudia el hecho de que Washington esté apoyando abiertamente a las milicias kurdas del Partido de la Unión Democrática (PYD) que combaten a Asad en Siria, pues las considera aliadas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El PKK es un correoso adversario político-militar que se enfrenta a las fuerzas de seguridad turcas en las zonas urbanas del sureste del país. EEUU admite que el PKK es un grupo terrorista, pero no así el PYD. Rusia, sin embargo, reconoce a ambas organizaciones como actores legítimos.

La ofensiva terrestre también tendría efectos muy perniciosos en lo que se refiere a Rusia. Moscú no podría permanecer indiferente a los movimientos turcos cuyos cazas ya derribaron un cazabombardero Su-24 en noviembre pasado. Los rusos cuentan con una estratégica base naval en la localidad siria de Tartus, que les da salida al Mediterráneo. Además disponen de un grupo de aviación que opera desde la base de Hmeymim, cercana a Lakatia.Ambos puntos neurálgicos estarían bajo amenaza en el supuesto de una ofensiva por tierra. Por eso no es nada extraño que el alto mando ruso haya puesto en estado de alerta a sus tropas aerotransportadas con el objetivo de enviar refuerzos de inmediato si fuera menester.

Como destaca con mucho juicio el diario inglés The Guardian, una «gran y nueva operación militar contra los feudos kurdos, desafiando tanto a Rusia como a EEUU, sería un signo de desesperación de Erdogan y significaría la extensión potencialmente catastrófica del conflicto sirio». ¿Se arriesgará el líder islamista moderado a dar ese inquietante paso?

 

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */