Nacionales Politica

Abinader no debe esperar “ayuda” para Haití; EU y aliados lo que quieren es una estampida (1)

Written by Angel Moreta

Por: Ángel Moreta (Autor-Editor)

Estados Unidos y sus aliados han demostrado que no les interesa dar ayuda a Haití. Las elites y grupos gobernantes de Haití tampoco tienen interés en dar algún tipo de ayuda a la República haitiana. Han pasado muchos meses con una crisis provocada y montada por Estados Unidos. Han permitido masacres y asesinatos, intentos de destruir la República haitiana. Han organizado bandas que son un verdadero embeleco, un invento o una fantasía de Estados Unidos y sus aliados.

Han conseguido que la prensa mundial divulgue día tras día las famosas acciones de las bandas armadas por EU directamente desde la Florida. La prensa mundial se ha prestado a ese juego con el pueblo de Haití pero no hemos visto llegar un solo barco con ayuda alimentaria, con auxilio de otros elementos importantes para el pueblo de Haití. No pusieron una sola vacuna, pero le prohibieron recibir ayuda China. A la República Dominicana le prohibieron acceder a la vacuna rusa, eran órdenes directas del imperio norteamericano.

En este rosario de cosas hay que incluir la muerte de Jovenel Moise, ejecutado en su hogar en horas de la madrugada por grupos de mercenarios colombianos contratados por Estados Unidos. ¿Qué es lo que buscan? Evidentemente la razón es que Estados Unidos y sus aliados se proponen una explosión social en Haití como primera etapa de una guerra popular.

Luis Abinader

Y como segunda etapa se proponen una estampida migratoria hacia la República Dominicana y el mundo. De hecho, la diáspora haitiana es sumamente amplia en Canadá, República Dominicana, Francia, Puerto Rico, Miami y otros países de América del Sur.

Ya la República Dominicana sufre una estampida migratoria, día tras día penetran al territorio nacional masas de haitianos desesperados que no encuentran ninguna salida a sus vidas y que la única solución es salir del territorio haitiano.

Las organizaciones sin fines de lucro, haitianas y no haitianas, sirven de herramientas necesarias a la estrategia de los Estados Unidos. Estas ONG hacen todo un esfuerzo por sacar de Haití a niños, niñas y adolescentes además, sirven a otros objetivos mucho más peligrosos, como son los de seguridad.

Ya sabemos que Haití, al igual que República Dominicana, son territorios o países neocoloniales. Desde hace mucho tiempo, probablemente más de cien años, que somos ambos países neocolonias de los Estados Unidos ¿Qué significa esto? Pues que cada país es víctima de la falta de libertad, de soberanía y autodeterminación. Significa que dependemos del mega mercado de los Estados Unidos, de los recursos económicos y financieros, de los recursos naturales, y por eso es que decimos que hoy somos neocolonias.

¿Quién resuelve los problemas diplomáticos? Estados Unidos y sus aliados ¿Qué economía disponen estos dos países para su sobrevivencia? La misma pregunta cabe para los recursos naturales. Pero la misma también sirve para preguntar por qué somos el centro de la seguridad en el Caribe. Pues que somos importantes, una importancia destacada, para el control de las riquezas y para la seguridad nacional.

Bandidos haitianos 2022

Bandidos haitianos (2022)

En un ambiente como ese no puede haber libertad, ni autodeterminación, ni soberanía. Creemos que somos independientes, pero actualmente, como ocurre hace cien años, somos dos naciones esclavas, una más que otra, en ciertas proporciones.

Las elites haitianas sirven a sí mismas y a los Estados Unidos. Las elites dominicanas sirven un tanto menos, pero generalmente sirven a los intereses norteamericanos. Las elites (troikas) haitianas se roban todo lo que pueden en Haití.

Cogen todo lo que puedan y se lo embolsillan para sacarlos para la República Dominicana para colocar esos capitales en el turismo, hotelería, empresas diversas, apartamentos, villas, vehículos de lujo, etc,. Y además para otros países que ya hemos mencionado.

Mientras tanto, el pueblo haitiano está en la desesperación por las dificultades de su sobreviviencia. Ninguna ayuda, ninguna limosna, ningún instrumento para ayudarse, los campesinos analfabetos venden cocos en las calles de ambos países; venden aguacates y plátanos. Venden caña; y las mujeres, por igual, tienen paleteras, tienen trabajo doméstico, que es una realidad residual de las relaciones sociales anteriores de servidumbre. Y en cuanto a obreros se refiere, por ejemplo, en la construcción de edificios y viviendas, hay rasgos de esclavitud, eso es lo que hace aquí la población haitiana, analfabeta en su mayoría.

La doctrina de la seguridad nacional

La doctrina de la seguridad nacional de los Estados Unidos data del 2017. Y es un concepto utilizado para definir ciertas acciones de política exterior, tendente a que las fuerzas armadas de países aliados modifiquen su misión para dedicarse con exclusividad a garantizar el orden interno. Aquí existen pretextos o argumentos de modificar pensamientos en el contexto de la guerra fría así como implementar la cooperación entre las dictaduras militares.

Nunca recibió oficialmente el nombre de doctrina, pues este nombre es reconocido en muchos ámbitos académicos, y su existencia es demostrable según la interpretación de los informes desclasificados por los gobiernos de Estados Unidos, de la CIA y los memorándums del Consejo de Seguridad Nacional (CSN).

Fue producto del pensamiento de la guerra fría, que mantuvo dividido al mundo en dos campos antagónicos.

Fue ideada por los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos y puesta en práctica mediante el entrenamiento de los diferentes ejércitos latinoamericanos en la escuela de entrenamiento de Panamá. Durante cuarenta años eran enviados militares de diferentes países latinoamericanos para formarse en técnicas de contra insurgencia, interrogatorios mediante tortura, en infiltración, en inteligencia, en secuestros, en desapariciones de opositores políticos, en combates militares, guerra psicológica y manuales de tortura y contra insurgencia de la CIA. (Continuará en el número dos).

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Deja un comentario