Medio Ambiente

Punta Catalina extiende acta de defunción al medio ambiente de la Provincia Peravia, República Dominicana

Escrito por Debate Plural

Debateplural.com, comparte con sus lectores las informaciones contenidas en  el trabajo de Jesús Elías Michelén, publicado en el periódico Diario Libre el 15/8/2015: 

La empresa construye dos plantas electricas a carbon en Bani

La empresa construye dos plantas electricas a carbon en Bani

Un réquiem por Baní, Provincia Peravia

La Corporación Dominicana de Empresas Estatales de Electricidad (CDEEE) ha iniciado el proceso de construcción de dos grandes plantas de generación de electricidad utilizando carbón mineral. Las plantas a carbón constituyen la segunda fuente de generación de electricidad, especialmente, en China y Estados Unidos. Sin embargo, luego de la evidencia mostrada por los científicos de que estos tipos de plantas son las que más contribuyen al cambio climático, se han levantado voces autorizadas en todos los países y organismos internacionales que luchan a favor del medio ambiente, para que las plantas a carbón sean progresivamente eliminadas antes del 2050.

El cambio climático se produce por el desmesurado incremento de los gases de efecto invernadero producto esencialmente de la quema de combustibles sólidos, especialmente el carbón, que ocasiona que la atmósfera retenga más calor generando un aumento considerable de la temperatura del planeta produciendo, entre otros daños, el deshielo de los glaciares. Si no se controla la emisión de estos gases, antes de fin de siglo la temperatura se incrementará de 3 a 8 grados centígrados y el nivel de los mares se elevará sobre los 3 metros; con lo cual, países insulares como el nuestro verán desaparecer sus playas y el único turismo atractivo que ofrecerán será el disfrute de un mundo submarino.

Las graves consecuencias del cambio climático se aprecian cuando observamos que, por primera vez en la historia de la Iglesia, nuestro papa Francisco dedica su primera encíclica a tratar este tema, advirtiendo: “Si la actual tendencia continúa, este siglo podría ser testigo de cambios climáticos inauditos y de una destrucción sin precedentes de los ecosistemas, con graves consecuencias para todos nosotros….La tecnología basada en combustibles fósiles muy contaminantes, sobre todo el carbón, necesita ser reemplazada progresivamente y sin demora.” El presidente Obama acaba de afirmar que “el gobierno de los Estados Unidos tiene la obligación moral de luchar contra el cambio climático”, presentando a seguidas un ambicioso plan para limitar las emisiones contaminantes de las plantas de carbón, calculando que “el descenso de la contaminación reducirá las muertes prematuras en un 90% en 2030, y recortará en un 70% los problemas respiratorios en niños”. Vemos entonces que, mientras todas las instituciones y líderes conscientes del mundo aconsejan abandonar su uso, nuestro país, sin tener minas de carbón, se embarca en un proyecto que generará un desastre humano y medioambiental jamás visto en nuestro país.

La situación geográfica de las plantas de Punta Catalina no puede ser peor: situadas en una zona altamente poblada, con gran potencial agrícola y turístico, en el mismo trayecto de los huracanes y los terremotos, pero sobre todo, junto a un mar embravecido cuyos vientos, durante el día, dirigirá su material tóxico sobre los pueblos de Paya y Baní, y durante las noches, sobre Bocacanasta, Sombrero, Matanzas y playas aledañas.

A partir del 2018, esa zona empezará a recibir 5.5 millones de toneladas de CO2, principal causante del cambio climático; 412,000 toneladas de cenizas y hollín altamente volátiles que contienen niveles peligrosos de sílice, arsénico, plomo, mercurio y níquel, además de altos niveles de radioactividad.

Para tener una idea del grave problema que esto generará, recordemos el daño que produjo en el 2003 las cenizas de la planta de carbón de Puerto Rico (rockash) depositadas por AES en Arroyo Barril, Samaná, sobre los residentes de la zona: lesiones pulmonares y cutáneas provocadas por el fino polvo de las cenizas, defectos congénitos en recién nacidos, como falta de extremidades y abortos; todo documentado por la UASD y el gobierno, que ganó una demanda ante los tribunales de Delaware contra la empresa. Sólo que ahora en Punta Catalina tendremos una cantidad de cenizas cinco veces y media más que en Samaná, pero no una vez sino, ¡cada año de operación de las plantas!

Esto provocará asma, cáncer del pulmón, problemas a los sistemas nervioso y cardiovascular sobre la población, pero en especial, sobre miles de niños y personas mayores de edad.

contaminacion-ambiental

contaminacion-ambiental

Las plantas producirán 15,000 toneladas al año de dióxido de azufre (SO2) causante de la lluvia ácida que daña los pulmones de los seres humanos y los cultivos agrícolas. Además, 15,000 toneladas al año de óxido de nitrógeno (NOx), equivalente a la emisión de gases de casi un millón de carros viejos; sin contar con 750 toneladas al año de partículas aéreas que provocan bronquitis crónica, asma y muerte prematura, así como niebla que reduce la visibilidad.

Frente a esto, bien cabe preguntarse, ¿puede el ahorro de un par de millones de pesos en el costo de electricidad justificar este crimen contra la población de la Provincia Peravia, de sus predios agrícolas y de su futuro turístico?

Es por ello que, frente a la indiferencia de las autoridades de la provincia, al silencio de algunos movimientos ecológicos y el desconocimiento de la población sobre este problema, sólo nos queda pedir un réquiem para Baní.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */